desengañado


También se encuentra en: Sinónimos.

desengañado, a

adj./ s. Que ha sufrido un desengaño por lo que ha perdido la esperanza o la ilusión después de ese escándalo, es un hombre desengañado de la política. decepcionado, desencantado, desilusionado

desengañado, -da

 
adj. Desilusionado, que ha perdido la fe en las personas.
Sinónimos

desengañado

, desengañada
adjetivo
Traducciones

desengañado

ADJ
1. (= decepcionado) → disillusioned
2. (Andes, Cono Sur) (= feo) → terribly ugly
Ejemplos ?
III ¿Cómo puede recibir el país, indiferente o desengañado, los repetidos anuncios de la aparición de tantos periódicos como engendra el fermento que descompone a los partidos?
DON JUAN No es de ese incendio las reliquias las que hoy encienden en mi pecho; porque de sus tiranías 8 estoy tan desengañado que ni acordarme querría de su nombre.
Y como Casio y otros, recelosos desta plática, empuñasen las espadas, conjeturando Bruto de las acciones de Popilio que le pedía por sí alguna cosa con vehemencia, y que no los delataba, desengañado, los aseguró a todos de la sospecha que los aceleraba.
Y así, no pienses, ingrata, que vengo a darte las quejas de mis pasados agravios, 86 porque ya de tus ofensas estoy tan desengañado que las prisiones violentas, que me echaron tus traiciones, no sólo al alma molestan, mas, rotos los eslabones, al desengaño no deja ni aun la más leve memoria del ruido de las cadenas.
Cuantos indios se cogían en el campo volvían a su libertad agasajados, instruidos y vestidos; mas aunque daban señales de agradecimiento, tardó poco la experiencia en demostrar que no hacían otro uso de la generosidad de los españoles que el de volver a sus ardides para incomodarlos o el de formar nuevas coaliciones para combatirlos; hasta que, desengañado Losada de que su moderación no hacía más que darle un siniestro concepto de sus fuerzas, se resolvió a valerse de ellas para hacerse respetar.
8ª Que estando ya a la hora de ésta, desengañado todo el mundo acerca de los verdaderos motivos de la guerra, y no teniendo lugar el ardid de enlazar esta causa con la de religión, como se pretendió al principio, se abstenga el estado eclesiástico de prostituir su ministerio con declaraciones, sugestiones, y de otros cualesquiera modos, conteniéndose dentro de los límites de su inspección.
La Niña Chole permaneció retirada en su camarote, y acaso por esto las horas me parecieron, como nunca, llenas de tedio. Desengañado de aquella sonrisa que yo había visto y amado en otros labios, fui a sentarme en la popa.
- Creo que aquella mujer que está de cuerpo presente en el fondo del cuadro era el alma y la vida de este fraile que agoniza contra el suelo; creo que, cuando ella murió, él se creyó también muerto, y murió efectivamente para el mundo; creo, en fin, que esta obra, más que el último instante de su héroe o de su autor (que indudablemente son una misma persona), representa la profesión de un joven desengañado de alegrías terrenales....
Lo quedo igualm e en la asertada Provid a que el S o r Comand e de Marina ha tomado de mandar al Rio Geneyro al Cap n de Fragata D n Juan de Bargas, lo q e me sirve de mucha satisfac o n p r considerarlo utilísimo al servicio de su M d, y p r q e a su regreso podrá realizar otro Gefe sus planes de ostilidad contra aquel Pueblo infiel a su Soberano cuio rebolucionario Gov no no dudo vasile en sus provid a, y de tal público falsas noticias p a sobstenerse en su ilegítimo mando, q e mui poco debe conserbar; pues desengañado el mismo pueblo, y agobiado de los impuestos, con q e lo han de oprimir p r su absoluta falta de numerario será desde luego su mas cruel enemigo.
No quisieron asentir a tal proposición, y, desengañado el rey y obligado de su amor, resolvió quedarse dentro de y sufrir un horroroso sitio con que para muchos meses la tuvieron cercada los franceses.
y al cabo, viejo, desengañado, hasta con remordimientos por haber creído y predicado tanto aquella religión de la salud a la fuerza y a costa de oro, confesaba con rabia de condenado la impotencia de la riqueza, la inutilidad de las invenciones humanas para impedir las enfermedades necesarias y la muerte.
Ya no puedo, noble tío, a un intento tan injusto dejar de oponer el mío; que es castigar en mi gusto el ajeno desvarío. Si él de mí se enamoró, y yo lo he desengañado, ¿qué ley me obliga al pecado, que no sólo no hice yo, mas antes lo he repugnado?