Ejemplos ?
Puestos a la labor, pronto nos dimos cuenta de la ligereza en que habíamos incurrido al prometernos tanto y comprometer nuestra palabra en la misma extensión.
Todos los niños y niñas de mi escuela habíamos ido al bosque tan arbolado que en medio de nuestra diversión no nos dimos cuenta del cambio de clima.
Armados de hachas y palancas, Agib y el malgache, comenzaron a separar el tronco de su base musgosa. Guillermo y yo dimos principio a la construcción de una angarilla de bambú provista de su correspondiente techo.
¿No habíamos quedado en que los pueblos en ignorancia estúpida sumidos estaban en España, por aquello que dimos en llamar oscurantismo?
Le dimos una sincera bienvenida porque había en aquel hombre casi tanto de divertido como de despreciable, y hacía varios años que no le veíamos.
—Ciertamente; abrimos todos los paquetes y legajos; y no sólo abrimos todos los libros, sino que dimos vuelta todas las hojas de todos los volúmenes, no contentándonos con una simple sacudida de ellos, como acostumbran a hacer algunos de nuestros agentes de policía.
Al aceptar esta religión montar una organización que pudiera practicas esa religión, inmediatamente esta Mezquita Musulmana fue reconocida y apoyada por los funcionarios religiosos del mundo musulmán, y al mismo tiempo nos dimos cuenta de que en esta sociedad teníamos un problema que iba mucho más allá de la religión...
Confesamos que ante alharaca tamaña, se despertó la cu- riosidad nuestra por leer la monstruosa tesis, el fenómeno de inmoralidad, irreligión y escándalo; y después de leída no pu- dimos menos de soltar la carcajada, pensando que los que con- tra la tesis se encarnizan, no se han tomado el trabajo de leerla, y que se han hecho eco de apasionadas ó incompetenles referencias.
Así por la galantería del autógrafo cuanto por la curiosidad que en nuestro ánimo despierta todo trabajo sobre Historia americana, dimos de mano á otras lecturas para engolfarnos en la de la interesantísima obra de nuestro ya viejo amigo el erudito y laborioso escritor argentino general don Barto- lomé Mitre.
Y si se incluye a la línea de damnificados -¿se acuerdan que para los damnificados de las inundaciones de La Plata y otras tragedias dimos Pro.cre.ar-, tenemos 65 morosos, que significan el 0,03 por ciento.
Cuando llegué al pie de la escalera la señora Margarita me hizo señas para que me detuviera; y después para que caminara detrás de ella. Dimos una vuelta por toda la vereda estrecha que rodeaba al lago y ella empezó a decirme que al salir de aquella ciudad de Italia pensó que el agua era igual en todas partes del mundo.
¡Y tanto q. le dimos, de toda nuestra alma, y callado él! ¡Qué engaño es este y qué alma tan encallecida la suya, que el tributo y la honra de nuestro afecto no ha podido hacerle escribir una carta más sobre el papel de carta y de periódico que llena al día¡ Hay efectos de tan delicada honestidad.