dramaturgo

dramaturgo, a

(Del gr. dramaturgos < drama, -atos, drama + érgon, obra.)
s. LITERATURA Persona que escribe obras de teatro.

dramaturgo -ga

 
m. f. Autor de obras dramáticas.

dramaturgo, -ga

(dɾama'tuɾγo, -γa)
sustantivo masculino-femenino
persona que escribe obras teatrales dramaturgo contemporáneo
Traducciones

dramaturgo

dramatik

dramaturgo

skuespilforfatter

dramaturgo

Bühnenautor

dramaturgo

näytelmäkirjailija

dramaturgo

dramaturge

dramaturgo

dramski pisac

dramaturgo

脚本家

dramaturgo

극작가

dramaturgo

toneelschrijver

dramaturgo

dramatiker

dramaturgo

dramatopisarz

dramaturgo

dramaturgo

dramaturgo

skådespelsförfattare

dramaturgo

ผู้เขียนบทละคร

dramaturgo

oyun yazarı

dramaturgo

nhà viết kịch

dramaturgo

剧作家

dramaturgo

драматург

dramaturgo

劇作家

dramaturgo

מחזאי

dramaturgo

/a SM/Fdramatist, playwright
Ejemplos ?
1944: Francisco Huenchumilla, abogado chileno. 1948: Andrew Lloyd Webber, dramaturgo británico. 1949: Fanny Ardant, actriz francesa.
–En efecto; un novelista, un dramaturgo, no pueden hacer en absoluto lo que se les antoje de un personaje que creen; un ente de ficción novelesca no puede hacer, en buena ley de arte, lo que ningún lector esperaría que hiciese...
IMPRESO EN MEXICO PRINTED IN MEXICO CONTENIDO INTRODUCCIÓN: Bertolt Brecht, el célebre dramaturgo y poeta alemán, en su poema A los que nazcan más tarde decía: “Ustedes que surgirán de la marea en la que nos hemos hundido, cuando hablen de nuestras debilidades, piensen también en los tiempos sombríos de los que han escapado.
La participación de Gustav Landauer como ministro de cultura junto a Silvio Gesell como ministro de economía y otros antiautoritarios y socialistas libertarios extremos como el poeta y dramaturgo Erich Mühsam, Ernst Toller y Ret Marut (el novelista B.
Me encontré en presencia de un grupo de contemporáneos, vivientes, de mi anterior vida, hombres y mujeres vestidos como les había visto vestir, hablando y actuando como hasta hacía unas semanas había siempre visto que la gente hablaba y actuaba; personas, en resumen, de pasiones, prejuicios, y modales, similares a los míos, incluso hasta los más pequeños amaneramientos ingeniosamente introducidos por el dramaturgo, que, incluso más que los grandes trazos de semejanza, afectaban mi imaginación.
Considerarle simplemente el objeto de ciertos versos amorosos es perder todo el significado de los poemas, pues el arte de que habla Shakespeare en los Sonetos no es el arte de los Sonetos en sí, que eran ciertamente para él sólo cosas ligeras y secretas; es el arte del dramaturgo al que hace siempre alusión.
Puede parecer extraño que un dramaturgo tan grande como Shakespeare, que llevaba a cabo su perfección como artista y su realización humana como hombre en el plano ideal de escribir para el teatro y actuar en el escenario, escribiera sobre el teatro en estos términos; pero debemos recordar que en los sonetos CX y CXI nos muestra Shakespeare que estaba cansado en exceso del mundo de los títeres, y lleno de vergüenza por haberse hecho «un payaso a los ojos de los demás».
Si se trata de un auténtico dramaturgo, en efecto, nos mostrará la vida bajo las condiciones del arte, y no el arte bajo la forma de la vida.
En cuanto a los recursos de que Shakespeare disponía destaquemos que si se queja de la estrechez del escenario en el cual tenía que representar sus grandes obras históricas y de la falta de decoraciones, que le obliga a prescindir de muchas escenas al aire libre, escribe siempre como dramaturgo que dispone de un bien surtido guardarropa y que puede contar con el cuidado minucioso de los actores en caracterizarse perfectamente.
La Historia fue escrita otra vez de nuevo y no hubo dramaturgo que no reconociese que el fin del Arte es, no la verdad simple, sino la belleza compleja.
De índole patriótica, se inspira en los nobles sentimientos del bien nacional en todos sus trabajos y esfuerzos por el progreso de la República. RIVAS Y VICUÑA (pedro).— Periodista y dramaturgo.
Y respondería que un dramaturgo que concedía tanta importancia a la exactitud histórica del hecho, debía acoger la exactitud histórica de la indumentaria como un accesorio importantísimo de su método ilusionista.