detrás


También se encuentra en: Sinónimos.

detrás

1. adv. En último término, en lugar posterior desfiló todo el ejército, y detrás, el cuerpo médico auxiliar; ¿has visto a quién llevamos detrás? después delante
2. Sin la presencia de los interesados, en ausencia siempre anda criticando por detrás.
3. detrás de loc. adv. Tras, en pos de siempre va detrás de las chicas.
4. por detrás loc. adv. A espaldas del que es objeto del comentario jamás le dijo en la cara lo que de él publicó por detrás.

detrás

 
adv. l. En la parte posterior.
Cuando la posterioridad se indica en relación con una persona o cosa, se usa detrás de: detrás de ti.
Precedido gralte. de la preposición por, en ausencia: todos hablan por d. de él o d. de él.

detrás

(de'tɾas)
adverbio
1. delante en la parte posterior El jardín está detrás de la casa.
2. en la posición posterior Detrás de mí había una mujer embarazada y la atendieron primero.
3. delante en la última posición El chico que estaba detrás, habló toda la clase.
se utiliza para expresar que alguien intenta conseguir un objetivo Hace años que está detrás del puesto de gerente.
en ausencia de alguien o a sus espaldas Me critica por detrás pero nunca me lo dice de frente.
Sinónimos

detrás

adverbio
1 atrás. delante.
Atrás localiza más vagamente que detrás: compárese están detrás con están atrás (hacia atrás), si bien la diferencia es a menudo poco perceptible. Atrás admite grados de comparación (más, menos, tan atrás), y detrás no los admite.
2 tras. delante.
El uso de tras, en este caso, se siente como literario: iban tras (de) él; están tras (de) la puerta.
Traducciones

detrás

behind, attheback, intherear, after

detrás

vzadu

detrás

tilbage

detrás

hinten

detrás

πίσω

detrás

takana

detrás

derrière

detrás

straga

detrás

後ろに

detrás

뒤에

detrás

erachter

detrás

bak

detrás

z tyłu

detrás

atrás

detrás

сзади

detrás

bakom

detrás

ข้างหลัง

detrás

arkasında

detrás

ở đằng sau

detrás

зад

detrás

背後

detrás

מאחורי

detrás

ADV
1. (= en la parte posterior) el jardín está detrásthe garden is at the back
tiene una cremallera detrásit has a zip at the back
en el coche me gusta sentarme detráswhen I'm in the car I like to sit in the back
los más altos que se pongan detráscan the tallest ones please stand at the back?
yo estaba delante y él detrásI was in front and he was behind
de detrás el asesino salió de detrásthe murderer came out from behind
los alumnos de detrás estaban fumandothe pupils at the back were smoking
por detrás la atacaron por detrásshe was attacked from behind
siempre critica a sus amigos por detráshe's always criticizing his friends behind their backs
la foto lleva una dedicatoria (por) detrásthe photo has a dedication on the back
2. (= a continuación) primero el apellido y detrás el nombrefirst the surname and then the forename
paso yo delante y tú vienes detrásI'll go first and you follow
entraron en el cuarto uno detrás de otrothey went into the room one after the other
3.
detrás debehind
detrás del edificiobehind the building
¿quién está detrás de este complot?who's behind this plot?, who's behind all this?
Susana anda detrás de AntonioSusana's after Antonio
por detrás debehind
dos puestos por detrás del Atléticotwo places behind Atlético
la carretera pasa por detrás del parquethe road goes behind the park
4. detrás mío/tuyo (esp LAm) → behind me/you
se colocó detrás nuestrohe stood behind us
Ejemplos ?
APOLODOROS.- Creo que estoy bastante bien preparado para narraros lo que me pedís, porque últimamente cuando desde mi casa de Faleron regresaba a la ciudad, me vio un conocido mío que iba detrás de mí y me llamó desde lejos y bromeando: ¡Hombre de Faleron, Apolodoros!
El hijo, saliendo de su escondite, logró alcanzarle con la mano izquierda, empuñó con la derecha la prodigiosa hoz, enorme y de afilados dientes, y apresuradamente segó los genitales de su padre y luego los arrojó a la ventura por detrás.
El martes siguiente, envuelto en los susurrantes pliegues de una larga esclavina, con una máscara de terciopelo con barba de satén sujeta detrás de las orejas, esperaba a mi amigo De Jacquels en mi piso de soltero de la calle Taitbout, calentando mis pies a la vez ateridos e irritados bajo el contacto desacostumbrado de la seda, en las brasas del hogar; fuera, las bocinas y los gritos exasperantes de una noche de carnaval llegaban confusos desde el bulevar.
Visto por mi amo la gran perdición y la mucha costa que traía, (y) el ardideza que el sotil de mi amo tuvo para hacer despender sus bulas, fue que este día dijo la misa mayor, y después de acabado el sermón y vuelto al altar, tomó una cruz que traía de poco más de un palmo, y en un brasero de lumbre que encima del altar había, el cual habían traído para calentarse las manos porque hacía gran frío, púsole detrás del misal sin que nadie mirase en ello, y allí sin decir nada puso la cruz encima la lumbre.
Tres eran sus cabezas: una de león de encendidos ojos, otra de cabra y la tercera de serpiente, de violento dragón. León por delante, dragón por detrás y cabra en medio, resoplaba una terrible y ardiente llama de fuego.
Más bonita la puée encontrar cualisquiera detrás de ca mata y debajo de ca piedra; pero en lo tocante a lo segundo, ¡lo que es en lo tocante a lo segundo, en eso sí que no ha nacío la que le lleve la palma!
Y en aquel momento de trágicas meditaciones, cuando ambos enamorados al mirar el horizonte de su vida veíanlo como velado por una ráfaga de sangre y de infortunios, una voz cascada resonó en sus oídos y un hombre, destacándose de detrás de los pencares, avanzó lentamente hacia la tapia.
Después de haber abrevado su sed, aquellos hombres no habían tenido fuerzas para retroceder ni mantener sus cabezas por encima del agua: se habían ahogado. Detrás de ellos, los claros del bosque permitieron ver al jefe, como al principio de su marcha, innumerables e informes siluetas.
—Nada: quería entrar. —¡Oh!... De nuevo, y esta vez detrás del cuarto de mamá, el fatídico aullido explotó. —¡Federico! ¡Está rabioso!
Llegaban por docenas y por centenares; se extendían a derecha e izquierda hasta donde podía escrutarse en la oscuridad creciente, y el bosque negro detrás de ellos parecía interminable.
Porque, mire usté, yo creo que ca uno nace pa una cosa, y yo he nacío pa ver toros, pa bregar con telas, y le advierto a usté que los que vivimos detrás de un mostrador somos tan toreros como el mismísimo Guerrita.
Había visto a los negros de su padre arrastrarse sobre las manos y las rodillas para divertirlo: en esta posición los había montado, «haciendo creer» que los tomaba por caballos. Y entonces, se aproximó por detrás a una de esas formas rampantes, y después, con un ágil movimiento, se le sentó a horcajadas.