desgraciada


Búsquedas relacionadas con desgraciada: anoche, emocionado
Traducciones

desgraciada

disgraziata
Ejemplos ?
que yo no encontraba otro advitrio para cortar los males que por tanto tiempo han afligido a nuestra desgraciada Tierra que el establecimiento de un Gobierno fuerte o más claro, Absoluto, que enseñase a nuestros compatriotas a obedecer.
Si la cargase la consideración sobre sus infortunios vería que en las civiles discordias que eclipsaron del todo su libertad en la desgraciada batalla de Villalar a 23 de abril de 1520, no tuvieron más parte los de la de compadecerles y lastimarse de su desgracia.
- ¡Cómo de que no! Si te miré hacerle ojitos a aquel jovencillo enclenque. ¡Desgraciada! Ni porque vienes conmigo. - Se te figuró.
Separaos, verdaderos y fieles patriotas, y dejad so- los á los contumaces en su desgraciada obstinación.» Este curioso documento nos revela el temple de alma del franciscano.
(Poniendo en alto los ojos.) Dios misericordioso, apiádate de tus ovejas; pasa tu mano divina por el corazón de los tristes, para que en ellos renazca la esperanza. Ilumíname para que pueda dar consuelo a esta desgraciada.
Onceavo (suprimido): Últimamente la experiencia de tantos males y calamidades en que se hallan envueltos todos los pueblos, en especial desde la desgraciada acción del 20 de julio en el Desaguadero, suministrará a los señores diputados considerable número de reflexiones para no aventurar la suerte del estado a la ligereza con que pensarán algunos fanáticos propensos a mover facciones que nos conducen precipitadamente a la ruina y hacen desgraciada presa de cualesquiera potencia, por nuestras continuas discordias y debilidades.
-Y en seguimiento del gendarme y del preso, se dirigieron hasta la delegación de policía. - ¡Crees que no te vi! ¡Coqueta! ¡Desgraciada! ¡Vieja puta! Pero me las vas a pagar.
¡Fíjese pa'ónde camina! ¡Lástima de ropa! ¡Rota desgraciada! (Cordero de Dios, Ruega por todos los pecados del mundo) Coja cincuenta de este billete.
ISMENE A mí, ninguna noticia, Antígona, de mis seres queridos, ni placentera ni dolorosa me ha llegado desde que las dos fuimos privadas de ambos hermanos, que murieron en un solo día por mano recíproca: y después que se ha marchado el ejército de los Argivos en la noche de ahora, nada sé más, ni para ser más feliz ni para ser más desgraciada.
No hay nada que no deba examinarse. ¡Desgraciada la patria donde no se permite analizar el patriotismo! Y he aquí cómo se enlazan la verdad en la vida y la vida en la verdad, y es que aquellos que no se atreven a buscar la vida de las que dicen profesar como verdades, jamás viven con verdad en la vida.
Se le ha profetizado que quien se enamore de ella la hará desgraciada; por eso no se deja que nadie se le acerque, si no es en presencia del Rey y de la Reina.
De todos modos, se sentía incómoda y, como no parecía haber posibilidad alguna de volver a salir nunca de aquella habitación, no es de extrañar que se sintiera también muy desgraciada.