Ejemplos ?
25 Jóvenes Héspero, ¿cuál en el cielo luce más alegre fuego, que los prometidos matrimonios afirmas con tu llama, los que pactaron los maridos, pactaron antes los padres, y no se uncieron antes de que él se elevó, tu ardor? ¿Qué es dado por los divinos, que esta feliz hora, más deseado?
Y veía alejarse con una mirada de odio y rencor a quienes lo habían socorrido, como si experimentara una intensa amargura, una larga envidia por saber que ellos sí eran felices, que ellos sí podían tener todo lo que se vendía y que eran capaces de combatir abiertamente en esa lid perruna por comprar lo deseado, seguros y confiados de sí mismos...o por lo menos así parecían.
Él ha sido siempre un hombre tan impecable. Me ha dado lo que cualquier mujer ha deseado: Amor, hijos, joyas, viajes, dinero... Nada de lo que yo le he pedido, me ha negado.
Y como no ha de tributarse la mas profunda y rendida sumisión al Consejo de Regencia; deseado por todos los buenos españoles, como menos expuesto a la lenta complicidad de las resoluciones establecido con el mas generoso desprendimiento, por los dignos vocales interpretes en la Central de la voluntad de todas las Provincias : y en que se ve hoy la América representada, por uno de sus ilustres hijos, con igual proporción, y los mas vivos deseos de cimentar su esplendor y prosperidad?
Quise hacer un recorrido por todo el continente haciendo campañas en favor de la Revolución Cubana, y tuve que limitarme a ir a Venezuela solamente porque se me reclamó de inmediato que no saliera del país; hubiera deseado estar en la Sierra Maestra varias semanas y no he podido porque se me reclama que esté aquí en La Habana.
Vendría él sobre una navío armado para raptarme el día establecido; y así llegó aquel día deseado que en mi jardín prendida fui al descuido.
Y he deseado todo esto...
La jovencita accedió. Tomó el dinero con prontitud, como si hubiera deseado que nadie lo notara. Mas sus precauciones resultaron vanas.
El murmullo que producían las diversas conversaciones se agrandaban en estruendoso impulso, como si hubiera deseado desgarrar los techos y escapar hasta los cielos en súplica dolorida, en sollozante desconsuelo, en lastimero ruego...
En tal virtud se ha expedido el decreto que corresponde y se han mandado ejecutar sus conclusiones, dando cuenta en este manifiesto al pueblo de mi país, de las razones que se han tenido para proceder así y demandar de la nación entera el apoyo moral y material necesarios para afrontar las consecuencias de una determinación que no hubiéramos deseado ni buscado por nuestro propio criterio.
En ese preciso instante, vieron en su cocina a una dama muy hermosa, que les dijo: -Soy un hada; prometo concederles las tres primeras cosas que deseen; pero tengan cuidado: después de haber deseado tres cosas, no les concederé nada más.
"Diole Campania calenturas que debiera haber deseado; mas vencieron los ruegos de las ciudades y los votos públicos." Ruegos que con piedad necia le solicitaron salud invidiosa de su honra.