Ejemplos ?
Sin embargo, la conexión entre las dos cartas puede ser utilizada por aquellos en ambos lados del debate paulino vs. deutero-paulino.
Para los luteranos, los libros apócrifos –los mismos que los católicos llamamos “deutero-canónicos”–, no fueron escritos por los profetas, por inspiración; ellos contienen errores y nunca fueron incluidos en el canon palestinense que Jesús usó, por lo tanto no son parte de la Sagrada Escritura.
Un esquema típico basado en este entendimiento del libro considera su estructura fundamental en términos de la identificación de los personajes históricos que podrían haber sido sus autores: 1–39 – Proto-Isaías, conteniendo las palabras del Isaías original; 40–55 – Deutero-Isaías, la obra de un autor anónimo del Exilio; 56–66 – Trito-Isaías, una antología de unos doce pasajes.
La PCB (Pontificia Comisión Bíblica) del Vaticano dictaminó mediante su decreto del 28 de junio de 1908 que la segunda parte del Libro de Isaías no parecía ser obra del deutero Isaías sino del primero, pero que a pesar de la opinión de la PCB no era posible descartar de plano la hipótesis de los tres Isaías.
Lucas, por ejemplo, habla de un funcionario etíope que estaba leyendo parte de lo que ahora constituye el capítulo 53 de Isaías, el cual, según los críticos modernos, se debe a la pluma del Deutero-Isaías.
Proto agonístes, protagonista, es el primero en hablar; deutero agonístes, es el segundo en hablar; tríto agonístes, sería el tercero en hablar, y así sucesivamente.
La más antigua comprensión del libro como tres secciones relativamente diferenciadas atribuibles a autores identificables conduce a una visión más atomizada de su contenido, como en este ejemplo: Proto-Isaías/Primer Isaías (capítulos 1–39):: 1–12: Oráculos contra Judá principalmente de los primeros años de Isaías;: 13–23: Oráculos contra las naciones extranjeras a partir de su edad madura;: 24–27: El «Apocalipsis de Isaías», añadido en una fecha muy posterior;: 28–33: Oráculos del ministerio tardío de Isaías;: 34–35: Una visión de Sion, tal vez una adición posterior;: 36–39: Historias de la vida de Isaías, algunas desde el Libro de los Reyes. Deutero-Isaías/Segundo Isaías (capítulos 40–54)...
Además esta versión de los setenta tenía algunas secciones griegas de Ester y Daniel que no están en los proto-canónicos. A estos libros se les llama "deutero-canónicos".
Bernhard Duhm originó el punto de vista, en consenso a través de la mayor parte del siglo XX, que el libro se compone de tres colecciones separadas de oráculos: Proto-Isaías (capítulos 1–39), conteniendo las palabras de Isaías; Deutero-Isaías (capítulos 40–55), el trabajo de un anónimo autor del siglo VI a.
La parte Deutero-isaiana del libro describe cómo Dios va a hacer de Jerusalén el centro de su gobierno en todo el mundo a través de un salvador real (un mesías) que destruirá a su opresor (Babilonia); este mesías es el rey persa Ciro el Grande, que no es más que el agente que trae el reinado de Yahweh.
A falta de nombres mejores, se conoce al primer autor como «proto Isaías», al segundo como «deutero Isaías» y se llama al tercero «trito Isaías».
Dos de ellas fueron añadidas al libro de Zacarías formando lo que ellos llaman el Deutero-Zacarías o Segundo Zacarías y la tercera profecía es el actual libro de Malaquías.