elefante

elefante, a

(Del lat. elephas, -antis < gr. elephas, -antos.)
1. s. ZOOLOGÍA Mamífero proboscidio que puede alcanzar tres metros de alto y cinco de largo; tiene el cuerpo de color gris oscuro, la cabeza pequeña, las orejas muy grandes y colgantes, la nariz y el labio superior unidos y prolongados en forma de trompa y unos colmillos muy grandes.
2. elefante marino ZOOLOGÍA Mamífero cetáceo sin orejas, de la familia de las focas, de gran tamaño y con una protuberancia nasal a modo de trompa que el macho utiliza como resonador.
NOTA: Nombre científico: (Mirounga.)

elefante

 
m. zool. Nombre común de dos mamíferos proboscídeos, el elefante africano (Loxodonta africana) y el elefante asiático (Elephas maximus). Son los mayores animales terrestres, de orejas grandes y colgantes y característica trompa o probóscide.
elefante marino Mamífero marino del orden pinnípedos (gén. Mirounga) que se caracteriza por poseer los machos un apéndice en forma de trompa eréctil.

elefante, -ta

(ele'fante, -ta)
sustantivo masculino-femenino
zoología mamífero de gran tamaño, de color gris trompa larga y colmillos un elefante africano
Traducciones

elefante

elephant

elefante

olifant

elefante

فيل, فِيل

elefante

слон

elefante

elefant

elefante

slon

elefante

elefant

elefante

Elefant

elefante

elefanto

elefante

elevant

elefante

فیل

elefante

norsu, elefantti

elefante

éléphant

elefante

פיל

elefante

हथ

elefante

slon

elefante

elefánt

elefante

elephante

elefante

gajah

elefante

fíll

elefante

象, ゾウ

elefante

코끼리

elefante

elephantus, elephas

elefante

dramblys

elefante

zilonis

elefante

ആന

elefante

olifant

elefante

elefant

elefante

słon, słoń

elefante

elefante

elefante

elefant

elefante

слон

elefante

slon

elefante

slon

elefante

слон

elefante

elefant

elefante

ndovu, tembo

elefante

fil

elefante

слон

elefante

voi, con voi

elefante

大象,

elefante

ช้าง

elefante

大象

elefante

/a SM/Felephant
como un elefante en una cacharreríalike a bull in a china shop
elefante blancowhite elephant
Ejemplos ?
– Si mi memoria no es flaca – y si lo es, recurro a la memoria que dijo tener de elefante el señor senador Haedo… (Hilaridad) … fue nada más que un error.
Templo de los imbéciles, asilo de los cobardes... y de los esclavizados... EL ROBO DEL ELEFANTE BLANCO Varios descendieron de la camioneta. Altos y bajos, gordos y delgados.
No les veo nada de particular. Sigamos. E. Elefante Con ímpetu y arrojo avanza el elefante, de joven corazón y buen talante. F. Follaje Se despoja el bosque del follaje En cuanto la tierra viste el blanco traje.
Allí fue cuando un elefante de todos aquellos, el más voluminoso, se enderezó hacía a mí; alzó su colosal pierna, que ya la veía sobrevenir y aniquilarme… Un agudísimo chillido hizo zarandear como un relámpago a los paquidermos.
También reían cuando veían escrito por mí, luego de trabajar su composición con los niños “hasta que quedara”, el texto de alguna de aquellas cancioncitas que los niños me dictaban desde sus garabatos y luego en esténcil (copias) se las entregaba a cada uno de ellos para que las leyeran: Un elefante llorón quiso usar esa escalera para subir al espacio y adueñarse de una estrella pero como no era esbelto ni ejercitando lo fuera, que se rompe la escalera y sólo así pudo adornarse de estrellas.
Claro está que él no podía confesar desde el alto de un alminar cuáles eran los motivos que le indujeron hacía tres años a refugiarse en plena selva congolesa, donde muchos meses vivió penosamente, alimentándose con carne de elefante.
Los dos hombres callaron. Los niños de mister Marshall habían dejado de jugar en torno de las patas del elefante. El sacerdote negro bebió su quinta copa de aguardiente de palma, y le dijo al flamante juez: -Yo no le aconsejo que haga ejecutar al pequeño caníbal que usted tiene que juzgar, pero que esta historia le sirva para ponerse en guardia.
-¡Pero eso no lo leen, se lo saben de memoria! ¿Cómo van a leer “elefante llorón” si no saben aún tantas letras?- criticaban. Entonces yo les decía: -A ver niños, ¿qué dice aquí?
¡La hormiga traerá pedacitos de pan al elefante encadenado a su brutal delicadeza; volverán los niños abortados a nacer perfectos, espaciales y trabajarán todos los hombres, engendrarán todos los hombres, comprenderán todos los hombres!
-¡Un elefante llorón! repetían en coro. –Lo dicho, ¡eso es de memoria! – me contradecían. Yo insistía, eso es comenzar a leer según lo he investigado de acuerdo con Piaget.
¡Qué afán de extranjerizar la educación. Luego yo preguntaba a los niños: -Señalen donde dice elefante. Y todos señalaban unelefante, como si fuera una sola palabra.
Así era como en un largo proceso de reencuentro cotidiano con textos necesarios para comunicarse, mis alumnos descubrían las relaciones posibles que se dan en el sistema de escritura y aventuraban combinaciones innovantes: La esbelta escalera se rompe. El elefante se rompe la...