desperdicios


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

desperdicios

refuse, rubbish, offal, swill, litter

desperdicios

débris, détritus

desperdicios

زِبَالَةٌ

desperdicios

odpadky

desperdicios

skrald

desperdicios

Abfall

desperdicios

σκουπίδια

desperdicios

roskat

desperdicios

smeće

desperdicios

ごみ

desperdicios

쓰레기

desperdicios

rommel

desperdicios

avfall

desperdicios

odpadki

desperdicios

lixo

desperdicios

мусор

desperdicios

skräp

desperdicios

ขยะ

desperdicios

çöp

desperdicios

rác rưởi

desperdicios

垃圾
Ejemplos ?
Se habla también de que es está rehabilitando la planta incineradora de desechos en San Juan de Aragón, más bien se habla de algunos incineradores y la planta de San Juan de Aragón para recoger los desperdicios industrializables, que están volviendo a ser usados.
y hasta del estómago; porque para comprar un sombrero hay que no comer cosa nutritiva, que vivir de patatas guisadas y desperdicios de carne...
607 A.- Será sancionado con prisión de cinco a siete días, y multa de cinco a diez salarios mínimos vitales generales, todo aquel que: a) Contamine el aire mediante emanaciones superiores a los límites permitidos de los escapes de los vehículos; b) Acumule basura en la vía pública, en terrenos o en los frentes de las casas o edificios; c) Haga ruido por falta de silenciador de su vehículo o a través de equipos de amplificación a alto volumen que alteren la tranquilidad ciudadana; o, d) Arroje desperdicios o aguas contaminantes, destruya la vegetación de los parques o espacios verdes, en los casos en que tales actos no constituyan delito.
El Ejecutivo a mi cargo dispuso la creación de la Comisión Coordinadora y del Control del Gasto Público, a la que dio instrucciones para programar el financiamiento y la distribución de las erogaciones que realiza el Gobierno. También para que supervisara su ejercicio, buscando los mayores rendimientos y los menores desperdicios.
Si tuviera un buen sueldo y me trataran bien, sería yo el que de buena gana ofrecería algo en lugar de aceptarlo. Pero vivo de los desperdicios y duermo en la carbonera...
Sin auxilio, sin recomendación alguna el jóven Ribera vivía en Roma sosteniendo apenas su mendiguez con los desperdicios que le daban los demás dibuxantes de la Academia.
Todo le parecía poco y don Santos se vengaba en sus nietos del hambre del animal. Los obligaba a levantarse más temprano, a invadir los terrenos ajenos en busca de más desperdicios.
Buena, excelente es la organización de los trabajadores si se sostiene en condiciones progresivas; pero pierde su bondad y su excelencia si, por atavismo y a semejanza de los Estados, se hace estacionaria o si, aconsejada por políticos o economistas burgueses ahorra dinero para negociar, o para pagarse jefes y representantes parlamentarios, o para obtener el aprovechamiento de algunos desperdicios del privilegio y llega hasta ser preferible la desorganización si los trabajadores asociados, después de pagar su cuota, creen haber cumplido sus deberes, se entregan al abandono, dejan a compañeros diligentes la marcha administrativa del sindicato y por añadidura expulsan y desprecian al que no puede cotizar.
El sudoroso y resoplante Pointer, a sus pies tendido, tampoco lo olvidaba, a juzgar por el gusto con que trituraba los huesos o se engullía los desperdicios del jamón que el almorzador abandonaba a su apetito.
A este ramo interesantísimo toca el proveer de instrumentos proporcionados al labor de los terrenos, según sus cualidades, para simplificar las operaciones; evitando aún los gastos que parecen a primera vista indispensables: por él se ahorran los jornales que suspenden el costo de los frutos; enseñan a no sembrar más semilla de la conveniente, y esto por métodos fáciles; proporciona la comodidad de la siega, y el aprovechamiento de aquellos mismos desperdicios que nuestra ignorancia juzga tales, y no son sino una parte de la riqueza del labrador; en una palabra, la economía rural es la principal ventaja de la agricultura, y es lo que nosotros no conocemos en nuestros campos; sembramos por costumbre, y recogemos el fruto por necesidad.
Pero como San Francisco era de aspecto despreciable y pequeño de estatura, por lo que daba la impresión, a quien no le conocía, de ser un pordiosero vil, no recogió sino algunos mendrugos y desperdicios de pan seco.
La intensa circulación de muchos miles de vehículos, los enormes residuos generados por la población, la colecta, el hacinamiento diario de basura, los desperdicios industriales y las frecuentes tolvaneras, han producido visible deterioro a nuestro medio.