docetismo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con docetismo: docetas

docetismo

s. m. FILOSOFÍA, TEOLOGÍA Tendencia teológica presente en la Iglesia de los primeros siglos cristianos, común a ciertos nósticos y maniqueos, que defendía que el cuerpo humano de Cristo no era real sino aparente.

docetismo

 
m. rel. Doctrina cristológica parecida al gnosticismo que negaba la realidad carnal a Jesucristo y, en consecuencia, afirmaba que solo había sufrido en apariencia.
Sinónimos

docetismo

sustantivo masculino
Ejemplos ?
Este credo, sin embargo, es seguido por una interpretación del docetismo: "Mis hermanos: Jesús no conoció este sufrimiento, pero nosotros somos los que hemos sufrido por la trasgresión de la Madre", una interpretación que recuerda las enseñanzas respecto a la pasión contenidas en el Apocalipsis de Pedro y el Segundo Tratado del gran Set del Códice VII de Nag Hammadi.
Por sus muchas referencias cristológicas, su oposición al docetismo y su exégesis sorprendente de la carta a los hebreos, este tratado representa una muestra extrema de la cristianización de los setitas gnósticos.
Algunos ven esto como un ataque directo por el autor de Juan al docetismo, y el gnosticismo que utilizó los relatos sinópticos para defenderlo.
Esta interpretación, sin embargo, no era la que existía en la iglesia primitiva, que consideraba tales interpretaciones como docetismo.
En al actualidad su uso litúrgico está prohibido por la Iglesia Católica de Nicaragua. Ha sido elogiada por Dorothee Sölle por superar totalmente el " peligro teológico del docetismo ".
La posición islámica sobre el tema de la crucifixión (lo cual es una forma de docetismo) se pone de relieve en el versículo del Corán 4:155: «por su incredulidad por haber proferido contra María una enorme calumnia y por haber dicho: ‹Hemos dado muerte al Mesías, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá›, siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así».
Creían que no era posible que un Dios bueno se hubiese encarnado en forma material, ya que todos los objetos materiales estaban contaminados por el pecado. Esta creencia específica se denominaba docetismo.
Por esa razón surge la doctrina del Cuerpo aparente de Cristo, según la cual la Divinidad no pudo venir en carne, sino que vino en espíritu mostrando a los hombres un cuerpo aparentemente material (docetismo).
La «Carta a los esmirniotas», penúltima de Ignacio, revela que, en esta comunidad, también circulaban doctrinas próximas al docetismo.
El docetismo, del griego, que significa «apariencia», era una creencia que, ante la que Jesucristo pudiera y sufrir la abominable muerte en la cruz, afirmaba que tal sufrimiento y tal muerte habían sido sólo.
En el relato de la crucifixión se encuentran frases que pueden ser interpretadas desde el punto de vista del docetismo, como cuando se dice (versículo 10), "Mas él callaba como si no sintiera dolor alguno", o, cuando, en el momento inmediatamente anterior de la muerte, Jesús grita: "¡Fuerza mía, fuerza mía, tú me has abandonado!" (versículo 19), en lugar de "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?".
La redacción de este evangelio tiene sin duda relación con los inicios del culto mariano. Algunos autores encuentran en este evangelio influencias del docetismo.