Ejemplos ?
Ensáñense en ellas los alguaciles del Diccionario, que no otra cosa son los critiquizantes que andan á la pesca de) casticismo palabrero. Lo que más cautiva en los versos de Ego Potíbio es la ri- queza de rima.
Era monsieur Jacques, que entraba irritado como Neptuno contra las olas. Desgraciadamente, no creyó que convenía primero calmar el mar, sino que puso el "quos ego"...
Ciertamente, no tienen expresiones adecuadas para poder interpretar y acomodar las cuatro puertas que están abiertas para los que entran y salen, a semejanza del mundo, así como las tuvieron, por lo menos, para poderlo decir de Jano Brifonte, en boca del hombre si no es que los socorra Neptuno dándoles partes de un pez, que además de la abertura de la boca y de la garganta tengan también otras dos a la diestra y a la siniestra, y, sin embargo de tantas, puertas, no hay alma que se pueda escapar de tal ilusión, si no es la que oye a la misma verdad, que le dice: Ego sum Janus.
como la fuentecilla »de la pradera, que á veces se seca, y otras veces rompe' su » cauce y se dilata hasta el pie de los árboles que acompañan »sus quejas con su susurro.» Quien así se conoce y así se expresa, quien así es mo- desto, se halla en camino de adelantar mucho y de escribir, en breve, algo menos desaliñado que las Melodiaft religwsas. Ego Polibio es la firma bajo la cual se esconde un poeta que acaba de coleccionar cien picarescos sonetos, á los que llama Zanahorias y Remolachas, El librito es una panacea con- tra la tristeza, y como tal lo recomendamos á los caracteres melancólicos.
"Date cuenta entonces, Subhuti, que todos los Bodhisattvas, grandes o menores, experimentarán la mente pura que sigue a la extinción del ego.
Pero no me digo, "así soy yo", porque si alguna vez pensara en mí mismo de tal manera, no sería verdad que he escapado de la ilusión del ego.
Diego Fernández de Biedma, Señor de la casa de Biedma en este Reino de Galicia: se graduó de Doctor en Decretos; obtuvo el arcedianato de Écija, dignidad en la Santa Iglesia de Sevilla, de donde salió electo para Obispo de Jaen en 17 de Julio de 1368, cuya Iglesia gobernó 14 años como buen pastor; visitó luego su rebaño; reparó y edificó, á sus expensas, su Iglesia catedral, á quien dejó por heredera al fin de sus dias, con esta cláusula. Quam constituo haeredem universalem in praedictis omnibus bonis meis et quam ego incepi edificare .
Y tal fue el grito que dio que la nina malpario y nopudo declr fie. EL CI EGO DE LA MERCED 6/ Quien se quisiere exaltar se ha de procurar rendir, que la razon del subir consiste en la del bajar.
Debería estar desprendido de las cosas fraudulentas del Samsara y debería morar en la verdad eterna de la Realidad. Debería saber que el ego es un fantasma y que tal engaño no tiene que seguir existiendo.
Olvidaste tu ayer, nada halagable, ¡y muerdes hoy, imbécil miserable, la bella, fiel y generosa mano! Kn conclusión : Ego Polihio no ha nacido para poeta lacrimoso.
Lo mismo digo de los liberales que quedaron por aquí, y de los de la nueva cría. Éstos al fin pueden decir: «Hos ego versiculos feci, tulit alter honores».
lle ego qui quondam… Yo soy aquel de entonces, el trovador romántico, el que en tu prez a miles sus versos prodigó: y acorde con aquéllos va a ser mi último cántico.