desertor

(redireccionado de desertores)
También se encuentra en: Sinónimos.

desertor, a

(Del fr. deserteur < lat. desertor, -oris < deserere.)
1. adj./ s. MILITAR Soldado o militar que deserta.
2. s. coloquial Persona que abandona la opinión o postura a la que servía. tránsfuga

desertor

 
m. Que deserta (desampara y abandona).

desertor, -ra

(deseɾ'toɾ, -ɾa)
abreviación
militar que abandona el ejército sin permiso soldado desertor
Sinónimos

desertor

, desertora
adjetivo y sustantivo
Traducciones

desertor

desertor

desertor

SM/F (Mil) → deserter (Pol) → defector
Ejemplos ?
Atendiendo las altas partes contratantes á la peculiar circunstancia de ser limítrofes por una larga y desierta frontera donde tienen guarniciones militares, convienen en que los desertores del ejército ó de la marina, que pasaren del Perú al Brasil o del Brasil al Perú sean mútuamente entregados a los respectivos comandantes o a las autoridades de la frontera que lo reclamaren.
17º: Con el objeto de evitar todo desorden en el ejército y marina de uno y otro país, se ha convenido aquí y se conviene en que los tránsfugas de un territorio a otro, siendo soldados o marineros desertores, aunque estos últimos sean de buques mercantes, serán devueltos inmediatamente por cualquier tribunal o autoridad, bajo cuya jurisdicción esté el desertor o desertores; bien entendido que a la entrega debe preceder la reclamación de su Jefe o del Comandante, o del Capitán del buque respectivo, dando las señales del individuo o individuos, y el nombre, cuerpo o buques de que haya desertado, pudiendo entre tanto ser depositados en las prisiones públicas hasta que se verifique dicha entrega.
Retrasarse en la marcha, quedar a espaldas de los que sucumben, sin apresuramos a vengarlos, permanecer mudos, tomar aliento en vez de empuñar la espada y asaltar la brecha arrollando al enemigo; es ser desertores de la gloriosa vanguardia.
Para estos fines, como para desterrar los vagabundos, aprehender malhechores y desertores, se le dará al señor alcalde provincial, ocho hombres y un sargento, y a cada tenencia de provincia, cuatro soldados y un cabo.
Serán igualmente remitidos a este Cuartel General los desertores con armas o sin ellas que sin licencia de sus jefes se encuentren en alguna de estas jurisdicciones.
Protección á las personas y propiedades.— IV. Pasaportes.— V. Uso de armas.— VI. Caza y pesca.— VII. Desertores y prófugos.— VIII. Juegos prohibidos.— IX. Contrabando.— X.
Mas a los desertores así restituidos se les aplicará siempre la pena inmediata más, suave, señalada en las respectivas ordenanzas al delito de deserción.
Ambas Altas Partes contratantes se comprometen á no emplear en el servicio militar de mar ó tierra á los desertores del ejército de la otra, y convienen en la extradiccion de los soldados y marineros de guerra desertores, cuando fueren reclamados por los cónsules ó vice-cónsules respectivos.
No era posible, decimos – y con ello damos fin a esta larga exposición – porque nuestro pueblo en 1825 iba a recobrar una categoría que ya anteriormente había tenido y si no fija expresamente su intención de volver a la comunidad americana de la cual se había alejado por la conquista extranjera señalando para ese regreso la vía lógica impuesta por la geografía que otrora siguió; si no se presenta alta la frente a decir a los hermanos que estaba lista para lo que llamó Artigas “la continuación”, también cierto es que nos habría correspondido a los orientales, por lo menos, el cargo irredimible de desertores de esta inmensa y gloriosa agrupación de pueblos creada hace cuatro siglos por el genio realizador y generoso de España.
Sin duda alguna, la misma Escritura testifica que fueron hombres; pues habiendo dicho que, viendo los ángeles de Dios las hijas de los hombres que eran hermosas, tomaron pasa sí esposas entre todas las que escogieron; luego prosigue: «Y dijo el Señor: No permanecerá mi espíritu en estos hombres para siempre, porque son carnales.» Con el espíritu de Dios llegaron a ser ángeles de Dios e hijos de Dios; pero declinando a las cosas bajas de la tierra, los llama hombres con nombre de la naturaleza, y no de la gracia. Llamó también a los espíritus desertores, que desamparando a Dios fueron desamparados y carne o carnales.
Los señores comandantes facultarán igualmente a todos sus subalternos para perseguir desertores, ociosos y los que por sus excesos se juzguen incorregibles; todos serán presentados con seguridad al señor comandante, quien con la misma deberá remitirlos al Superior Gobierno con la anotación de sus delitos para según estos, darles allí el destino que mejor convenga.
Ésta se trata de un tipo de insumisión que cuestiona globalmente el poder del Estado y su legitimidad y no sólo el de su brazo armado. De todas formas la CNT prestará su apoyo a todos los insumisos y desertores, como viene haciendo.