disimulado

(redireccionado de disimulada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con disimulada: disimuladamente

disimulado, a

adj./ s. Que habla o actúa con disimulo. hipócrita
Sinónimos

disimulado

, disimulada
adjetivo y sustantivo
1 engañoso, falso, hipócrita, fingido, mosquita muerta, mátalas callando, socarrón, astuto, bellaco, taimado, solapado.
Se aplican a personas. Engañoso, falso, hipócrita, fingido, mosquita muerta y mátalas callando ponen el acento en la actitud de manipular la verdad en beneficio propio, sin que en el fondo las cosas sean como parecen. Socarrón se aplica a la persona que actúa de manera burlesca. Astuto es el que hace servir el ingenio. Bellaco se aproxima al insulto, ya que alude a aquel que presenta un comportamiento despreciable. Taimado es aquel que es hábil para engañar a los demás pero, a su vez, para no ser engañado. Solapado es aquel que oculta con malicia.
Traducciones

disimulado

ADJ
1. (= solapado) → furtive, underhand
2. (= astuto) → sly
3. (= oculto) → covert
estaba disimulado entre unos papelesit was hidden among some papers
hacerse el disimuladoto pretend not to notice
Ejemplos ?
Tío Juan, el perito, canturria por lo bajo, con voz atiplada y temblorosa, aires de sus mocedades, y, recordando galantes aventuras, enamora a la disimulada a la mujer de Antón.
Con la cabeza siempre tan disimulada entre las hojas, ¡estás siempre roncando y te enteras de lo que pasa en el mundo menos que un capullo!
Y la participación del historiador concéntrase pronto, con no disimulada preferencia, más en el llegar a ser de las cosas que en lo que ya se ha producido.
Texto Muerto César en la forma que hemos dicho, Bruto, poniéndose en medio de todos, por verlos turbados, intentó con razones detenerlos y quietarlos; mas no lo pudo conseguir; porque, despavoridos y temblando, huían, y en la puerta a la salida se atropellaban unos a otros sin orden, no siguiéndolos ni amenazándolos alguno. Discurso No hay cosa tan disimulada como el pecado.
Marco Bruto siempre se ostentó sabio para mostrarse después tonto. ¡Oh, cuánto mejor obra con los tiranos y contra ellos la sabiduría disimulada que presumida!
(¡Oh, lector, ya lo habrás pensado!) Como yo observo poco mi razón, cuando la observo –estas observaciones suelen ser separadas por largos períodos– ella se me aparece como una estrella que trae cola, es decir como un cometa, y me es tan desconocida ella como su cola: no sé si tocará mi planeta y lo asfixiará con gases que tengo a bien suponer, o en qué forma lo destrozará: ni siquiera sé si ya me habrá destrozado, porque yo tengo una manera de suponerme el destrozo –en forma violenta, de choque, o de asfixia– y ella bien puede destrozarme de otra manera: lenta, disimulada, y hasta como persuasiva.
Abrió una puertecilla disimulada y nos encontramos en el taller, cuarto clarísimo, vacío, sin alfombra, sin cortinajes, casi sin muebles, excepto un taburete bajo y una mesita negra con ranuras paralelas, de anchuras diferentes.
¿Hay cosa de más gusto que ver en un concurso grande, si se suelta uno, el rumor que mete y qué agudos acuden todos a taparse las narices, como está dicho, y otros que más lo huelen, haciendo la disimulada toman tabaco?
¿Qué suerte elegirán los españoles: la guerra sin tregua, confesa o disimulada, que amenaza y perturba las relaciones siempre inquietas y violentas del país, o la paz definitiva, que jamás se conseguirá en Cuba sino con la independencia?
La frescura y la animación de Luis Cordovez, cuyas facciones delicadas y naciente barba castaña recordaban el perfil del Cristo de Scheffer, sin que los rizos oscuros que le caían sobre la frente estrecha, ni el frac que le moldeaba el busto alcanzaran a disminuir el parecido, formaban extraño contraste con la atonía meditabunda del semblante pálido y lo apagado de los ojos grises de Máximo Pérez, cuya flacura se adivinaba, mal disimulada por el vestido de cheviot claro que traía puesto, en las líneas del cuerpo tendido sobre el diván vecino, en una postura de enfermizo cansancio.
Emma tenía para él palabras tiernas y unos besos que le robaban el alma. ¿Dónde había aprendido aquella corrupción casi inmaterial a fuerza de ser profunda y disimulada?
Su relativa superioridad, por benévola que fuese, no dejaba de dar lugar a cierta envidia, pronto disimulada con los ayes de lástima que todos concedían a los arrebatos locos de vicio que, de vez en cuando, venían a empañar sus excelentes cualidades.