educando


También se encuentra en: Sinónimos.

educando, a

adj. ENSEÑANZA Que está recibiendo educación o escolarización los educandos se reunieron en la sala de actos. alumno

educando, -da

 
adj.-s. Que está recibiendo educación y esp. díc. del que se educa en un colegio.

educando, -da

(eðu'kando, -da)
sustantivo masculino-femenino
escolar maestro persona que recibe educación Los educandos se reunieron en la sala de actos.
Sinónimos

educando

, educanda
adjetivo y sustantivo
Traducciones

educando

/a SM/Fpupil
Ejemplos ?
I.- Será democrático, considerando a la democracia no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo; II.- Será nacional, en cuanto -sin hostilidades ni exclusivismos- atenderá a la comprensión de nuestros problemas, al aprovechamiento de nuestros recursos, a la defensa de nuestra independencia política, al aseguramiento de nuestra independencia económica y a la continuidad y acrecentamiento de nuestra cultura; III.- Contribuirá a la mejor convivencia humana, tanto por los elementos que aporte a fin de robustecer en el educando...
La evaluación educativa; IX.- El Sistema de Información y Gestión Educativa, y X.- La infraestructura educativa; Las instituciones del sistema educativo nacional impartirán educación de manera que permita al educando incorporarse a la sociedad y, en su oportunidad, desarrollar una actividad productiva y que permita, asimismo, al trabajador estudiar.
Artículo 42.- En la impartición de educación para menores de edad se tomarán medidas que aseguren al educando la protección y el cuidado necesarios para preservar su integridad física, psicológica y social sobre la base del respeto a su dignidad, y que la aplicación de la disciplina escolar sea compatible con su edad.
-La recreación: el gusto por crear y recrearse en ello constituye uno de los más estimulantes momentos del aprendizaje, pues nada hay más agradable para el educando que llegar al conocimiento con el gran gusto de saber algo.
Desde una lectura semiótica, que trascienda la amada página de un libro, que se arme de signos para descifrar otros, se pretende fomentar en el educando, la conciencia de comprender y saber elegir solidaria y creativamente la información que conduzca la libertad y voluntad transformadora de las nuevas generaciones de estudiantes.
Preguntar al educando sobre el sistema de la lengua escrita desde expresiones diarias arrancadas de su mundo de significaciones, lo que dicen; lo que escuchan; puede detonar con más facilidad los procesos metodológicos mencionados que guíen a chicos y chicas a ir aprendiendo a leer y a escribir.
En los planes de estudio deberán establecerse: I.- Los propósitos de formación general y, en su caso, la adquisición de conocimientos, habilidades, capacidades y destrezas que correspondan a cada nivel educativo; II.- Los contenidos fundamentales de estudio, organizados en asignaturas u otras unidades de aprendizaje que, como mínimo, el educando deba acreditar para cumplir los propósitos de cada nivel educativo; III.- Las secuencias indispensables que deben respetarse entre las asignaturas o unidades de aprendizaje que constituyen un nivel educativo, y IV.- Los criterios y procedimientos de evaluación y acreditación para verificar que el educando cumple los propósitos de cada nivel educativo.
En muchas partes del mundo este enfoque, desde su experimentación en escuelas piloto, ha ido mostrando buenos resultados, pues compromete tanto al educador como al educando con la realidad social que nos envuelve en estos principios de siglo y lo prepara para su navegación competente.
Y si la escuela se debate en una agonía de datos y especulaciones, pero no logra encontrar respuestas a lo que las nuevas generaciones piden y necesitan: desarrollo de sus potencialidades específicamente humanas; su afán de saber lo que requieren; no lo que se les impone porque sí; el engrandecimiento de su conciencia sígnica, la lograda por ese afán de saber; la realización responsable de sus energías creadoras, físicas y mentales; la voluntad de transformar sus entornos para perfeccionar la vida colectiva y sentirse parte solidaria del grupo que deambula como especie que triunfa sobre una posible extinción, la Semiótica tiene ese reto: ayudar al educando a pensar...
Por esto, querido maestro o maestra de primer grado de primaria, enfrentar las prácticas sociales del lenguaje que hoy marcan los nuevos programas escolares constituye un grande reto porque al fin se otorga, en primer lugar, participación al educando en la construcción de sus conocimientos lectores y en segundo, se da gran relevancia a la práctica de las capacidades innatas del niño para incrementar sus niveles de logros evidentes y creativos en sus aprendizaje.
Sin embargo, las escuelas seguidoras de una educación burocrática parecen empeñadas en destruir al ser humano que germina en cada educando; arrasa parejo con todos; no permite el florecimiento personal en función de las interacciones socio-histórico-culturales.
Éstos son aquellos que saben que su preparación profesional debe encontrarse siempre al servicio del educando y su constante actualización ha de partir de su propia voluntad de superación magisterial, aunque no gane puntos escalafonarios, sino puntos afectivos en el recuerdo de sus discípulos desarrollados en sus talentos.