disoluto


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con disoluto: licencioso

disoluto, a

(Del lat. dissolutus.)
adj./ s. Que actúa con desenfreno la naturaleza disoluta de las cortesanas. libertino

disoluto, -ta

 
adj.-s. Licencioso, entregado a los vicios.

disoluto, -ta

(diso'luto, -ta)
abreviación
persona moderado que se entrega a los placeres y el vicio Ahora está pagando los excesos de su juventud disoluta.
Sinónimos

disoluto

, disoluta
Ejemplos ?
Y, empujando en seguida a ésa dentro del gabinete con Teresa, Colomba y Fanny, las mujeres de la cuadrilla, hizo indudablemente lo que el obispo había hecho a su sobrina, y eyaculó con los mismos episodios, pues, como antes, se oyó un grito terrible de la joven víctima y el rugido del disoluto.
en abluciones por lo disoluto… ahorran la vida… y el amor… y acumulan lastres en inventarios…” que nos hablan del hombre que explota al hombre y se enriquece exageradamente a pesar de todos, abandonando a la naturaleza para vivir de artificios.
El reflejo del lucero matinal viene a poner más blanco el papel en que escribo. La luz de mi lámpara empalidece como una virgen moribunda o como un disoluto arruinado.
Pues no es más el corazón Que un indestructible altar De donde nuestras creencias No se separan jamás; Y el jugador y el valiente, Y el disoluto galán, Tienen allá en la alta noche Un momento sin solaz En que sus vagos temores Y su inquietud y su afán Les están diciendo a voces En la muda oscuridad: «Creed, o velad.» Que ese rumor del silencio, Y esa ráfaga fugaz Que deliramos que alumbra La callada oscuridad, Y ese temor sin objeto, Y ese insecto pertinaz Que zumba, y silba, y se agita, Sube y baja, y viene y va, y ese empeño, esa porfía Con que en nuestro torpe afán Procuramos el descanso, ¡Vive Dios!
Pero el estoico le respondió lo que Aristipo Socrático, quien oyendo, en ocasión semejante las mismas palabras de otro hombre, le dijo que con justo motivo no se había turbado por la pérdida de la vida de un hombre tan perdido y disoluto como él, mas que fue muy puesto en razón que temiese por la vida de Aristipo, habiendo así cortado y tapado la boca con tal respuesta a aquel hombre poderoso.
Comparado con el efecto de nuestra ordenación social para impulsar a las personas a ser afanosas en sus ocupaciones, estimamos la perfecta demostración de mordiente pobreza y lujo disoluto del que ustedes dependían como un instrumento tan débil e incierto como salvaje.
Jamás me ha reprendido, haya hecho yo lo que hiciera. No soy, no he sido nunca un calavera, un disoluto, pero todos los jóvenes tenemos nuestras caídas, nuestros tropiezos.
El disoluto lanza un juramento, Lucila repite, acaba por quemarlo fuertemente en medio del trasero, el dolor lo decide por fin, toma un bocado, ella vuelve a excitarlo con nuevas quemaduras, y al fin todo es tragado.
El camorrista, rezongando, exponía inmediatamente su trasero, el primo, más que feliz, se echaba encima con entusiasmo y mientras el joven le soltaba en las narices media docena de pedos, el viejo disoluto, en el colmo de su gozo, derramaba su semen muriéndose de placer.
El disoluto, encantado, me besa el trasero y, al ver que yo lo apremio, porque ya no puedo aguantar más, me hace subir a una especie de armatoste muy semejante al que tenéis aquí en la capilla, señores; una vez allí, con mi culo perfectamente expuesto ante sus ojos, podía yo cagar en un orinal colocado un poco debajo de mí, a dos o tres dedos de su nariz.
De muchos de éstos nos da noticia exacta la Historia; pero el que primero subió a la cumbre, y como a la torre de homenaje de este vicio, fue el emperador Nerón, tan disoluto y afeminado, que pareciera que no se podía temer de él operación propia de hombre, sino tan cruel que debería decirse con razón no podía haber en él sentimientos mujeriles si no se supiera.
Exigía que la madre pegara rudamente al niño ante él y cuando la criaturita, irritada por aquel trato, empezaba a proferir grandes chillidos, la madre tenía que apoderarse de la verga del disoluto y sacudirla con fuerza frente al niño, en cuyas narices él descargaba el semen en cuanto lo veía llorar desesperadamente.