desdicha

(redireccionado de desdichas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con desdichas: desdichado, congoja, notorio

desdicha

1. s. f. Acontecimiento que produce un intenso dolor físico o moral. desgracia, desventura, infortunio
2. poner a alguien o ponerse hecho una desdicha coloquial Ensuciarle o ensuciarse mucho la ropa.

desdicha

 
f. Desgracia (infortunio).
Pobreza suma, miseria, necesidad.

desdicha

(des'ðitʃa)
sustantivo femenino
1. sentimiento de infelicidad Vive sumida en la desdicha.
2. acontecimiento desgraciado Tuvo la desdicha de perder a su esposo.
Sinónimos
Traducciones

desdicha

misery, distress

desdicha

malheur

desdicha

אומללות

desdicha

불행

desdicha

SF
1. (= infelicidad) → unhappiness
2. (= contratiempo) → misfortune
tuve la desdicha de ser amigo suyoI had the misfortune to be a friend of his, I was unlucky enough to be a friend of his
para mi desdicha, mi suegra vive con nosotrosunfortunately for me, my mother-in-law lives with us
3. (= persona, cosa inútil) → dead loss
Ejemplos ?
DOÑA ANA No estoy para darte cuenta ahora de mis desdichas; antes me darás licencia para que yo allá conmigo me acompañe con mis quejas.
¡Qué necia fui en no decille claramente mi pasión! Ciertas mis desdichas son si no vuelvo a divertille de la prenda que le abrasa.
Los hombres crecen, crecen físicamente, de una manera visible crecen, cuando aprenden algo, cuando entran a poseer algo, y cuando han hecho algún bien. Sólo los necios hablan de desdichas, o los egoístas.
Los pianos de manubrio lanzaban sus chillonas notas, semejantes al parloteo de pájaros mecánicos. Valses y polcas formaban el acompañamiento de aquella voz triste que dentro del carruaje relataba sus desdichas.
Que era locura fiarse en que por ser en utilidad de todos el librar la patria del tirano, lo seguirían todos con aplauso; pues habían visto que infinitos, de los mejores y más valientes de la patria, le habían asistido a hacerle tirano por el hierro y por el fuego; y que todos éstos tenían hoy su medra en su conservación, y que sería difícil delante del cuerpo de César despedazado persuadir, tan pocos a tantos, que era celo y no invidia la que los movía, y era fácil recelar peor tiranía de los matadores; porque es condición del pueblo aborrecer al que vive, y echar menos en muriendo: siendo así que las alabanzas y los elogios magníficos solamente los merecen las desdichas y la sepoltura.
260 con que ostentan mis desdichas lo poderoso y lo vario, escucha, por si consigo que divirtiendo tu agrado lo que fue trabajo propio sirva de ajeno descanso, o porque en el desahogo hallen mis tristes cuidados a la pena de sentirlos el alivio de contarlos.
Que es don Gonzalo hombre pérfido que la envidia disimula de quien es mejor que él, y cuya alma no renuncia a una venganza que siempre a medios mezquinos junta; díscolo en fin, aunque acaso su educación le disculpa. Entre aquestos dos espíritus maléficos que le turban, Margarita el hondo cáliz de las desdichas apura.
280 entre plebeyas desdichas haber respetos honrados. Decirte que nací hermosa presumo que es excusado, pues lo atestiguan tus ojos y lo prueban mis trabajos.
Llorando pasó harto tiempo males y desdichas propias, mas el cansancio rindióle: y poco a poco en las losas dejó tomar a sus miembros posición menos incómoda, hasta que en brazos del sueño perdió sentido y memoria.
Porque los generosos ánimos, como el tuyo, no suelen rendirse a las comunes desdichas tanto que den muestras de extraordinarios sentimientos; y háceme creer esto el saber yo que no eres tan pobre que te falte para dar cuanto pidieren por tu rescate, ni estás en las torres del mar Negro, como cautivo de consideración, que tarde o nunca alcanza la deseada libertad.
Pero, como las más de las desdichas que vienen no se piensan, contra todo su pensamiento, les sucedió una que les turbó la holgura y les dio que llorar muchos años.
BERGANZA.—Quiero creerte; «y digo que, no contenta mi fortuna de haberme quitado de mis estudios y de la vida que en ellos pasaba, tan regocijada y compuesta, y haberme puesto atraillado tras de una puerta, y de haber trocado la liberalidad de los estudiantes en la mezquinidad de la negra, ordenó de sobresaltarme en lo que ya por quietud y descanso tenía.» Mira, Cipión, ten por cierto y averiguado, como yo lo tengo, que al desdichado las desdichas le buscan y le hallan, aunque se esconda en los últimos rincones de la tierra.