efigie

(redireccionado de efigies)
También se encuentra en: Sinónimos.

efigie

(Del lat. effigies, representación, imagen < effingere, representar.)
1. s. f. ARTE, ESCULTURA, PINTURA Representación de una persona en un dibujo, una pintura o una escultura en la entrada del edificio hay una efigie griega. estampa, figura, imagen, retrato
2. Personificación, representación viva de algo ideal la viuda era la efigie del dolor.

efigie

 
f. Imagen de una persona real y verdadera.
fig.Representación viva de una cosa ideal.

efigie

(e'fixje)
sustantivo femenino
representación o imagen de una persona en moneda, escultura, pintura, etc. la efigie del emperador, efigie griega
Sinónimos

efigie

sustantivo femenino
imagen, representación, figura, retrato.
Los sinónimos tienen mayor amplitud que efigie, y pueden referirse a personas, abstracciones y cosas reales o imaginarias. La efigie es la representación de una persona o, en sentido figurado, de una personificación: la efigie de un rey; la efigie del dolor. Retrato es la reproducción de una persona o cosas reales. Efigie sugiere cierta dignidad o estimación.
Traducciones

efigie

effigy, head, image

efigie

effigie

efigie

effigie

efigie

efígie

efigie

wizerunek

efigie

SF
1. (= busto, escultura) → effigy
2. (= imagen pintada) → image
tiene en su despacho una efigie de su abueloin his office he's got a portrait of his grandfather
el euro tendrá la efigie del reythe euro will carry a likeness of the king
3. (liter) (= personificación) es la efigie de la desesperaciónshe's despair personified
Ejemplos ?
Andando los tiempws, la polilla que no respeta ni el man- to real ni las efigies de los santos, les comió las orejas y el cuer- po, de modo que las puso inservibles para el culto.
Baltasar, desde los tiempos en que vivió asilado en San Francisco, se había entregado con pasión al culto de Baco, y es fama que labró sus mejores efigies en completo estado de embriaguez.
–afectiva ficción de falo satisfecho– –compraventa rococó de los amores vaginales– y troncaron las efigies cursis del recuerdo en presencias empuñadas para encender la marcha...
Y penetró en la humildísima celda un individuo algo desarrapado, vera efigies del hombre a quien acongojan pobrezas; pero en cuyo rostro se dejaba adivinar la proverbial honradez del castellano viejo.
No se reirían poco mañana sus compañeros de mesa de café si cometiese la simpleza de contarles cuán extrañas sinfonías entonan a las altas horas de la noche las capillas desiertas. Tranquilo ya, recorrió otra vez con la vista las efigies todas, y, cautivado, detúvose en la del Nazareno.
Atravesado que hubimos el umbral, el pontífice, los portadores de las santas efigies y los ya iniciados en los venerables misterios, entraron en el santuario de la diosa, donde colocaron ordenadamente aquellas imágenes que parecían palpitar.
Avanzaba el peligro de que os viésemos reducidos a la miseria, y diariamente tu madre venía a mi casa a llorar, a pedirme consejo, a comunicarme mil planes insensatos. La última vez me dijo lo que vas a oír: «Yo no sé qué hacer», y juntaba las manos como las tienen las efigies de la Dolorosa.
Tenía ya Ferrato en un zaquizamí curiosamente la sala aderezada de uno y otro retrato de belicosa cuanto ilustre gente: que las efigies son de los mayores el más heroico ejemplo, de la perpetuidad glorioso templo, como se ven del Tarborlán y Eneas, y en Calvo, el de las fuerzas giganteas, en Juan de Espera en Dios y el Transilvano en Pirro griego y Escévola romano.
En Nueva York las damas de la Quinta Avenida hacen reproducir sus efigies en estatuas de oro macizo, y en parís los rastas hacen cocinar tortillas con billetes de mil francos en lugar de carbón...
De las tres ínclitas Diosas que al bello raptor de Elena árbitro hicieron en Ida de su insigne competencia, te comparaban mis ojos con las efigies perfectas, y adunar te vi de todas las perfecciones diversas: que en la majestad a Juno, en la pureza a Minerva, y en la gracia te igualabas a la dulce Citerea.
Y pues he hablado de San Francisco, aquí encajo, antes de proseguir con la tradición, lo que cuenta el pueblo sobre la imagen del santo patrón. Remitieron de España con destino a las iglesias del Cuzco varios bustos o efigies de bienaventurados.
Y verdaderamente la tarea que esa Dirección encomienda á esta Academia no es de difícil desempeño, porque se reduce á examinar si las biografías, ó mejor dicho los elogios que escribió Francisco Pacheco para que acompañaran y sirvieran de ilustraciones á las efigies de los varones insignes en ciencia, letras y artes, que retrató del natural, ó tomó de retratos auténticos, prestan ó no utilidad á la historia.