despreciativo

(redireccionado de despreciativa)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con despreciativa: despectivo, desprecio

despreciativo, a

adj. Que indica desprecio estaba de mal humor y nos habló en un tono despreciativo.
Sinónimos

despreciativo

, despreciativa
adjetivo
despectivo, menospreciativo, altivo*, desdeñoso.
Despectivo y menospreciativo se utilizan cuando hablamos del gesto, sentido de las palabras o modo de decirlas; si se trata de calificar el carácter de una persona, diremos que es despreciativa o desdeñosa, no despectiva ni menospreciativa.
Traducciones

despreciativo

scornful

despreciativo

ADJ [observación, tono] → scornful, contemptuous; [comentario] → derogatory
Ejemplos ?
La sevillana las midió con la mirada de abajo para arriba y luego de arriba para abajo; y con la flema despreciativa y desgaire insultador de una manóla del barrio de Triana, con- testó: —¡Valiente par de p...s!
Lívido y tartamudo de la ira, Félix se le encaró: —Puede que los españoles triunfen; pero lo que no tolero es que usted me insulte sin necesidad. Don José lo midió de arriba a abajo con una mirada despreciativa y soltó una risotada.
Allí estaba el protector de la nueva situación, el del epigrama, que iba a gozar de su triunfo subrepticio. Arqueta reparó que le miraba y le saludaba aquel prócer con sonrisa burlona, tal vez despreciativa.
El irresistible atractivo que de ella nace, y que en otro tiempo esparcían las mujeres alrededor de sí, como la llama su brillo y las flores su perfume, se lo debían a los hombres, que aborrecían cuanto era afectado y supuesto, amanerado y estudiado, anatematizándolo bien y varonilmente con la despreciativa voz de monada.
Cuando oímos a un extranjero que tiene la fortuna de pertenecer a un país donde las ventajas de la ilustración se han hecho conocer con mucha anterioridad que en el nuestro, por causas que no es de nuestra inspección examinar, nada extrañamos en su boca, si no es la falta de consideración y aun de gratitud que reclama la hospitalidad de todo hombre honrado que la recibe; pero cuando oímos la expresión despreciativa que hoy merece nuestra sátira en bocas de españoles, y de españoles, sobre todo, que no conocen más país que este mismo suyo, que tan injustamente dilaceran, apenas reconoce nuestra indignación límites en que contenerse.
-exclamó Alonso-. Figúrate una mujer pálida, bellísima, de risa despreciativa, atrevido peinado y talle delicioso... Añade, para colmo de tortura, unos impertinentes quevedos sobre su nariz delicada; una cara que se levanta con osadía para mirar por los lentes; una mano fina que cae a lo largo del cuerpo; una mirada que nunca se fija, que todo lo desdeña...
Fue en persona a hacer proposiciones a Dominga -ella era la propietaria, ya lo habrá usted adivinado- y encontró una obstinación estúpida y maligna, un «no» de argamasa, una indiferencia despreciativa hacia el oro de que ya ofrecía el indiano cubrir literalmente el malhadado pedazo de tierra.
Eran unos grandes ojos azules, penetrantes, demasiado penetrantes, cuyas miradas se posaron en mí como las de un médico en el cuerpo de un leproso, corroído por las úlceras, y buscaron las mías como para penetrar, con despreciativa y helada insistencia hasta el fondo de mi ser, para leer en lo más íntimo de mi alma.
Creo que estamos en presencia, querido colega, dijo el afeminado personaje, volviéndose a su compañero, un individuo rechoncho y carirredondo, de barbilla castaña y pelada cabeza, que me miraba con expresión entre irónica y despreciativa, de fenómenos neurasténicos atribuibles al estado de profunda debilidad en que se encuentra el paciente.
Imagino que esta despreciativa crítica surge cuando la censura -nunca totalmente adormecida- se ve sorprendida por un sueño que ha logrado forzar el paso.
-volvió a interrumpir don Jorge, paseando una mirada despreciativa por las cuatro paredes de la habitación, no muy desmanteladas a la verdad.
La mirada con que acompañó sus palabras fue tan despreciativa y había tal expresión de desafío en sus verdes y luminosas pupilas, que el muchacho quedó un instante como atontado sin hallar qué responder; pero de improviso ebrio de despecho y de deseos dio un salto hacia la moza, la cogió por la cintura y levantándola en el aire, la tumbó sobre la hojarasca.