diurno

(redireccionado de diurnos)
También se encuentra en: Sinónimos.

diurno, a

(Del lat. diurnus.)
1. adj. Del día, en contraposición a lo relativo a la noche sus ojos no soportan la claridad diurna. nocturno
2. ZOOLOGÍA Se refiere al animal que sólo caza de día.
3. BOTÁNICA Se refiere a la planta que sólo abre sus flores de día.
4. ASTRONOMÍA Que dura un día astronómico o sidéreo.
5. s. m. RELIGIÓN Libro del rezo que contiene las horas menores, desde laudes hasta completas. diurnal

diurno, -na

 
adj. Relativo al día.
De un día de duración.
Díc. de los animales que cazan de día y de las plantas cuyas flores solo están abiertas de día.

diurno, -na

(dj'uɾno, -na)
abreviación
1. nocturno que ocurre o se realiza durante el día trabajo diurno
2. zoología animal que se alimenta y realiza el resto de sus principales actividades durante el día. El águila es un ave rapaz diurna.
Sinónimos
Traducciones

diurno

diurnal, day

diurno

diurno

diurno

النهار

diurno

Daytime

diurno

白天

diurno

白天

diurno

denní

diurno

dagtid

diurno

ADJ (gen) → day antes de s, daytime antes de s; [animal, planta] → diurnal
Ejemplos ?
La mayoría de las personas, por supuesto, están durmiendo a la sazón, pero siempre hay una parte de ellas que tiene que estar despierta y yendo de un lado para otro, y todos nosotros a veces, y deberíamos considerar que es un servicio público algo cojo el que no da a los trabajadores nocturnos un servicio tan bueno como a los trabajadores diurnos.
De la vacía oscuridad exterior entraban, por la apertura que servía de ventana, todos los nunca familiares sonidos de la noche en el bosque - la larga nota sin nombre de un distante coyote; la serena vibración pulsante de incansables insectos en árboles; extraños graznidos de aves nocturnas, tan diferentes de los de los pájaros diurnos; el zumbido de grandes y torpes escarabajos, y todo ese misterioso coro de pequeños sonidos que parecen siempre haber sido sólo medio escuchados cuando se detienen de repente, como si estuvieran conscientes de una indiscreción.
Tres veces las heladas Ursas, tres veces del cangrejo los brazos ve, 625 muchas veces para los ocasos, muchas veces es arrebatado a los ortos, y ya cayendo el día, temiendo confiarse a la noche, se posó, reinos de Atlas, en el Vespertino círculo, y un exiguo descanso busca mientras el Lucero los fuegos convoque de la Aurora, y la Aurora los carros diurnos.
Marchando por él no llega ni siquiera a gobernador de segunda clase; hay que tener esto muy en cuenta; pero, en cambio, se consigue ser la pesadilla de los Municipios, ganarse el respeto de sus agentes diurnos y nocturnos...
Bajo el eje Vespertino están los pastos de los caballos del Sol: ambrosia en vez de hierba tienen; ella sus cansados miembros 215 de los diurnos menesteres nutre y los repara para su labor.
Las estrellas solas rielan, a las cuales sus brazos tendiendo tres veces se torna, tres veces con aguas cogidas de la corriente el pelo se roró y en ternas de aullidos su boca 190 libera, y en la dura tierra puesta de hinojos: “Noche”, dice, “a los arcanos fidelísima, y los que áureos sucedéis, con la luna, a los diurnos...
Hoy quiero anunciar que hemos puesto en marcha una Política Integral de Envejecimiento Positivo, que crea subvenciones para financiar la atención domiciliaria y los centros diurnos, para dar oportunidades a nuestros adultos mayores y a sus familias.
¿Por qué recibe tan frecuentemente la consciencia en el sueño la impresión de imágenes mnémicas indiferentes, mientras que las células cerebrales, allí donde las mismas llevan en sí las más excitables inscripciones de lo vivido, yacen casi siempre mudas e inmóviles, aunque poco tiempo antes las haya excitado en la vida despierta de un agudo estímulo?» Comprendemos sin esfuerzo cómo la singular predilección de la memoria onírica por lo indiferente, y en consecuencia poco atendido de los sucesos diurnos, había de llevar casi siempre a la negación de la dependencia del sueño de la vida diurna, y después, a dificultar, por lo menos en cada caso, la demostración de la existencia de la misma.
Los intereses diurnos no presentan, pues, como fuente onírica psíquica, todo el alcance que nos hacía esperar la afirmación de que cada uno de nosotros continúa en el sueño aquello que le ocupa en la vigilia.
Aquellos autores que, como Wundt, adoptan una posición intermedia no olvidan advertir que en la mayoría de los sueños actúan conjuntamente estímulos somáticos y estímulos psíquicos desconocidos o conocidos como intereses diurnos.
Estas formaciones, dadas ya de antemano en las ideas latentes, son las que conocemos con el nombre de fantasías, y equivalen a aquellas otras, productos del pensamiento despierto, a las que calificamos de ensoñaciones o sueños diurnos (Tagträume).
Conforme a la teoría de la realización de deseos no hubiera sido posible este sueño si la serie de ideas de la manía de grandezas, serie antitética y acentuada de placer, aunque reprimida, no hubiera venido a agregarse a la de la repugnancia, pues los elementos penosos o displacientes de nuestros pensamientos diurnos no encuentran acogida en el sueño y sólo pueden pasar a él cuando prestan, simultáneamente, su forma a una realización de deseos.