Ejemplos ?
La pelea llevó a Kilowog a descubrir los tratos deshonestos de los soviéticos y el intento de asesinato de sus compañeros LVs John Stewart y Katma Tui, lo que desilusionó enormemente a Kilowog.
Coleridge se desilusionó completamente al conocer la Revolución francesa, que consideró muy radical; puso entonces su atención en la filosofía alemana, especialmente el idealismo trascendental de Immanuel Kant.
I "La solicitud boliviana para la alianza con el Perú y el tratado Lindsay-Corral" De hecho, en una carta del ministro de relaciones exteriores del Perú, Riva-Aguero, a su representante en Bolivia, La Torre, le instruye: Mientras Perú y Argentina buscaban la forma de llegar a un acuerdo, ocurrieron dos hechos que modificaron completamente la situación. Bolivia se desilusionó del pacto, persiguió sus propios objetivos y decidió sustituir el tratado de 1866.
De regreso a su pueblo se enteró que había quedado como finalista del concurso de belleza, al que sin completa aprobación de su papá, quien se desilusionó completamente de ella al no quedar en "Valores Juveniles", asistió para salir de él con la corona.
Luego del triunfo de la Revolución del 5 de octubre de 1910, que proclamó la República a partir del derrocamiento del rey Manuel II de Portugal, se desilusionó profundamente, y abrazó el ideario realista del integralismo, del que fue uno de sus más destacadores defensores.
Los Titanes concedieron poderes a sus más ardientes seguidores, varios de ellos gobernantes crueles y desalmados que aterrorizan a la población. En esta parte de la serie, Garriot delegó la mayor parte del trabajo a otros, y el resultado desilusionó a muchos fanáticos.
A finales de los 80, Putnam se desilusionó cada vez más con lo que él percibía como «cientifismo» y rechazo de la historia que caracteriza la filosofía analítica moderna.
Regresó a Madrid, pero fue recibido con mal disimulada hostilidad, ya que en aquellos días el Gobierno miraba de reojo a los que tenían antecedentes revolucionarios o ideas avanzadas, lo cual le desilusionó bastante.
Federico III era sin embargo un hombre egocéntrico, cerrado, corto de miras y avaricioso, lo que desilusionó a Eneas tanto como la vida cortesana, llena de miserias y desengaños.
En sus años jóvenes Kingsley Amis fue estalinista de palabra y miembro del Partido Comunista. Se desilusionó del Comunismo, finalmente rompió su relación con él cuando la Unión Soviética invadió Hungría en 1956.
Dunsterville, que tuvo que enfrentarse a los revolucionarios por su decisión de tomar el control de los barcos rusos en Anzali e izar en ellos la bandera zarista, eliminando la roja revolucionaria —incidente que se solucionó izando la bandera boca abajo, convirtiéndola en la bandera serbia—, describió su situación como la de: Dunsterville arribó a Bakú el 17 de agosto, recibido con alborozo, especialmente por los armenios, aterrados por el asedio otomano. Lo exiguo de sus fuerzas, empero, desilusionó a bastantes defensores, que habían esperado enormes refuerzos.
Tanto la participación de Mier, como de Arizpe en Cádiz fue destacada, el primero por su elocuente oratoria, y el segundo por su capacidad de negociación; no obstante Cádiz no arrojó los beneficios esperados para las colonias novohispanas, lo que desilusionó a ambos.