ejemplaridad

ejemplaridad

1. s. f. Cualidad de lo que puede servir de ejemplo o modelo para otros puso de relieve la ejemplaridad de sus obras.
2. Resultado de una acción ejemplar, que sirve de enseñanza y advertencia para los demás.

ejemplaridad

 
f. Calidad de ejemplar.

ejemplaridad

(exemplaɾi'ðað)
sustantivo femenino
cualidad de alguien o algo por ser modelo o ejemplo Puso de relieve la ejemplaridad de sus obras.
Traducciones

ejemplaridad

SFexemplariness
Ejemplos ?
Para la llamada historiografía genética, que luego encontró a RANKE su gran realizador, es muy especialmente característico lo que se relaciona con las fuentes. La historiografía pragmática, con su ejemplaridad, no puso gran empeño en el examen de las fuentes.
Estoy seguro por lo demás de que los maestros serán, como siempre, los que con su espíritu de abnegación y ejemplaridad, aportarán sus mejores luces y sus esfuerzos en una labor de tan elevada trascendencia nacional.
Por otra parte, la corrupción ligada a las actividades del gobierno y que tiene vieja data, al no ser combatida con ejemplaridad, hace ineficientes las medidas que puedan favorecer al pueblo.
Los empleados públicos deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico, y deberán actuar con arreglo a los siguientes principios: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres, que inspiran el Código de Conducta de los empleados públicos configurado por los principios éticos y de conducta regulados en los artículos siguientes.
¡Mortal afortunado, sin duda, mortal tres veces dichoso, que por la inocencia y la ejemplaridad de su vida anterior ha merecido tan visible protección de los cielos!
Los sacerdotes Onaindía y Peñagaricano eran piadosos ministros del Señor, que ganaron simpatías y amor general en Elgoibar y en Marquina-Echevarría, no por sus actuaciones políticas de ningún género, sino por el ejercicio de sus reconocidas virtudes y por la ejemplaridad de su vida sacerdotal.
La ejemplaridad en punto a obediencia a la jerarquía eclesiástica y amor a la Iglesia que, después de tantos años de sufrimiento, han demostrado y hecho patentes los sacerdotes exiliados en el extranjero, y la emocionante y humildísima carta que dirigieron al Papa los sacerdotes encarcelados en Venta de Baños, son, a una con la cristiana conducta que los vascos han observado en el destierro, prueba incontrovertible de su arraigada, sólida fe católica y de su obediencia a la Santa Iglesia.
La ejemplaridad es, precisamente, algo sin objetivo. Pero a quien, con independencia del bien y del mal, le incumbe relatar cómo han llegado a ser las cosas, le resulta mucho más importante la depuración metódica de las fuentes.
En el empeño de cumplir con los deberes históricos más elementales, moldeando la conciencia de las generaciones en la enseñanza y la ejemplaridad moral de nuestros mayores, destaca el fervor patriótico y el entusiasmo con que el Régimen recordó este año, dos centenarios jubilosos: el de la expedición de las Leyes de Reforma y el del natalicio del ilustre varón de Cuatro Ciénegas, don Venustiano Carranza.
Deviene al mismo tiempo, un reto profesional para los educadores, convertidos hoy en mediadores del aprendizaje, más que en enseñantes, con el fin de saber cuándo participar con su ejemplaridad en las interrelaciones comunicativas de la clase, pues maestros y maestras nunca deben perder su categoría de modelo sociocultural, cual lo dije, y con calidez y empatía, disfrutar los emocionantes cuestionamientos cognitivos de una clase actual de español.
Pero plugo a Dios que permaneciera en dicha provincia veinticinco años, siempre en esa espera y en ese deseo, viviendo con gran honestidad, santidad y ejemplaridad, creciendo sin cesar en virtud y en gracia ante Dios y ante el pueblo; y era sumamente amado de los hermanos y de los seglares.
En ninguna de esas ocasiones se propusieron los reformistas alterar los principios de orden y disciplina, que constituyen la parte esencial de esos monumentos del saber y la experiencia, que han servido de guía permanente para que numerosas generaciones militares ejercieran con ejemplaridad la profesión de las armas.