destello


También se encuentra en: Sinónimos.

destello

(Del lat. stilla, gota.)
1. s. m. Luz o resplandor intenso de escasa duración, que se produce generalmente a intervalos.
2. Indicio o manifestación repentina de una cualidad me pareció un destello de verdad. vislumbre

destello

 
m. Chispazo, ráfaga de luz intensa y de breve duración.
Muestra muy pequeña de una cualidad que aparece inesperadamente o en algunos momentos.

destello

(des'teʎo)
sustantivo masculino
1. luz intensa y breve Los destellos de los relámpagos asustaron a los niños.
2. aparición intensa y fugaz de un cualidad o actitud destellos de ira
Sinónimos

destello

sustantivo masculino
relumbre, relumbro, relumbrón, centelleo, resplandor, fulgor, brillantez, brillo, ráfaga.
Destello, relumbre y relumbro son golpes de luz momentáneos. Relumbrón es el rayo intenso y momentáneo de luz. Centelleo, resplandor, fulgor, brillantez y brillo designan una luz muy intensa, que puede o no ser momentánea. Ráfaga designa un haz de rayos que resulta intermitente, como el de la luz de un faro que gira: una ráfaga de luz.
Traducciones

destello

وَمِيض

destello

záblesk

destello

glimt

destello

Aufblitzen

destello

välähdys

destello

éclair

destello

bljesak

destello

閃光

destello

섬광

destello

flits

destello

lynglimt

destello

błysk

destello

clarão, flash

destello

blixt

destello

แสงวาบ

destello

flaş

destello

ánh chớp

destello

闪光

destello

SM
1. (= brillo) [de diamante, ojos] → sparkle; [de metal] → glint; [de estrella] → twinkling
2. (Téc) → signal light
3. (= pizca) → glimmer, hint
tiene a veces destellos de inteligenciahe sometimes shows a glimmer of intelligence
no tiene un destello de verdadthere's not an atom of truth in it
Ejemplos ?
Vino a interrumpir sus reflexiones un destello de luz que penetró por todas las rendijas de la puerta y era indicio de que Iván había encendido ya una vela en el recibimiento.
Lo que más encantaba a las señoras era aquella parejura de genio; aquella sonrisa, mueca celeste, que ni aun en el sueño despintaba a Damiancito; aquella cosa allá, indefinible, de ángel raquítico y enfermizo, que hasta a esos dientes podridos y disparejos daba un destello de algo ebúrneo, nacarino; aquel filtrarse la luz del alma por los ojos, por los poros de ese muchacho tan feo al par que tan hermoso.
Sus bandós, suavemente ahuecados hacia las orejas, brillaban con un destello azul; en su moño temblaba una rosa sobre un tallo móvil, con gotas de agua artificiales en la punta de sus hojas.
Vuelve a aparecer la gran disyuntiva en la lucha democratizadora en Mexico: la prolongación de una agonía por la apuesta a un tránsito «sin dolor» o el tiro de gracia cuyo destello ilumine el camino de la democracia.
Los suspiros a la luz de la luna, los largos abrazos, las lágrimas que corren sobre las manos que se abandonan, todas las fiebres de la carne y las languideces de la ternura no se separaban del balcón de los grandes castillos que están llenos de distracciones, de un saloncito con cortinillas de seda con una alfombra muy gorda, con maceteros bien llenos de flores, una cama montada sobre un estrado ni del destello de las piedras preciosas y de los galones de la librea.
Tan pronto deja caer levemente sus párpados para comunicar un dulce destello a su mirada, como la transforma en viva, penetrante, arrebatadora, y a momentos seduce la danza a sus ojos.
Pero como todo lo verdadero proviene necesariamente de Dios, la Iglesia reconoce como destello de la mente divina toda verdad alcanzada por la investigación del entendimiento humano.
A fines del siglo pasado volvió a brillar un destello de esperanza, una apariencia de resurrección, que se hubiera acaso llevado a cabo si los disturbios políticos no se hubieran apresurado a sofocar el germen sembrado durante el feliz reinado de Carlos III.
Delante, encima y debajo de él, se desplegaba la iglesia, llena de sombra. Sólo allá arriba, por una vidriera de la cúpula, entraba en la amplísima nave un blanco destello del astro de la noche...
Sólo en el alma humana hizo el Señor que vibre, destello de su lumbre soberana, la inteligencia libre, la libre voluntad; y el que fabrica el yugo o lo soporta, ese, el misterio sagrado infringe, y temerario abdica del orbe todo el concedido imperio.
Ya no soplaba el viento y sólo algún débil destello de un rayo indicaba hacia oriente la dirección que había seguido la tormenta.
Sintió que algo se le ahogaba en la garganta. Entonces su canto tuvo un último destello. La blanca luna le oyó y olvidándose de la aurora se detuvo en el cielo.