Ejemplos ?
- repúsole Joseíto, mirándole con extrañeza, y después - no, señó, a mí no me duele naita - continuó con acento ligeramente desabrido. -Pos cualisquiera diría otra cosa, camará, porque es que desde que llegaste esta mañana no has echao ni una copla tan siquiera.
Supóngase usté... Yo he echao los dientes viendo toros, yo por los toros deliro; por los toros y por las telas. Porque, mire usté, yo creo que ca uno nace pa una cosa, y yo he nacío pa ver toros, pa bregar con telas, y le advierto a usté que los que vivimos detrás de un mostrador somos tan toreros como el mismísimo Guerrita.
Es la muncha sangre, la muncha sangre zuya la que no la deja engordar. De puro valiente se recome. Toitico lo ha echao en nervios. -Pero, hombre; ¿y ese cuello más lacio que un sauce llorón?
Ese venturao, que es de suyo un enfelizote y güeno como el pan; pero es dao a la mosolina, y en cuanto se prohibe, se le tristorna el cerebro y no se puede con él. A la probe mujer la pegao endenantes una soba que la doblao; y ahora, porque no asube, la echao la cama por la ventana.
'Que en calzonsiyo sacaría al inmortal don Cándido, el sin igual; pa mostrar a todo el mundo, que no hay vicho más inmundo que ese peludo mamao; que debiera ser echao dentro el ovo más projundo.'» »Justoamente se soltó y largando a su tordiyo, gritó: que había muchos piyos pero que él, güeno salió, y a más tamién le contó que otro tiempo rico jue, y tan arruinao esté por ser grande y muy patriota, sin que tenga un par de botas ¡quién te vido y quién te ve!» «El otro, sin esperar me le largó en la cruzada una descarga cerrada que lo hizo trastrabiyar.
La mujer contó los cuatros sobre la mantilla, redújolos a montones de a treinta y cuatro cada uno, y levantándose enseguida, dijo en alta voz, con cierto retintín: -Aquí no hay más que veintiocho riales. -Yo he echao...
Uno d'ellos fue a recursase al molino de abajo, y trajo un purgante de jalapa y calomel. Me lo tomé... y como si l'hubiera echao a l'acequia. Antoces mandaron por ño Luna, qu'era el médico d'esos laos.
Y a don Fruto le conté del cristo que me escribió, muy mucho lo dibertió el modo que lo engañé. A esas horas ya la cruz de juro que me habría echao lo había al sonso madrugao, ¡y con patas de avestruz!
Yo estoy tan quejoso como vosotros, y eso que soy Alcalde, pero además de Alcalde, soy posadero y el negocio está echao a perder: aquí no se vende náa, se pasan los meses enteros sin despachar ni una azumbre de vino y el que consume no paga, y yo soy el que se consume.
-fueron diciendo todas las personas de los dos corrillos. -Es claro: ahora toos han echao...¡Como yo no sé lo que sucede en estas ocasiones!...
Como vine tan corriendo... ::MANUELA Mejor te lo habrás echao :::en el camino al coleto. ::TOMASA Mira la gran desollada: :::no viene mi casta de eso...
Nos hizo pango el Embiao que de Güenos Aires vino, ¡Mal aiga que en el camino al barco que aquí lo trujo lo habiese echao algún brujo en medio de un remolino!