despejado


También se encuentra en: Sinónimos.

despejado, a

1. adj. Que está libre de estorbos y obstáculos.
2. Se aplica al cielo que no tiene nubes.
3. Que tiene el ingenio vivo y despierto es un joven despejado e inteligente. apagado
4. Que está despierto y sin sueño he dormido bien y me siento despejado. somnoliento

despejado, -da

 
adj. Que tiene desembarazo y soltura en su trato.
Díc. del entendimiento claro y de la persona que lo tiene.
Espacioso, ancho.
Sin nubes.

despejado, -da

(despe'xaðo, -ða)
abreviación
1. que es espacioso y sin obstáculos camino despejado
2. cubierto [el cielo] que no tiene nubes Aunque era invierno, la mañana estaba despejada.
3. que razona con claridad Aunque es pequeño, tiene una mente despejada.
Sinónimos

despejado

, despejada
adjetivo
2 desahogado, espacioso, ancho, amplio, descampado*.
Despejado y desahogado se aplican a los espacios, generalmente habitaciones, libres de obstáculos o de estorbos. Espacioso, ancho y amplio ponen el acento en la extensión o amplitud del espacio. Descampado se refiere a terrenos, dentro o en las afueras de una ciudad, que aparecen sin edificar.
3 sereno, claro.
Hablando del tiempo.
Traducciones

despejado

clear, fair, open

despejado

hei, klar

despejado

spassionato, vuoto

despejado

سالِك

despejado

uklizený

despejado

frit

despejado

frei

despejado

tyhjä

despejado

libre

despejado

prazan

despejado

障害のない

despejado

확실한

despejado

vrij

despejado

pusty

despejado

livre

despejado

fri

despejado

โล่ง

despejado

açık

despejado

trống

despejado

畅通的

despejado

ADJ
1. (= sin obstáculos) [camino, mente] → clear; [campo] → open; [habitación, plaza] → spacious
2. [cielo, día] → clear
3. (= despierto) → awake, wide awake (Med) → free of fever
4. [persona] ser despejadoto be bright, be smart

despejado-a

a. clear, cloudless; [persona] smart, vivacious.
Ejemplos ?
Es el caso que lo tiene otro. Julianita hizo una muy buena boda: casó con un joven muy despejado y rico. Por supuesto, que tuvo habilidad para ocultarle que había tenido un hijo de aquel otro querido que la obsequió cuatro años (hijo que tiene ocultamente en un colegio).
Era el gatazo de gentil persona y no menos galán que enamorado, bigote blanco y rostro despejado, ojos alegres, niñas mesuradas de color de esmeraldas diamantadas, y a caballo en la mona, parecía el paladín Orlando, que venía A visitar a Angélica la bella.
Hacía un tiempo magnífico, los árboles, completamente cubiertos de ramaje, formaban una bóveda sombría, la tierra estaba cubierta de césped y de flores; los pájaros cantaban alegremente; el cielo, que apenas se divisaba entre las verdes hojas, tenía un hermoso azul, estaba completamente despejado, y a lo lejos se veía un ancho río con algunas lanchas de pescadores.
Dieron las cuatro; y ella se levantó para regresar a Yonville obedeciendo como una autómata al impulso de la costumbre. Hacía bueno; era uno de esos días del mes de marzo claros y crudos, en que luce el sol en un cielo completamente despejado.
Una ligera bruma, casi imperceptible en la luz encapuchaba la cresta sin pico de la montaña; a primera vista, parecía una de esas nubes que, incluso cuando está totalmente despejado, difuminan el aspecto de los picos elevados.
A este período de excitación surgió otro más despejado, aunque algo apático y con grandes perturbaciones del reposo, fase en la que comencé a someterla a tratamiento y a analizar sus sueños.
Subimos a él sin tardanza, enterrándonos en ceniza caliente hasta las rodillas y tropezando con grandes peñascos de lavas, y al llegar a su cumbre se presentó a nuestros anhelantes ojos la más grande, la más magnífica escena del mundo. El fresco viento de la mañana había barrido el cielo de nubes y despejado completamente la atmósfera.
El viejo y la vieja le miraron pasmados, sin saber lo que les pasaba: él, con su zueco a medio desbastar en la mano; ella, con una sarta de cebollas que acababa de enristrar; y como su ilustrísima, sofocado de emoción, no pudiese articular palabra, tuvo el arcipreste -sacerdote de explicaderas, orador sagrado de renombre, de genio franco y despejado- que tomar la ampolleta y dirigirse a los dos aldeanos atónitos y algo recelosos además -no se sabe nunca qué intenciones traen los señores.
Si cumplimos el programa de ajuste con disciplina y constancia, en unos meses habremos despejado por completo la amenaza de un colapso financiero y productivo.
Imposible preverlo, porque el agresivo Hitler ha lesionado tantos intereses y herido tantos espíritus que las reacciones defensivas y aun las ofensivas pudieran estallar en los Cárpatos invadidos por los húngaros; en Rumania, cuyo petróleo necesita Alemania para hacer una guerra de resistencia; en Polonia, encerrada entre las implacables tenazas teutonas, con las cuales el terrible cirujano que las maneja intentaría recuperar Pozen y Danzig; en Eslovaquia, engañada y sometida prácticamente a Berlín; en la brava Servia, también en peligro; en Gibutí o Túnez, expuestas a un golpe de mano fascista, o en España, donde la incógnita de Franco, en sus relaciones con Italia y Alemania, no se ha despejado...
Hoy hay que decir lo mismo, el despeje, la solución pues, como la matemáticas, éste es un lenguaje muy matemático, ustedes lo ven, el despeje de la misteriosa incógnita, una fórmula muy complicada es la del hombre en libertad, cuán complicada, nunca se despejó, han pasado 202 años y aún no se ha despejado todavía, se trató de despejar, se ha tratado de despejar, pero la fórmula se complica de nuevo.
Entonces Doña Zorra comenzó muy ufana la descripción de su nene: -Mi hijito es blanco, blanco, blanco, como la nieve de los volcanes; su hociquito es resplandeciente como el ámbar y sus ojitos, tal cual el cielo despejado de invierno, son azules, azules, que digo azules, ¡azulísimos!