emanación


También se encuentra en: Sinónimos.

emanación

1. s. f. Acción y resultado de emanar la emanación de gases puede resultar peligrosa.
2. QUÍMICA Cuerpo simple gaseoso que proviene de la desintegración del radio, del torio o del actinio.

emanación

 
f. Acción y efecto de emanar.
Efluvio.
Miasma.
filos. y rel. Según las doctrinas emanantistas, proceso que da origen al mundo y a todos y cada uno de los seres particulares que lo componen.
geol. emanación termal Salida de gases, vapor de agua o agua a elevada temperatura del interior de la corteza terrestre.

emanación

(emana'θjon)
sustantivo femenino
acción y resultado de emanar emanación de gases
Sinónimos

emanación

sustantivo femenino
Traducciones

emanación

effluvium, emanation

emanación

Emanation

emanación

émanation

emanación

נביעה

emanación

SF [de gas, humo, luz] (= acto) → emission, emanation (frm); (= olor) → smell
emanaciones de gasgas emissions
emanaciones tóxicastoxic emissions
Ejemplos ?
El olor de la selva humedecida por la lluvia, el perfume campesino de los valles, la esencia desprendida de las flores, ¿qué son sino perdida emanación del hálito divino?
Me limitaré a decir, por tanto, que no sólo reconocí en mi cuerpo, en mi naturaleza física, la mera emanación o efluvio de algunas facultades de mi espíritu, sino que elaboré una sustancia capaz de debilitar esa facultad y suscitar una segunda forma corpórea, no menos connatural en mí en cuanto expresión de otros poderes, aunque más viles, de mi misma alma.
Se fijó en ellas y las observó atentamente «y vio una gran agitación, una cosa enorme (caos), un plan creador incesante, un decretar eficaz, la adecuación última de la materia orgánica, el soplo divino emitiendo el espíritu, la emanación de éste uniéndose al cuerpo y la metempsicosis».
Recuerde usted que los dioses de Asia, los devas, toman aliento una vez cada cien años y respiran sólo cada cien horas. Si ha visto usted algún retrato de Rabindranath, habrá notado esta emanación de calma que se desprende de su fisonomía.
De su engendradora boca celestial emanación, de su lenguaje viviente hálito generador, todo esto dijo la sabia palabra de bendición que de la alma Valentina el espíritu exhaló.
¡Oh, la selva sagrada! ¡Oh, la profunda emanación del corazón divino de la sagrada selva! ¡Oh, la fecunda fuente cuyo virtud vence al destino!
Tengamos presente que nuestro pueblo no es el europeo, ni el americano del Norte, que más bien es un compuesto de África y de América, que una emanación de la Europa; pues que hasta la España misma deja de ser europea por su sangre africana, por sus instituciones y por su carácter.
Diríase que, según transcurrían las largas horas de aquella tarde de junio, la alegría iba en aumento aunque disminuyese el ruido, porque los músicos, rendidos de soplar en los cornetines y las flautas y de pegarle al bombo porrazos, se secaban la frente con anchos pañuelos de algodón de colorines, y menudeaban tragos de resolio, a medida del deseo del resecado gaznate. El aire estaba impregnado del olor del pulpo cocido y de la penetrante, húmeda y áspera emanación de la flor del castaño.
Entonces se unió a este cuerpo el espíritu que emana de Dios, con una unión tan perfecta, que ni los sentidos ni la razón pueden concebir que se separe. Emanación del espíritu Pues está demostrado que este espíritu emana perennemente de Dios, el Glorioso, el Alto.
Pero esta espontánea emanación de un sentimiento casi estinguido o apagado, duró sólo un instante, pasando como una lijera brisa, apenas perceptible, por el desierto páramo.
Sube hasta sus pies el aroma de las rosas rojas, de las rosas amarillentas y de las rosas blancas, de los ramos de violetas de Parma que languidecen en altas copas de cristal opalescente, de los montones de claveles blancos, áureos, sonrosados, purpúreos, confundidos con la suave emanación de las mimosas y de los lirios.
Tendrían el espíritu en estado gaseoso, se decía uno, una emanación reververante de la recalentada confluencia genitora, pero lo que se denunciaba era la falla de la presión expansiva, que perdía el pie en cada uno de los resquicios de la forma, mal cerrada siempre, del cuerpo, y aun hacía defraudado el aglobamiento de la forma que parecía proponerse.