desequilibrio

desequilibrio

1. s. m. Falta de equilibrio.
2. MEDICINA, SIQUIATRÍA Alteración del funcionamiento orgánico o del comportamiento mental.
3. ECONOMÍA Exceso de oferta o de demanda que tiende a destruir el equilibrio económico.

desequilibrio

 
m. Falta de equilibrio.

desequilibrio

(deseki'liβɾio)
sustantivo masculino
1. falta de armonía o estabilidad desequilibrios sociales
2. cordura falta de lógica en los actos y pensamientos El desequilibrio mental es tratado por psiquiatras.
Traducciones

desequilibrio

unbalance

desequilibrio

Ungleichgewicht

desequilibrio

déséquilibre

desequilibrio

дисбаланс

desequilibrio

desequilíbrio

desequilibrio

дисбаланс

desequilibrio

不平衡

desequilibrio

不平衡

desequilibrio

nerovnováha

desequilibrio

ubalance

desequilibrio

不均衡

desequilibrio

불균형

desequilibrio

obalans

desequilibrio

SM
1. [de mente] → unbalance
2. (entre cantidades) → imbalance

desequilibrio

m. imbalance;
___ degenerativodegenerative ___;
___ hidroelectrolíticohydroelectrolytic ___;
___ hormonalhormonal ___.

desequilibrio

m imbalance
Ejemplos ?
La excesiva imaginación y el desequilibrio nervioso de Blake agravados por su descubrimiento de un culto satánico ya desaparecido, son sin duda las causas del delirio que turbó sus últimos momentos.
La promoción del desarrollo agrícola e industrial del país con nuestros recursos, manteniendo al mismo tiempo el poder adquisitivo y la estabilidad de nuestro peso, restablecerá la confianza en este último al eliminarse cualquier riesgo posible de desequilibrio, desajuste o inflación.
Esta disparidad en los precios interiores respecto de los exteriores tendía a provocar, y lo produjo, un desequilibrio en nuestra balanza, pues el valor total de las exportaciones disminuía y en cambio había motivos para que aumentaran en forma inusitada las importaciones, siendo la consecuencia inevitable que esta disparidad repercutiese en la Reserva Monetaria, la cual ganó cuando los precios internacionales fueron altos o inferiores los nuestros, pero empezó a perder al producirse el fenómeno contrario, en virtud de que hubo que liquidar con oro los saldos desfavorables de nuestra balanza.
Esta estrategia no pudo sostenerse, lamentablemente, en virtud del tamaño del desequilibrio acumulado y de acontecimientos políticos que precipitaron la salida de capitales, el margen de acción para desactivar lenta y progresivamente el problema, se agotó.
Cuando algún individuo, víctima de fenómenos patológicos, atente contra la armonía que ha de regir entre los hombres, la terapéutica pedagógica cuidará de curar su desequilibrio y estimular en él el sentido ético de responsabilidad social que una herencia insana le negó naturalmente.
Hoy no es el grotesco temor al desequilibrio, como lo era al escribir los ridículos análisis de Londres, lo que me hace invocarte para pedirte que me salves.
Esa masa enorme y peligrosa ha salido del rancho del inquilino, ha principiado a salir hace cuarenta o cincuenta años, precisamente en la misma fecha en que los efectos del cambio de clima se principiaron a sentir, en que el desequilibrio entre la alimentación y las condiciones atmosféricas se principió a acentuar, en que también las comunicaciones se principiaron a hacer fáciles, rompiendo las vías públicas el aislamiento en que vivían las haciendas.
Esa exorbitante carga del impuesto era una nueva barrera que impedía salir de la indigencia al hombre de las clases inferiores, haciendo artificialmente más penoso un desequilibrio económico, que era monstruoso por sí solo.
- Los continuados déficits de la Balanza de Pagos americana (USA) originados por la guerra de Vietnam inundaron Europa de dólares produciendo un gran desequilibrio en los pagos internacionales.
Como consecuencia macroeconómica de esta situación, destaca el desequilibrio exterior (aumento de las importaciones para atender el consumo), incremento de las inversiones especulativas que rinden rápidos beneficios en detrimento de las productivas debido a los altos tipos de interés, aumento de la inflación, y peligro de estancamiento económico.
Con ello se pretendía dar mayor permanencia a los flujos de capital del exterior, lamentablemente en virtud del monto del desequilibrio acumulado y en razón de los acontecimientos políticos que precipitaron la salida de capitales, la estrategia de desactivación paulatina del problema, no pudo sostenerse.
Ante el desequilibrio de nuestra balanza y la imprescindible necesidad de fortalecer nuestra moneda en relación con el cambio exterior, el Gobierno tuvo que optar por alguna de las cuatro medidas siguientes: a) Provocar la baja de los precios interiores.