dobles

dobles

 
m. pl. dep. En el tenis, partido en que participan cuatro jugadores, dos a cada lado de la red.

dobles


sustantivo masculino plural
1. deporte partido de tenis que se juega por parejas Los tenistas vencieron en dobles.
2. deporte falta que comete un jugador de baloncesto cuando bota la pelota con ambas manos o continúa botándola después de haber parado Le pitaron falta por dobles.
Ejemplos ?
El lañador... Se gobiernan paraguas y sombrillas...» «Las buenas plantas de alelís dobles...» «Pericos de Aranjuez...» Y así, muchos más...
ÓSCAR ARIAS SÁNCHEZ.—El Ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones, Roberto Dobles Mora.— 1 vez.—(Solicitud Nº 20189).—C-62720.—(D34801-97407).
Y esto diciendo, Daniel empujó suavemente a su interlocutor hacia la calle, recogió sus trebejos muy despacio y comenzó a cerrar con dobles cerrojos y aldabas la puerta de la tiendecilla.
Es cierto, la habían privado por algún tiempo sus opresiones y calamidades de no manifestarse a la par de sus deseos; pero en el momento que logró verse libre de esas infaustas legiones de piratas, que se propusieron arrasar su hermoso suelo, con que placer, con que júbilo y ternura haya esplicado sus sentimientos, ni es fácil figurarlo en detall ni la pluma de pintar el bosquejo, y es por esto que se contenta este Gobierno y Municipalidad en significar á Vuestra Soberanía, que en su reconocimiento y gratitud ni otra Provincia le escede, ni puede comparar sus dobles motivos...
Y el incógnito viendo tal postura Díjole con voz dura: «No dobles insensato la rodilla »Al mas ínfimo ser que alienta y sufre »Y ante la cruz de tu sayal se humilla.
La mesa electoral formará listas dobles de las personas elegidas, cuyas listas firmadas por todos los electores, y selladas, se remitirán, una a la Asamblea Provincial, en cuyo archivo quedará depositada y cerrada, y la otra a la Comisión Permanente, que la conservará del mismo modo hasta la reunión de las Cámaras.
Una noche, por último, aguijoneado por la curiosidad y deseando convencerme por mi mismo de que aquel objeto de terror nada tenía de misterioso, encendí un linterna, bajé a las prisiones, levanté sus dobles aldabas y, no cuidando siquiera (tanta era mi fe en que todo no pasaba de un cuento) de cerrar las puertas tras mí, penetré en el calabozo.
¿Quiénes son esos búhos que vigilan la cuna de los recién nacidos y beben en su lámpara de oro el aceite de la vida? ¿Quiénes son esos alcaides de la mente, que tienen en prisión de dobles rejas al alma, esta gallarda castellana?
Y siguen acordemente la mariposa en sus giros, la niña con sus suspiros, con sus rumores la fuente. Vagan los aires süaves formando dobles acentos, y al grato son de los vientos, siguen cantando las aves.
quellas niñas hermosas que en suma beldad conformes, teniendo la tez cual nieve, tengan los ojos cual soles, y el alma sintiendo, tiernas, herida de mal de amores, tanto les falte de esquivas, cuanto de bellas les sobre, salgan al campo conmigo ricas de gracias, adonde favor al mayo risueño las brinden, con gracias dobles, corrientes aguas los valles, frescos doseles los bosques, con su verdura los campos y con su esencia las flores.
Y me alejaba aterrado; porque parecía sentir caer detrás de mí el fuego del cielo. Mas las avenidas del pueblo estaban cerradas por dobles filas de soldados; y en todas, un imperioso ¡atrás!
Los cascos y coseletes de la indómita Cantabria, de los fieles castellanos las dobles cueras y calzas; las fulgentes armaduras, de los infanzones gala, del ligero valenciano los zaragüelles y mantas; de chistosos andaluces los sombrerones y capas, y las chupas con hombreras y con caireles de plata; los turbantes granadinos, jubas, albornoces, fajas; los terciopelos y sedas de vestes napolitanas; de la Bélgica los sayos con sus encajes y randas; los milaneses justillos con las chambergas casacas, y las esplendentes plumas teñidas de tintas varias, con los arcos y las flechas que el cacique indiano gasta, forman un todo indeciso que cubre la extensa plaza de movibles resplandores, de confusión bigarrada.