Ejemplos ?
Cuando la carne empieza a dorarse se pone sobre el pan plano y se sirve acompañado de una ensalada de cebollas decorado con sumac, tomates en barbacoa cortados en cuartos, y pimientos verdes, todo ello en un gran plato.
Cuando se han enfriado se recubren de una salsa (es habitual una beschamel ligeramente caliente) para que pueda empanarse y se procede a una segunda fritura en aceite hirviendo hasta que logran dorarse.
La guitarra: sainete en un acto y tres cuadros. 1929, Los Chalanes. 1929 Al dorarse las espigas con el maestro Francisco Balaguer. 1929 Lo mejor de Madrid.
Se hacía un vaciado y se trabajaban distintos niveles hasta conseguir los temas habituales vegetales o de epigrafía que finalmente podían pintarse o dorarse.
Potaje con Cornihuelas Elaboración: en una cacerola se ponen a freír el ajo y la cebolla partida. Cuando empiecen a dorarse se añade el tomate y cuando está frito se incorporan las espinacas troceadas.
Los testeros del crucero están ocupados por sendos retablos de características similares y traza relacionada con la del retablo mayor; también realizada por Julián Jiménez a partir de 1760, si bien en este caso no llegaron a dorarse, imitando su policromía decimonónica diversos tonos de jaspe.
El primero conserva la imagen titular en el antiguo retablo de Afligidos. La talla de San Nicolás, cuyo retablo no llegó a dorarse, está ubicada actualmente en el ático del retablo sacramental.
Rama y tallo también son pubescentes con color rojo -marrón en las ramitas, con la corteza verde que van a dorarse con el tiempo.
Aguja de res. Un trozo ideal para botanear, pues la carne además de ser delgada contiene pequeños huesos que al dorarse le otorgan gran sabor.
Es el tercer ingrediente de la sopa y el que le da su nombre, empleándose una cantidad variable, siendo lo habitual una buena cantidad. Se filetean y se fríen en una sartén con abundante aceite de oliva hasta que empiezan a dorarse.
1926 con Francisco Balaguer y José Serrano. La serrana. 1926 con Santiago Sabina. Al dorarse las espigas. 1929 con Francisco Balaguer La capitana. 1927 Sol en la cumbre.
El cochinillo por excelencia es al horno, sin más aditivo que la sal y la manteca, aunque no se ha olvidado, sobre todo en el ámbito familiar, el cochifrito, debiendo estar entonces bien troceado y previamente adobado antes de dorarse en la sartén.