disciplinante

disciplinante

1. adj./ s. m. y f. Que se disciplina y guarda las reglas.
2. s. m. y f. RELIGIÓN Persona que, en semana santa, se azotaba e iba rezando las estaciones.

disciplinante

 
m. Penitente que se azotaba públicamente en la Semana Santa.
Traducciones

disciplinante

SMF (Rel) → flagellant, penitent
Ejemplos ?
Peste Negra Disciplinante Khlysty Geisslerlieder o canciones de flagelantes José Oscar Frigerio, Profecías y temores del fin de milenio, N° 79, Bs.
Un segundo prototipo, del que existen al menos dos ejemplares autógrafos en colecciones privadas, acentúa el ascetismo al otorgar más relieve a las cadenas de disciplinante y al crucifijo —reposado sobre algunos libros— objeto de su meditación sobre el que se inclina la santa, dando lugar así a la formación de una diagonal en torno a la que se articula la composición, a la vez que elimina todo resto de sensualidad, al vestir a la santa con tosca ropa negra apenas distinguible del cielo envuelto en penumbra.
Sea como fuere el origen de la devoción a la Santa Vera+Cruz en Moguer, su cofradía como tal, no estaría constituida has el s.XVI, aunque se desconoce la fecha de su fundación, en un principio al igual que sus homónimas tendría un carácter disciplinante o de sangre muy de acuerdo con las predicaciones de San Vicente Ferrer en España (1350-1416).
quedando todas ellas englobadas dentro del BDSM. Algolagnia Sadomasoquismo Disciplina Inglesa BDSM Flagelantes Disciplinante y sobre flagelo.
El azotado puede ser el mismo que aplica el castigo, que desea infligirse daño a sí mismo por razones penitenciales (religiosas: disciplinante, flagelante) o sado-masoquistas (sexuales).
Fue el caso que entré en San Pedro a buscar al licenciado Calabrés, clérigo de bonete de tres altos hecho a modo de medio celemín, orillo por ceñidor y no muy apretado, puños de Corinto, asomo de camisa por cuello, rosario en mano, disciplina en cinto, zapato grande y de ramplón y oreja sorda, habla entre penitente y disciplinante...
Darme unas manos de disciplinante que me dejen el lomo ensangrentado, y no estas manos lúbricas de amante que acarician las pomas del pecado.