elegancia


También se encuentra en: Sinónimos.

elegancia

(Del lat. elegantia.)
1. s. f. Cualidad de elegante todos destacaron la elegancia de su vestido.
2. Actitud distinguida y armoniosa en las acciones, en la expresión y en la forma de vestir en un relaciones públicas la elegancia es fundamental.
3. elegancia espiritual Conjunto de cualidades de la persona que rechaza naturalmente lo mezquino y cultiva lo bello y noble.

elegancia

 
f. Calidad de elegante.
Forma bella de expresar los pensamientos.

elegancia

(ele'γanθja)
sustantivo femenino
cualidad de ser distinguida y tener estilo una persona o cosa la elegancia de un traje
Sinónimos

elegancia

sustantivo femenino
1 distinción, selección, gusto. cursilería, desgarbo, desaliño.
Elegancia es la cualidad del que sabe presentarse y expresarse usando formas y expresiones bellas. Distinción se aplica al proceder y al lenguaje más elevado que el vulgar y corriente, y a las personas que actúan así. Selección es la cualidad del que sabe elegir lo mejor. Gusto o buen gusto es la capacidad inherente de la persona de sentir y apreciar lo que es bello.
2 figura.
Es término usado en retórica. Figura designa el modo de hablar que, apartándose de otro más vulgar o sencillo, aunque no siempre más natural, da elegancia a la expresión.
Traducciones

elegancia

Eleganz

elegancia

élégance

elegancia

elegantie

elegancia

elegância

elegancia

elegancja

elegancia

елегантност

elegancia

elegance

elegancia

elegance

elegancia

elegans

elegancia

SF
1. [de persona] (en el hablar) → elegance; (en los movimientos) → gracefulness; (en el vestir) → stylishness, smartness
2. [de decoración] → tastefulness, elegance
3. [de estilo] → polish
Ejemplos ?
La riqueza en la compostura puede anunciar un hombre opulento, y su elegancia un hombre de gusto: el hombre sano y fuerte se reconoce por otras señales; es bajo el rústico vestido del obrero y no bajo el oropel de un cortesano que se encontrará la fuerza y el vigor del cuerpo.
Los pájaros harían sus nidos entre mis ramas, y cuando soplara el viento, podría mecerlas e inclinarlas con la distinción y elegancia de los otros.
Hablaban acerca de lo que, según expresara el estudiante con tanta elegancia, en toda economía doméstica debería estar por encima de ollas y cazuelas: los dones espirituales.
Discurso Juvenal (autor, cuanto permitió el cielo en la gentilidad, bien hablado en el estilo de la providencia de Dios), cuando refiere que muchos días antes que se perdiese el gran Pompeyo en esta batalla, estuvo en Campania de unas calenturas ardientes muy al cabo; ponderando la ceguedad de los ruegos de los hombres que por su salud hicieron votos y sacrificios a los dioses, pidiendo vida a quien, si allí muriera, sobraran sepolturas con título de invencible, dice estas palabras, llenas de elegancia religiosa, llorando la vida que tuvo: Provida Pompeio dederat Campania febres Optandas; sed multae urbes, et publica vota Vicerunt.
La mencionada joven parecía el símbolo, o representación viva con faldas, del sentido común, tal equilibrio había entre su hermosura y su naturalidad, entre su elegancia y su sencillez, entre su gracia y su modestia.
-preguntó el gallo a las gallinas y polluelos-. Salió un tanto ronco, sin elegancia. Y las gallinas y polluelos se subieron al estercolero, y el gallo se acercó a pasos gallardos.
En un rincón, dos grandes figuras con blusas y tocadas con gorras de terciopelo, enmascaradas de satén negro, resultaban intrigantes por su sospechosa elegancia, pues su blusa era de seda azul pálido, y del bajo de sus pantalones demasiado nuevos asomaban finos pies de mujer enguantados de seda y calzados con escarpines; y, como hipnotizado, contemplaría aún aquel espectáculo si De Jacquels no me hubiera arrastrado al fondo de la sala hacia una puerta acristalada, cerrada por una roja cortina.
Era apacible al pueblo su vida, y a los padres agradable su conversación y el estilo de sus escritos, en que ni él se cansaba ni cansaba; al revés de muchos que ponen la elegancia en no empezar a decir ni acabar de hablar.
Lucía Miranda era más bien una de las mujeres de Balzac, en todo el brillo y fuerza de la edad, en toda la plenitud de la hermosura, en toda la elegancia de las formas.
Había enflaquecido notablemente: no obstante, su atlético y hermoso cuerpo conservaba toda su elegancia, que realzaba aún más el vistoso plumaje que adornaba su persona, y una especie de diadema cubierta de piezas de oro primorosamente cinceladas, y piedras preciosas que ceñía su frente.
La elegancia de los edificios correspondía a la del lenguaje; se veía allí por doquiera el mármol y el lienzo animados por las manos de los maestros más hábiles, y fue de allí de donde salieron esas obras sorprendentes, ejemplos a todas las edades corrompidas.
En el camino se encontró con el perfumado zorrillo que cortésmente, como corresponde a la elegancia de su traje de etiqueta, lo saludó: -Buenas tardes, hermano CACOMIZTLE.