Ejemplos ?
Allí hunden sus pestañas, viendo el ir y venir de las arrieras que curvan sin atropellarse, manteniéndose embanderadas las que regresan a la casa, trayendo trocitos de verdes hojas suaves cortadas en el monte, o cargadas de piezas comestibles.
Y bien; nuestra Provincia Oriental que con Artigas había sido rectora ejerciendo con desinterés y coraje esa función hasta lejanos pueblos del mediterráneo argentino (los enviados del “Patriarca de la Federación” llegaban en 1820 hasta Santiago; San Juan había quedado separada de hecho del núcleo americano) justamente en el año que hemos citado y que sería también – cruel destino del Patriarca – el del triunfo resonante de las repúblicas comunalistas embanderadas en el federalismo, sobre las oligarquías aislacionistas y prepotentes que se adueñaron de Buenos Aires.
Si bien se manifestaba contrario a que las pasiones embanderadas de protagonistas y descendientes enturbiasen el análisis crítico, lo cierto es que en sus trabajos se muestra enrolado en una línea de culto de sus ascendientes: el general Manuel Corvalán, primer edecán de Juan Manuel de Rosas era su bisabuelo y Vicente Corvalán, comisario general de contaduría del ejército en operaciones de Manuel Oribe fue su abuelo.
Tanto en Lima como en las diversas ciudades del Perú, e incluso en algunos pueblitos alejados, las casas lucen embanderadas desde los primeros días del mes.
La causa del accidente fue la falta de combustible en los propulsores, originada por la instalación de un sensor de combustible que no pertenecía a este modelo, también se debió al estrés de la situación, los pilotos de la aeronave olvidaron embanderar las hélices de los motores turbohélice, ya que así hubiesen podido hacer un aterrizaje de emergencia al aeródromo más cercano, las hélices al no estar embanderadas generaron resistencia al avance de la aeronave y no permitió mayor planeo a la aeronave El 4 de agosto de 2009, un ATR 72, vuelo 266 de Bangkok Airways, se estrelló en el aeropuerto de la isla de Koh Samui (Tailandia), perdiendo la vida su piloto.
Las calles y avenidas de Santiago amanecieron embanderadas, y las bandas militares interpretaron los compases de la Canción Nacional frente a los cuarteles.