desencanto


También se encuentra en: Sinónimos.

desencanto

s. m. Pérdida de la fascinación o la atracción que una persona o cosa producía hace tiempo que perdió la ilusión y ahora vive sumido en el desencanto. decepción, desencanto, desengaño

desencanto

(desen'kanto)
sustantivo masculino
pérdida de la ilusión o admiración que producía una persona o cosa El nuevo profesor le produjo desencanto.
Sinónimos

desencanto

sustantivo masculino
Traducciones

desencanto

disappointment

desencanto

disincanto

desencanto

Ernüchterung

desencanto

ontgoocheling

desencanto

觉醒

desencanto

覺醒

desencanto

besvikelse
Ejemplos ?
Pero bueno, en la reunión, “el desencanto que enfrenta la actividad agropecuaria”, me hizo acordar, ¿se acuerdan de aquella película de Luis Bruñuel, “El discreto encanto de la burguesía”, yo decía: “¿Cuál es el desencanto de la actividad agropecuaria?
Acusación delicada Pero llevando el argumento más allá: aun si una diferencia hubiera ocurrido, aun si nuestros intereses políticos hubieran diferido –lo que hay que insistir no ocurrió–, no hay acusación más delicada que pudiera presentarse –no puede haber una convocatoria más abyecta para un clima de cinismo y desencanto– que sugerir una conexión entre eso y el reprobable crimen que fue cometido.
En mí no hay temor ni desencanto hay firmeza y optimismo; respeto y aprendo de nuestra historia, tengo sagradas nuestra soberanía e independencia; amo a mi tierra y a mi gente.
Y la gente que perpleja miraba aquella escena rió sorprendida. La anciana quedó vacilante, vacilada. Sintió un algo entre disgusto y desencanto. Se recargó sobre un muro cercano.
Este atropello tan burdo y cobarde ejercido en una mujer, a la que por pura deferencia se le admiten dos colchas en la prisión, viene a dar de lleno en el espíritu apocado de muchas ilusos, que, cantando la vieja y temblorosa salmodia del orden y la paz y el respeto a la legalidad, esperan que la tiranía les hiciera gracia de todo maltrato y premiara su pasivismo con la libertad cuya conquista temen emprender digna y virilmente. El desencanto brutal hace oir su voz agria a los pobres bebés que todo lo veían de color de leche.
Nos fueron útiles, sobre todo, aquellas abiertas, responsables y legales; pero a fuerza de reiterarse, a veces se vuelven estériles; devienen en moda o búsqueda de prestigio hueco; otras desembocan en desencanto, apocamiento y pérdida de brío y seguridad.
He trazado en mis lienzos los nimbos de los santos y las alas de los querubines. ¡Ah!, pero siempre el terrible desencanto. ¡El porvenir!
Con este desencanto sobre su alma, y envuelto en el burdo ropaje de sus mayores, con el que, si no iba elegante, andaba sumamente cómodo, echóse a ver lo que le faltaba; empresa que resumiremos, en la imposibilidad de seguir al mayorazgo paso a paso y en cada una de sus impresiones.
¿No sería un desencanto inmenso que aquella señora, favorecida por la suerte con honra tan señalada, apareciese indiferente a ella y se creyese viuda de un hombre como los demás?
El poeta moderno, el cantor de las miserias presentes, de los vicios de nuestra sociedad, de las pasiones de nuestraas almas nutridas en un medio de corrupción y de incredulidad incomparables: el trovador de las dudas, de las decepciones, del desencanto actual, no busca el sillón académico, ni el "visto bueno" de las Universidades; sufre, se plañe y lanza sus cantos a los cuatro vientos sin otro afán que el de ser comprendido por los que, como él, se encuentran enfermos de idénticos males.
Un amor desgraciado, una esperanza muerta, un desencanto de la vida, un olvido eterno del mundo: he aquí el poema misterioso que se deducía de los dos ascéticos dramas que encerraba aquel lienzo.
Cogió, a su paso, un jarro de los estantes. Llevaba una etiqueta que decía: MERMELADA DE NARANJA, pero vio, con desencanto, que estaba vacío.