diccionarista


También se encuentra en: Sinónimos.

diccionarista

s. m. y f. Persona especializada en la realización de diccionarios.
Sinónimos

diccionarista

cosustantivo masculino
Traducciones

diccionarista

dizionarista

diccionarista

SMFlexicographer, dictionary maker
Ejemplos ?
Lo que me parece que va fuera de él, es eso de «escritores que por equivocacion han nacido en España.» --Si el Diccionario está escrito para que te entiendan ó sean entendidos solos los escritores que por equivocacion han nacido en España: así como nuestro Montalvan hizo un libro que intituló Para todos, nuestro diccionarista podria rotular el suyo Para ninguno; porque para nadie está escrito.
A este tenor cierta gente de caperuza, y el diccionarista entre ellos calado de gorra, toman la libertad de la imprenta por el lado que mas los punza, y por donde olfatean que puede oler a chamusquina.
Estoy tan lejos de aprobar la forma y manera como están escritas ciertas y ciertas censuras antiministriles, como, de creer que el diccionarista seudo-racional (si es el apendicero) no merecía días ha estar escribiendo en la mar: o, si me es permitido hablar sin tropos ni figuras remando en galeras.
Pero esto, mas que ignorancia en la religion, arguye ignorancia en la lengua (íd est, castellana); pues el Diccionario de la Academia (española ) dice terminantemente en el artículo PROVIDENCIA: «por antonomasia se entiende por la de Dios, y así se dice: fulano quedó á 1a providencia: y la religion de clérigos regulares de San Cateyano se llama de la providencia.» Visto lo visto, ¿que caudal deberémos hacer de las palabras siguientes del diccionarista?
Sin que sea visto que yo quiera echarla de mas primoroso, voy á probar si doy una idea mas cabal del público, así burlaburlando segun el estilo de mi señor el diccionarista.
Pero modernamente ya, con esta negra filosofía, este estudio de la naturaleza, esta monserga de los derechos del hombre, y este juego de cubiletes de la division de poderes Así la llama el diccionarista en la nueva edicion.
A este respecto, y en buena ley de analogía, glorioso podrá significar abundante ó lleno de gloria: la gloria, como puede ser temporal, puede tambien ser eterna: género superior que (como la opinion pública en cierto periódico, segun el diccionarista) puede tal vez estar almacenado en Roma, de donde se repartirá como pan bendito a todos los pueblos de la cristiandad.
Quisiera tambíen poderle aplaudir; mas sin consultarlo antes con un lector de casos, no me atrevo: no me atrevo efectivamente à celebrar como virtud el fraude piadoso con que el diccionarista, sin duda llevado de un santo fin cual lo es sin duda el mejor servicio de Dios, suponiendo enemigos de Dios a los filósofos (porque lo son de él), trata de hacerlos odiosos delatándolos al pueblo por sectarios y discípulos de Napoleon, á quien titula de gefe de los filósofos.
Si el diccionarista se conociera que habia aburrido en leer retazos de poetas españoles, el tiempo que se le trasluce ha malogrado en leer párrafos sueltos de teologastros, heresiarcas, y filosofistas estrangeros; creeria que habia desatado en su prosa ramplona el concepto de estos cuatro versos de Solís, con el fin de sazonar el presente artículo que dice así: «Fanatismo.
De ésta (dice el lexicógrafo) no hablamos en este diccionario, como ni de nada que en cien leguas toque al Congreso.» -(¡Quemadas sean tus palabras, candongo!) -«Libertad, pues, de imprenta (añade) en el sentido que la toman los filósofos, es la facultad de criticar y censurar seria o burlescamente los ritos, prácticas, creencias, establecimientos y ministros de la religión, y la conducta de los reyes y de sus ministros que ya no existen.» Triste y limitada idea tiene el diccionarista de la libertad de la imprenta (aunque sea en el sentido que la toman los filósofos), si imagina que no es mas de esa facultad, y muy siniestra, si cree que esta libertad es una licencia.
donde me ha faltado el original, ó la memoria; y perdiendo al cabo una buena parte de los versos de que constaba esta preciosa obrita, resulta mi labor cual se la presento al señor diccionarista, mi venerado dueño.
Esta aura benigna era sin duda la que respiraba el inmortal Cervántes al proferir estas palabras de ambrosía: «la LIBERTAD es uno de los mas preciosos dones que á los hombres dieron los cielos: con ella no pueden ignalarse los tesoros que encierra la tierra, y el mar encubre: por la libertad, así como, por la honra, se puede y debe aventurar la vida.» Toda racional criatura, en tratandose de la libertad, habla con noble entusiasmo y de abundancia del corazon: solo el diccionarista manual y los de su gavilla hablan de ella ruin y amordazadamente.