dichoso

(redireccionado de dichosa)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con dichosa: dichosamente

dichoso, a

1. adj. Que siente dicha estaba dichoso el día de su boda; se siente dichosa con su suerte. feliz infeliz
2. Que causa dicha el nacimiento de su hijo fue un acontecimiento dichoso. venturoso desagradable
3. coloquial Que es molesto o fastidioso ¡dichoso niño, a ver si te estás quieto! cargante, pesado
4. Desventurado o infeliz en sentido irónico.

dichoso, -sa

 
adj. Feliz.
Díc. de lo que incluye o trae consigo dicha.
fam.Enfadoso, molesto.
En sentido irónico, desventurado, malhadado.

dichoso, -sa

(di'tʃoso, -sa)
abreviación
1. infeliz que tiene o implica felicidad, alegría Caminaban dichosos de estar juntos.
2. que es molesto Nunca quiere hacer la dichosa tarea.
Traducciones

dichoso

Felice

dichoso

ADJ
1. (= feliz) → happy
hacer dichoso a algnto make sb happy
me siento dichoso de hacer algoI feel privileged to do sth
2. (= afortunado) → lucky, fortunate
¡dichosos los ojos!how nice to see you!
3.blessed
¡aquel dichoso coche!that blessed car!
Ejemplos ?
--- Y así viven los dos, y así la vida para entrambos a dos dichosa corre: derrochando su herencia Federico, conquistando Genaro oro y renombre.
Recuerdo cuando Leonardo me leía versos del primer trovador conocido, Guillaume de Poitiers, un poeta del 1100, y los de otros, cuya regla era ser gozosos, alegres, gais. Quizás ahí radica el origen de mi dichosa sonrisa.
Oh bellísima Argentina (La dijo el rendido amante) Desde el fortunado instante En que por dicha te ví, Mi voluntad, mi deseo A mas ventura no alcanza Que á la débil esperanza De tenerte junto á mi. (140) De noche allá en mis delirios Tu imagen se me aparece, Y el alma se me estremece Con tan dichosa ilusion.
Indiferencia que en nuestro caso es menos probable pues parece que, tomando por nuestra parte disposiciones racionales, podríamos apresurar la llegada de esa época tan dichosa época tan dichosa para la posteridad.
Un amor real, profundo, solitario y exclusivo, y otro amor banal del mundo no se pueden nunca atar. Era Rosa tan dichosa como yo infeliz y esquivo: yo en mi estancia silenciosa no me hartaba de llorar.
El infeliz mancebo en su ilusión dichosa de nueva fe con el impulso nuevo, con sonrisa amorosa los brazos, ¡ay!, a la visión tendía, y palabras de amor la dirigía, mas al ir a abrazar tanta belleza, desvanecido su fantasma vano le presentaba su delirio insano su ensangrentada y lívida cabeza.
Puedas grande y dichosa subir ¡oh, patria!, del saber al templo y en tu marcha gloriosa al orbe, majestuosa, dar de valor y de virtud ejemplo.
Y así exhalando en apenado acento las ideas del triste pensamiento, las reducía a voces de nadie oídas, y del suave viento perdidas en las ráfagas veloces. «—¡Ay, Valentina mía, a quien espero en vida más dichosa encontrar otra vez, y en mejor día!
Quedó dudando si soñó el mancebo, buscando aún en derredor con ansia su halagüeña visión, si fué delirio, si mujer, su presencia y su palabra; mas en vano buscó y esperó en vano que por segunda vez se destacara, sueño o mujer, su aparición dichosa del fondo azul de su vacía cámara.
Mas ya que es de nuesta mente la comprensión tan mezquina, lo que en esa voz divina oyó Genaro diré, no con los torpes sentidos de su inútil cuerpo impuro, por el conducto seguro de su enaltecida fe. «Vive y espera (esto dijo), »tras esta vida azarosa »otra vida hay más dichosa »y otro mundo en que vivir.
Por fin, tras largo silencio, aquel triste objeto caro iba a apartar de Genaro movido de compasión, cuando él, del sillón de cuero alzándose de repente exclamó con voz potente y acento de inspiración: «¡Ea!, ya luce mi estrella de bienandanza y de gloria; iluminado por ella seguro de hoy más iré: no habrá mar que se me oponga, no habrá sima que me espante, marcharé siempre adelante con las alas de mi fe. »Sí, dichosa Valentina, ya no hay desdichas que tema: en esta noche suprema sopló tu espíritu en mí.
Y aunque nadie advertía aquellos fenómenos de belleza, Juana Eskildsen y Antonio Gutiérrez resplandecieron en sus alegrías y en sus esperanzas; un nuevo ser había venido a aumentar la dichosa familia provinciana y sus ojos veían sonrientes el fruto de su amor.