deshabitado

(redireccionado de deshabitada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con deshabitada: inhabitada

deshabitado, a

adj. Que no está habitado de momento la casa está deshabitada.

deshabitado, -da

 
adj. Que ya no está habitado.

deshabitado, -da

(desaβi'taðo, -ða)
abreviación
que no está habitado En verano, mi barrio parece deshabitado.
Sinónimos

deshabitado

, deshabitada
adjetivo
inhabitado*, abandonado, despoblado, desierto, yermo, solitario, desértico, vacío.
Inhabitado, abandonado y deshabitado pueden referirse a un lugar o país, o bien a una casa que tuvo habitantes y ya no los tiene. En el primer caso, la serie sinonímica ofrece los siguientes grados: despoblado, desierto, yermo. Desértico tiene un valor intensivo.
Traducciones

deshabitado

abitativo, disabitato

deshabitado

onbewoond

deshabitado

غير مأهولة

deshabitado

无人居住

deshabitado

無人居住

deshabitado

מיושב

deshabitado

ADJ [edificio] → empty, vacant; [zona, ciudad] → uninhabited
Ejemplos ?
Otras islas que hacen parte del archipiélago son: Cominotto (Kemmunett, deshabitada), Filfla, Roca Fungus (en maltés Il-Ġebla tal-Ġeneral), Isla Manoel (la cual está unida por un puente a la ciudad de Gżira), y las Islas de San Pablo; ninguna cuenta con habitantes permanentes.
El nombre de Berlín parece provenir de las palabras berle o berlin, que en el idioma polabo que hablaban los vendos significaba tierra no cultivable o tierra deshabitada, respectivamente.
La posesión de fueros, Catedral con obispado y su Ciudadela, hicieron de Jaca la primera y más importante capital del Reino de Aragón. Sin embargo, entre el monasterio de San Pedro y el castro inicial, la aldea estaba deshabitada.
En 1594 soldados que iban en una flota de 14 navios comandada por Sir Francis Drake lo saquearon, causándo graves daños aunque no llegaron a incendiarlo. En 1719 el convento fue abandonado con lo que la isla quedó deshabitada.
Actualmente está deshabitada y posee conejos y una importante colonia de palomas salvajes que, alimentándose en el continente, anidan en la isla.
Se compone de diez islas grandes y cinco menores. Las islas de Barlovento incluyen Santo Antão, São Vicente, Santa Luzia (deshabitada), São Nicolau, Sal y Boavista.
La conquista cristiana, en 1244, llevó un serio retroceso en el desarrollo de la ciudad, prácticamente deshabitada al sacarse de ella la población musulmana.
Durante la década de 980, los vikingos asentados en Islandia fueron los primeros visitantes europeos de Groenlandia, explorando la deshabitada costa sudoccidental de la isla.
El delta es citado en el título original de la novela Robinson Crusoe (Daniel Defoe, 1719), tal como aparece en la portada de su primera edición es: «La vida e increíbles aventuras de Robinson Crusoe, de York, marinero, quien vivió veintiocho años completamente solo en una isla deshabitada en las Costas de América, cerca de la Desembocadura del Gran Río Orinoco; Habiendo sido arrastrado a la orilla tras un Naufragio, en el cual todos los Hombres murieron menos él.
Durante la colonia la isla quedó prácticamente deshabitada, pues se conjugaron varios factores que limitaron la permanencia y crecimiento del grupo indígena: el azote causado por las enfermedades traídas por los españoles, la explotación a que fueron sometidos, el derrumbe de su sistema económico, su organización social e incluso el colapso de su religión y costumbres.
La intención era sustituir a los aeródromos de Alcalá, Carabanchel y Getafe, y para ello se seleccionó una pradera baldía en el noreste de la capital en el entonces municipio de Barajas (que posteriormente fue absorbido por Madrid) de 493 fanegas (unas 320 ha), con buenas comunicaciones con la capital a través de la carretera de Francia (la actual A-2) y en una zona deshabitada y libre de obstáculos.
Desde 1534 cuando Pedro de Alvarado partió hacia Perú, las provincias de San Salvador y San Miguel (esta última sería deshabitada en 1534 debido a que muchos de sus pobladores partieron en el viaje de Pedro de Alvarado hacia la actual Perú, siendo posteriormente refundada por el capitán Cristóbal de la Cueva en 1535) serían gobernadas por sus alcaldes ordinarios.