devaneo

(redireccionado de devaneos)
También se encuentra en: Sinónimos.

devaneo

1. s. m. Acción de delirar o de decir disparates.
2. Pasatiempo o acción con la que una persona se distrae y pierde el tiempo déjate de devaneos y ponte a trabajar.
3. Relación amorosa superficial y pasajera entre tanto devaneo jamás encontró al hombre de sus sueños.

devaneo

 
m. Delirio, desatino, desconcierto.
Distracción, pasatiempo vano y reprensible.
Amorío pasajero.

devaneo

(deβa'neo)
sustantivo masculino
1. amorío superficial y pasajero Después de muchos devaneos parece que encontró al hombre de su vida.
2. distracción pasajera y superficial Déjense de devaneos y póngase a estudiar.
Sinónimos

devaneo

Traducciones

devaneo

SM
1. (= fruslería) → idle pursuit
2. (= amorío) → flirtation
3. (Med) → delirium
Ejemplos ?
Devallar. V. Devallir. Devallir. Abatir, combatir. Devanear. Andar en devaneos. Devez. Vez. Deyuso. Debajo. Día de la afruenta. Día del juicio.
Estoria. Historia, cuento. Estrellero. Astrólogo. Estricote (andar al). Andar en devaneos. Estruir. Destruir. Estudo. Estuvo. Ey.
En tales devaneos y campañas llegó a engranarse en íntimas relaciones y compañerismo con Damiancito Rada, mocosuelo muy pobre, muy devoto, y monaguillo mayor en procesiones y ceremonias, en quien vino a cifrar la buena señora un cariño tierno a la vez que extravagante, harto raro por cierto en gentes célibes y devotas.
«No me parece mal -decía ésta- que te diviertas con los muchachos jóvenes. Lo que no habré de tolerar será que estas diversiones sirvan de pretexto a devaneos con mujeres.
Mas ¡ay!, al mismo tiempo que en Fernando brotaba el deseo que daba a sus devaneos un carácter más humano, se le cayó la venda de los ojos, y vio que si antes había sido ridículo, menos acaso de lo que él creía, ahora comenzaba a ser un bellaco.
para muchos, para todos los horarios, campanarios y solarios. El amor es para todos los que quieran sujetarlo y sentir sus cubistas devaneos en más cuerpos que dos de sus esclavos.
ruto de juveniles devaneos dejó Gonzalo Pizarro una hija, bautizada con el nombre de Inés, y que al finar su padre en el cadalso contaba muy poco más de cinco años.
Cuatro años serían pasados de la ausencia de don Jorge, muerte de Federico y casamiento de Constanza, en cuyo tiempo la bellísima dama tenía por prendas de su querido esposo dos hermosos hijos, con los cuales, más alegre que primero, juzgaba perdidos los años que había gastado en otros devaneos...
No ve que es un fatuo fuego la pasión en que se abrasa, luz que pasa como relámpago, luego: y no ve que los deseos de su mente acalorada no son sino devaneos, no son más que sombra, nada.
Si el padre no apreciaba aquella hija, aquel tesoro, si prefería a las fruiciones santas los miserables devaneos, el abuelo, el tío, la madrina, los amigos, todos, competían con la madre en aquel afecto entrañable, que más que afecto semejaba idolatría.
Ninguno busca tejer estrofas ni destejerlas pariendo ideas. Todos se pierden en devaneos televisivos o en boletrónicos de caros culos.
Pero (añadió al cabo de un momento, sacudiendo la cabeza con ademán de burla) yo no te he convidado a pasar la noche oyendo mis locos devaneos.