deslumbramiento


También se encuentra en: Sinónimos.

deslumbramiento

1. s. m. Acción y resultado de deslumbrar.
2. Pérdida momentánea de visión producida por una luz excesiva y directa a los ojos sufrí un deslumbramiento al mirar fijamente el sol.
3. Fascinación que una persona produce sobre otra. admiración

deslumbramiento

 
m. Turbación que se experimenta cuando hiere la vista una luz muy viva.
Sinónimos

deslumbramiento

sustantivo masculino
ofuscamiento, encandilamiento, ofuscación, fascinación*, seducción.
Deslumbramiento, encandilamiento, fascinación y seducción se producen por efecto de una pasión.
Traducciones

deslumbramiento

glare, bewilderment, dazzle

deslumbramiento

abbagliamento, abbaglio

deslumbramiento

Glare

deslumbramiento

GLARE

deslumbramiento

وهج

deslumbramiento

眩光

deslumbramiento

眩光

deslumbramiento

oslnění

deslumbramiento

blænding

deslumbramiento

SM
1. (= brillo) → glare, dazzle
2. (= confusión) → confusion

deslumbramiento

m. glare.
1. blurring of the vision with possible permanent damage to the retina;
2. intense light.
Ejemplos ?
Y el que resuelva sin investigar, o desee la unión sin conocer, o la recomiende por mera frase y deslumbramiento, o la defienda por la poquedad del alma aldeana, hará mal a América.
Esta criatura desempeña un papel importante en el turismo al noroeste de los Estados Unidos; por ejemplo, existe una festividad llamada el “deslumbramiento anual de sasquatch” (Sasquatch Daze) en Harrison Hot Springs, British Columbia.
Estoy todavía ahora, señor Presidente, bajo la impresión de deslumbramiento que extraje por saldo de este viaje intelectual, en cuyo recorrido por cierto, no eludí encontrarme con Pruvenona ni con Lord Cochrane, los dos memorialistas que después de haber servido a San Martín fuéronse a servir por la innoble causa de su descrédito.
A pesar de la oscuridad total, veo la colina y la iglesia, pero no puede ser verdad. Debe ser una impresión de la retina, por el deslumbramiento de los relámpagos.
Ni con el deber de hombre cumple, de conocer la verdad y esparcirla; ni con el deber de buen americano, que sólo ve seguras la gloria y la paz del continente en el desarrollo franco y libre de sus distintas entidades naturales; ni con su deber de hijo de nuestra América, para que por ignorancia, o deslumbramiento, o impaciencia, no caigan los pueblos de casta española, al consejo de la toga remilgada y el interés asustadizo, en la servidumbre inmoral y enervante de una civilización dañada y ajena.
El viento, muy frío, cristalizaba aún más la claridad de la mañana de oro, y los caballos, que sentían de frente el sol, casi horizontal todavía, entrecerraban los ojos al dichoso deslumbramiento.
Imaginaba ver en la empresa al duro padre, de voluntad cerrada como un muro: al hermano, jovencito, pero ya temerario; al primo y novio, no muy querido en verdad, pero que sin duda le destinaban bien para esposo. Un deslumbramiento de esperanza acabó por embargar su espíritu.
A cada vuelta se veían cada vez mejor todas las luces de la ciudad que formaban un amplio vapor luminoso por encima de bas casas amontonadas. Emma se ponía de rodillas sobre los cojines y se le perdía la mirada en aquel deslumbramiento.
Yo, en aquel instante, supe que tenía que hacerlo matar a Barsut, y él, frente a mí, amontonando palabras inútiles no se imaginaba que yo, con la boca hinchada, la nariz dolorida, retenía una alegría estupenda, un deslumbramiento semejante al que se experimenta cuando lo que se ha descubierto es fatal como una ley matemática.
En ninguna parte conviene más que en las naciones sudamericanas enaltecer el brillo de artes y ciencias sobre el deslumbramiento de victorias militares.
Caminé toda la noche pensando en lo que podría hacer, de pronto me acordé de la gimnasia sueca, de la salvación física por medio del ejercicio, y créame, he pasado unos minutos de deslumbramiento maravilloso, de una alegría como la que debieron experimentar los místicos cuando comprendían que habían encontrado la entrada del Paraíso.
Sus ojos se fijaron en dos cartas abiertas, una de las cuales empezaba con estas palabras: «Mi querida Anita...» que le causaron un deslumbramiento.