echacuervos

echacuervos

1. s. m. y f. Alcahuete, persona que actúa de mediadora en relaciones amorosas o sexuales irregulares.
2. s. m. Hombre mentiroso y despreciable.
NOTA: En plural: echacuervos

echacuervos

 
m. fam.Alcahuete.
fam.Hombre embustero y despreciable.
Traducciones

echacuervos

SM INV
1. (= chulo) → pimp
2. (= tramposo) → cheat, impostor
Ejemplos ?
El Teatro Francés, verbigracia, en París, en cuyo proscenio son puestas a la vista las obras maestras de Molière y Beaumarchais: donde el Misántropo desenvuelve su gran carácter: donde Tartufo asombra con los falsos aspectos de la hipocresía: donde don Juan pone por obra los arbitrios de su ingenio tenebroso y su corazón depravado: donde el Barbero de Sevilla derrama a manos llenas la grata sal que cura tristezas y remedia melancolías: donde don Basilio enamora con su papel de confidente, al cual tan sólo por el respeto debido a la sotana no le designamos con el nombre de echacuervos: donde las chispas del ingenio hacen un ruidecillo que parece música de alegres aves, y las malicias del amor vuelan encarnadas en cuerpos de donosos silfos.
En esta manera el pregonero, con sus chocarrerías, trataba a aquel glotón echacuervos; pero él, que conoció que el pregonero le burlaba, hizo que se enojaba, y díjole: -¡Oh cuerpo sordo y muerto, pregonero loco; la muy poderosa diosa Siria, criadora de todas las cosas, y santo Sabadio, y la diosa Belona, y la madre Idea Cibeles, y la señora Venus, con su hijo Adonis, te tornen ciego porque has dicho contra mí tantos juegos y truhanerías!
Capítulo III En el cual Lucio cuenta una astuta manera de que usaban los echacuervos para sacar dineros, y cómo fueron presos vilmente por haber hurtado de su templo un cántaro de oro, y cómo fue el asno vendido a un tahonero, y del trabajo que allí le sucedió.
Capítulo IV Cómo, después que a Lucio asno compró un echacuervos de la diosa Siria, fue destinado para traer sobre sí a la diosa; donde cuenta acontecimientos y casos notables de aquella falsa religión de echacuervos.
Pero los otros, no por respeto de mi salud, mas por contemplación de la diosa, que estaba callando, acordaron que yo no muriese: en tal manera que me tornaron a cargar de aquellas cosas que llevaba, y amenazándome con sus espadas, llegamos a una noble ciudad, adonde un varón principal de allí, hombre de buena vida y que era muy devoto de la diosa Siria, como oyó el sonido de los atabales y panderos y los cantares de aquellos echacuervos...
Además de esto, los limpios y buenos de los echacuervos inventaron otro nuevo linaje de apañar dineros...