electoralista

electoralista

1. adj. POLÍTICA Del electoralismo estrategia electoralista.
2. POLÍTICA, SOCIOLOGÍA Que hace electoralismo es un político electoralista que, en repetidas ocasiones, ha demostrado la hipocresía de su discurso.

electoralista

 
adj. Propio o relativo al electoralismo.
Traducciones

electoralista

ADJelectioneering antes de s
Ejemplos ?
En estas elecciones Bravo Murillo volvería a ser elegido diputada por Badajoz del Partido Moderado, que cosecharía una amplia mayoría en los escaños, no sin suscitar ningún tipo de sospechas. Del proceso electoralista tomaría partido muy activamente el político extremeño.
Diez años más tarde la cúpula del PCC rompe sus relaciones de hermandad con el PCPE, para ingresar en el reformismo electoralista que le brinda Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya (IU e IC).
Para muchos opositores –entre ellos Delfim Netto-, el Plan Cruzado era inconsistente, electoralista y populista: en otras palabras, el plan tenía como objetivo sólo aumentar la popularidad del gobierno y sus candidatos durante las elecciones.
En ese sentido, se produce una diferencia profunda en como encausar los procesos sociales. Por un lado, se encuentra la legalidad político-electoralista; y, por otro lado, la vía armada revolucionaria-insurreccional.
Más peyorativamente la transversalidad ha sido frecuentemente asociada a la estrategia electoralista típica de los partidos "escoba" (catch-all party) que de acuerdo con la maximización utilitarista del voto según el teorema del votante mediano tratan de situarse en una posición ambigua de tal manera que puedan atraer a votantes desinformados de diferentes partes del espectro político.
Otros politólogos han criticado el transversalismo por considerarlo simplemente una estrategia electoralista, basada en la teoría del votante mediano que guiaría a los partidos atrapalotodo (Catch-all parties) a difuminar un posicionamiento ideológico claro en el espectro político clásico, con el fin de obtener votos de todas partes del espectro político.
la circunstancia muestra hasta qué punto cualquier gesto distinto al máximo rigor sería para los diputados y senadores un acto de lesa majestad electoralista y, por tanto, un suicidio político.» Esta ley no estaba dirigida al uso medicinal de la marihuana, sino a su uso recreativo.
están intentando montar un así llamado Congreso Democrático de la Emigración, tinglado impuesto sobre las reales estructuras y los intereses de la emigración, sirviéndoles como mera correa de transmisión para su política electoralista en Alemania y beneficiarse en España con una representación parlamentaria de los emigrantes.
Por eso creemos que debe rechazarse el método electoralista Y afirmarse el puro y simple derecho al reconocimiento, sin más, por la patronal, de las secciones sindicales, con todas las prerrogativas de libertad de movimientos, propaganda, afiliación, defensa de los trabajadores, derecho a la convocatoria de asamblea, derecho a la firma de acuerdos en su nombre y en el de los trabajadores.
En resumen, se trataría de poner en práctica, de inmediato, lo siguiente: 1º Aprovechar el momento de desprestigio de los Comités para lanzar una vasta campaña de propaganda por la libertad sindical plena y la consolidación de las secciones sindicales. Oponiéndonos a todo método electoralista, por las razones antes dichas.
Ante el fichaje de David Villa, en plena campaña, Rosell expresó sus sospechas de que pudiera ser un fichaje electoralista y argumentó que con él de presidente hubiese salido mucho más barato.
La explicación de este fracaso electoral hay que buscarlas, por un lado, en la propia estructura política de la capital del Archipiélago Canario en esos momentos y, sobre todo, por la propia situación de la Asociación Obrera de Canarias conducida por el interés particular de Secundino Delgado, al terreno de la lucha electoralista cuando desde sus inicios había quedado meridianamente claro que la Asociación tenía un carácter apartidista, en parte producto del empuje de sus componentes más conservadores que temían que existiera un partido que se nutriera del voto obreros y, en parte también, por la impronta del anarquismo entre las clases trabajadoras de la ciudad.