egoísmo


También se encuentra en: Sinónimos.

egoísmo

(Del fr. egoisme.)
1. s. m. Modo de ser de quien antepone sus deseos e intereses a los de los demás tu egoísmo te llevará a perder buenas amistades. egocentrismo, egolatría, individualismo, narcisismo altruismo, filantropía
2. Actitud egoísta. generosidad

egoísmo

 
m. Inmoderado y excesivo amor de sí mismo; carácter del que subordina el interés ajeno al suyo propio y juzga todas las cosas desde este punto de vista.
Acto egoísta.
filos. Individualismo ético, opuesto al altruismo, que afirma como objeto de la acción moral el mismo sujeto que obra.

egoísmo

(eγo'ismo)
sustantivo masculino
generosidad aprecio desmedido de alguien por sí mismo Su egoísmo no le deja ver los problemas ajenos.
Sinónimos

egoísmo

sustantivo masculino
1 (filosofía) desagradecimiento, ingratitud*. gratitud, lealtad.
En este caso, egoísmo se entiende desde el punto de vista filosófico como individualismo ético, opuesto al altruismo.
2 egomanía (medicina).
Traducciones

egoísmo

egoism

egoísmo

égoïsme

egoísmo

эгоизм

egoísmo

egoïsme

egoísmo

egoísmo

egoísmo

الأنانية

egoísmo

egoizm

egoísmo

Егоизъм

egoísmo

egoisme

egoísmo

SMegoism, selfishness

egoísmo

m egoism
Ejemplos ?
Sabía Gayoso que Inesiña era la víctima, la oveja traída al matadero; y con el feroz egoísmo de los últimos años de la existencia, en que todo se sacrifica al afán de prolongarla, aunque sólo sea horas, no sentía ni rastro de compasión.
El hambre y la peste reinarán sobre la tierra y el hombre será la causa de estos sufrimientos, su ambición desmedida, vanidad exagerada y su egoísmo...
solo... ¡Todos estamos solos! Nadie quiere compartir la soledad ¡Qué egoísmo de solitarios! Y el loco de mente normal deslloró.
—¡Vivir, tonto!—murmuró—. ¡Vivir para querernos mucho! El la envolvía en una mirada ávida, con fiero egoísmo masculino. —Sí; vivir contigo...
Nos lamentamos, pero nuestro egoísmo, al ver que no nos toca de cerca el peligro, hace que las palabras no tengan eco en el pensamiento.
Los primeros conductores de hombres fueron los guerreros: esto es indudable. Las hordas, obligadas a pelear para poder vivir, acataron, por egoísmo y espíritu de conservación, la autoridad del más bruto.
La sabida eterna lucha entre Tezcatlipoca y Quetzalcoatl, no era exactamente la mitificación pregonada de la lid entre el bien y el mal, en sentido euroasiáticoafricano, sino la guerra florida entre permanecer entidad biológica indiferente, sierva de los placeres sensoriales de nuestra animalidad (comida, bebida, sexualidad, diversión, egoísmo) o trascender rumbo al perfeccionamiento del todo natural, social y cultural.
Ustedes no saben lo que es un matrimonio de cantantes. El egoísmo haciendo gorgoritos. Ni cariño, ni corazón, ni nada; la voz, sólo la voz.
Era el que había conservado incorrupta su mente, distante del egoísmo y de la vanidad, y había utilizado su cuerpo para vitalizar su magnitud creativa.
Desde el umbral de la gloria que han alcanzado, ellos se vuelven hacia nosotros estoicamente y nos señalan la ruta inmensa que habremos de proseguir para merecer la magnitud de su espléndido sacrificio: servir; servir en el trabajo y en la concordia, como ellos sirvieron en las batallas. Vivir; vivir unidos, sin egoísmo y sin rencores, como ellos —sin egoísmo y sin rencores— se unieron para morir.
Así, en el deambular de cualquier persona por escuelas, fábricas, talleres, comercios, oficinas, centros de diversión, etcétera, se observa que la gente se mueve, no por la cultura que la escuela debía haberle proporcionado, sino por el abanico de rasgos destructivos mencionados, consecuencias educativas de esa pedagogía que considera al hombre como centro del universo: egoísmo, egolatría, narcisismo, vanidad, envidia, ambición, crítica dilapidante sin ejemplo, vacuidad, desolación, agresión, nadismo, existencialismo, miseria espiritual.
Si el Gobierno tiene serias responsabilidades, el pueblo debe compenetrarse de las suyas, las cuales no se ubican en los ámbitos del egoísmo y de la sistemática crítica destructora.