dragón


También se encuentra en: Sinónimos.

dragón

(Del lat. draco, -onis < gr. drakon, ontos.)
1. s. m. MITOLOGÍA Animal fantástico con cuerpo de serpiente, pies y alas, que es feroz y voraz.
2. ZOOLOGÍA Reptil tropical, con aspecto de lagarto, pero dotado de una membrana entre las patas anteriores y posteriores que le permite efectuar planeos y pequeños vuelos.
3. ZOOLOGÍA Pez marino, pequeño, aplanado, de cabeza grande, enormes aletas dorsales y bellos colores azules y amarillos, que vive sobre fondos poco o medianamente profundos.
4. BOTÁNICA Planta perenne, de hojas carnosas, y de flores encarnadas o amarillas en espigas terminales.
5. MILITAR Soldado que se traslada a caballo y que combate a pie o a caballo.
6. METALURGIA Abertura por donde se cargan y ceban los hornos de reverbero mientras están encendidos.
7. DEPORTES Embarcación deportiva de vela de nueve metros de longitud, como máximo.
8. VETERINARIA Mancha blanca opaca que se forma en las pupilas de los ojos de las caballerías.
NOTA: Nombre científico: (Antirrhinum murale.)

dragón -gona

 
m. f. Animal fabuloso, especie de serpiente con pies y alas, de gran fiereza y voracidad. Entre los egipcios y los indios representaba el espíritu del mal; en el simbolismo bíblico es la imagen del demonio y del Anticristo. Los chinos lo adoran como guardián de los bienes y dispensador de la felicidad.
m. bot. Planta de la familia escrofulariáceas (Antirrhinum majus), de jardín, de flores encarnadas o amarillas en espigas terminales.
metal. En los hornos de reverbero, abertura y canal inclinado por donde se cargan y ceban mientras están encendidos.
mil. Soldado que combatía a pie y se trasladaba a caballo.
veter. Mancha opaca que suele formarse en la niña de los ojos de los cuadrúpedos.
zool. dragón de Komodo Reptil escamoso saurio de la familia de los varánidos (Varanus komodensis). Vive en las islas de Malaysia y llega a tener hasta tres metros de longitud.
dragón marino Pez marino osteíctio del orden perciformes (Callionymus festivus), color rojizo con manchas azules, cabeza comprimida y aletas muy espinosas; es comestible.

dragón

(dɾa'γon)
sustantivo masculino
1. animal alado, con cuerpo de reptil y cabeza similar a la de un león, que lanza fuego por la boca el dragón de Bel
2. zoología reptil parecido al lagarto Los dragones habitan en Oceanía.
3. náutica embarcación deportiva Ha vencido con su dragón.
4. botánica planta de hojas carnosa y flores coloridas flor de dragón
Sinónimos

dragón

sustantivo masculino
(planta) becerra, boca de dragón, dragoncillos.
Traducciones

dragón

dragon, dragoon

dragón

Drache

dragón

drak

dragón

drage

dragón

lohikäärme

dragón

dragon

dragón

zmaj

dragón

dragón

dragón

draak

dragón

drage

dragón

smok

dragón

dragão

dragón

drake

dragón

มังกร

dragón

ejderha

dragón

con rồng

dragón

dragón

Дракон

dragón

dragón

SM
1. (Mit) → dragon
2. (Mil) → dragoon
3. (Bot) → snapdragon
4. (Méx) (= tragafuegos) → flame thrower
Ejemplos ?
León por delante, dragón por detrás y cabra en medio, resoplaba una terrible y ardiente llama de fuego. Pegaso la mató y el valiente Belerofonte.
Jamás has visto tú una igual, ni yo tampoco. Se veía toda España, y hasta los moros, y al Emperador de Marruecos, que estaba llorando por el dragón, su amigo.
Dos tibores sostenidos por un dragón o endriago fabuloso se alzaban sobre peanas de madera laqueada en los ángulos del delicioso quiosco, todo enramado y enguirnaldado de campanillas abiertas, que sobre las columnas de porcelana parecían adornos cerámicos, de una cerámica milagrosamente frágil.
En ese momento apareció el payaso Kiko de Eso, montado en un dragón volante que despedía llamas por el hocico y con el clásico jo, jo, jo gritó: -¡Ha llegado la hora definitiva!
Dicen algunos que está allí como símbolo del silencio, y con igual significado aparece en otras iglesias del reino de Aragón, imponiendo recogimiento a los fieles; pero el pueblo valenciano no cree en tales explicaciones, sabe mejor que nadie el origen del espantoso animalucho, la historia verídica e interesante del famoso “dragón del Patriarca”, y todos los nacidos en Valencia la recordamos como se recuerdan los cuentos “de miedo” oídos en la niñez.
En un ribazo, entre aplastadas marañas de juncos, un lóbrego y fangoso agujero, y en el fondo, durmiendo la siesta de la digestión, entre peladas calaveras y costillas rotas, el dragón, un horrible y feroz animalucho, nunca visto en Valencia, enviado, sin duda, por el Señor -según decían las viejas ciudadanas- para castigo de pecadores y terror de los buenos.
Pero apenas se aproximaban a la cueva del dragón, sacaba este el morro, se ponía en facha para acometer, y partiendo en línea recta, veloz como un rayo, a este quiero y al otro no, mordisco aquí y zarpazo allá, desbarataba el grupo; escapaban los menos, y el reto paraba en el fondo del negro agujero, sirviendo de pasta a la fiera para toda la semana.
Nuestro bello mancebo preguntó cuál era la causa de aquella desolación, y supo que todos los años un fiero dragón, hijo de una infernal vieja, se llevaba una bella joven, y que aquel año infausto había tocado la suerte a la Princesa, buena y bella sin segunda, hija del Rey.
No tardó en aparecer el fiero dragón y en acercarse lentamente a aquella beldad, mirándola con tal insolencia y tal descaro, que sólo le faltaba el lente para igualar a otros culebrones menos temibles que él.
Había que esperar a que el dragón muriese de viejo o de un hartazgo; mientras tanto, que cada cual se resignara a morir devorado cuando le llegara el turno.
Cuando ya estaba cerca, la Princesa, según le había prescrito el Caballero del Pez, descorrió el velo, y pasando detrás del espejo, desapareció a los enamorados ojos del fiero dragón, que quedó estupefacto al hallar dirigidas sus amorosas miradas a un dragón como él.
Como ya no quedaban hombres que fuesen en busca del dragón, éste iba al encuentro de la gente, para no pasar hambre en su agujero.