embarazada


También se encuentra en: Sinónimos.

embarazada

(embaɾa'θaða)
abreviación
mujer que lleva en el útero un embrión producto de la fecundación Tengo a mi mujer embarazada.
Sinónimos

embarazada

adjetivo y sustantivo femenino
encinta, gestante, preñada, grávida.
Embarazada indica, en general, a la mujer que ha concebido. Encinta se refiere al estado de la mujer embarazada por el hecho que necesita ir desceñida. Gestante se aplica especialmente al tiempo que dura el embarazo y, por extensión, a la mujer embarazada. Preñada se aplica tanto a la mujer como al animal hembra cuando han concebido.

embarazada:

en estado de buena esperanzapreñada, encinta, grávida, gestante,
Traducciones

embarazada

pregnant

embarazada

schwanger

embarazada

enceinte

embarazada

incinta, gestante

embarazada

حُبْلَى

embarazada

těhotná

embarazada

gravid

embarazada

έγκυος

embarazada

raskaana

embarazada

trudna

embarazada

妊娠した

embarazada

임신하고 있는

embarazada

zwanger

embarazada

gravid

embarazada

w ciąży

embarazada

grávida

embarazada

gravid

embarazada

ตั้งครรภ์

embarazada

gebe

embarazada

có thai

embarazada

怀孕的, 怀孕

embarazada

懷孕

embarazada

בהריון

embarazada

A. ADJpregnant
dejar embarazada a una chicato get a girl pregnant
estar embarazada de cuatro mesesto be four months pregnant
B. SFpregnant woman

embarazada

a. pregnant.

embarazada

adj pregnant; quedarse — (esp. Esp) to get o become pregnant; f pregnant woman
Ejemplos ?
Sucedió que tuvo que ir el Rey a una guerra, y la Reina quedó embarazada y con el sentimiento de separarse, en aquellas circunstancias, de su marido.
Sócrates: ¿Y cómo no tengo de verme embarazada, si lo que has dicho es una verdad, es decir, si existe una cierta ciencia, que no es la ciencia de ninguna otra cosa más que de sí misma y de las otras ciencias, y que además es la ciencia de la ignorancia?
- Seis veces ha quedado embarazada, y lo pior es que no de su marido, sino del jardinero, del plomero, del mayordomo, del chofer, de un albañil, y hasta de un desconocido que creo que ni ella conoce.
También dio a luz a la renombrada Asteria que un día se llevó Perses a su espléndido palacio para llamarse esposa suya. Embarazada ésta, parió a Hécate, a la que Zeus Crónida honró sobre todos y le procuró espléndidos regalos, la suerte de participar en la tierra y el mar estéril.
En el caso de que mi cuarto hijo, del que queda mi mujer embarazada, fuese varón, es mi voluntad que a los siete años de edad sea mandado a Estados Unidos al cuidado de mi íntimo amigo el comodoro David Porter para que sea educado por su dirección en uno de aquellos colegios.
Dejé de fumar – les decía – el 31 de diciembre de 1988 y en el año 1989, aproximadamente en noviembre quedé embarazada de quien hoy es mi hija Florencia.
Cuando, en una mujer embarazada, las pulsaciones de la mano derecha eran más vigorosas que las de la mano izquierda, sin género de duda que el fruto sería varón.
Y el portero se encaminaba paso entre paso a la celda del guardián; y cinco minutos después regresaba con la superior licencia, que su paternidad no tenía entrañas de ogro para contrariar deseo de embarazada.
Después, mucho después llegó la señora de la esquina... Yo ya estaba embarazada de mi segundo hijo. El éxodo ocurre, en efecto, como resultado de muchísimos proyectos de movilidad personal.
A Clelia la tuve en primero superior, a Coca la tuve en tercero y en cuarto sí tuve una suplencia, pero fue una chica que no me acuerdo si quedó embarazada o se enfermó en serio; luego, la señorita Luisa y la última era fantástica, una entrerriana, en sexto grado, Miriam.
Decildes que me dejen con mis pollos a mí, y que repartan esos refranes entre otras Martas que cantan después de hartas, que harto embarazada estoy yo acá con mis pollos sin que ande inquieta en vuestro refrán.
Los tres amigos, D’Aucourt, el abad y Després, de quienes, habló la Duelos el 12 de noviembre, se divierten otra vez juntos con esta pasión: quieren a una mujer embarazada de ocho a nueve meses, le abren el vientre, le arrancan el niño, lo queman ante los ojos de la madre, ponen en su lugar, dentro del vientre, un paquete de azufre combinado con mercurio, lo encienden, luego cosen el vientre y dejan morir a la mujer así, ante ellos, entre dolores inauditos, mientras se hacen masturbar por aquella prostituta que tienen con ellos.