desde lejos

Traducciones

desde lejos

from a distance

desde lejos

da lontano
Ejemplos ?
¡Yo no me burlo de usted ni el caso lo merece! ¡Yo he estado a punto de llorar, y he bendecido a usted desde lejos, cada vez que le he oído cantar aquellas coplas!
A puñaos tenía los pretendientes, pero desde lejos, porque como yo tengo el genio que Dios me dio, y allí en Málaga me conocen a mí más que el monumento de Torrijos, pos lo que pasa, no se atrevía ninguno a enganchar en el fleco de su mantón ni uno de los botones de la americana, y una vez que uno se premitió arrimarse una miajita más de lo que el bando dice, lo cojí con dambas manos por dambos hijares, y na lo que pasó, que cuando lo sorté llevaba el litri cuasi asomándosele por la boca los riñones.
El rey quería que ese día fuera recordado como uno de los momentos más gloriosos de su deporte favorito. Sin embargo, aquel que observaba desde lejos, planificaba otro suceso.
Solas las entradas son pedregosas y ásperas, y que parece están sin senda, al modo que sucede a los que de lejos miran las montañas, que se les representan ya quebradas y ya unidas, porque la distancia larga engaña fácilmente la vista; pero en llegando más cerca, todo aquello que el engaño de los ojos había juzgado por unido, se va poco a poco mostrando dividido; y lo que desde lejos parecía despeñadero, se descubre en llegando ser un apacible collado.
En términos generales, alguien puede formular de palabra y por escrito lo que suele hacerse y lo que conviene; un consejo así puede darse, no solo a los ausentes, incluso a los que han de venir; pero un consejo concreto sobre la procedencia y la manera de hacer alguna cosa, nadie te lo puede dar desde lejos, pues es necesario deliberar sobre la realidad.
Entreabierta tenía su ventana la enamorada niña, con la esperanza vana de sentirle mejor cuando volviera, y oyendo sus pisadas desde lejos, y alcanzándole a ver con los reflejos de un vecino farol, presto le abriera; y al conservado fuego se enjugara, y los húmedos miembros arrecidos al calor agradable restaurara.
Rápidamente Farjalla Bill Alí fue informado del perjuicio que había sufrido. Farjalla acudió al embarcadero. Desde lejos era visible la cabeza del mono, colocada sobre una pila de fardos de algodón.
Por último, la misma guerra, no sólo resultará poco a poco una empresa artificiosa, de inseguro desenlace para ambos contrincantes, sino también muy de sopesar por los dolores que luego siente el Estado con su deuda pública en incremento constante –una nueva invención- y con una amortización que se pierde de vista; añádase a esto la influencia que toda conmoción de un Estado, gracias a la tupida red que sobre ésta parte del mundo en que vivimos extienden las industrias, ejerce sobre los demás, y de una manera tan sensible, que éstos, sin ninguna referencia legal en qué apoyarse, se ofrecen como árbitros, preparándose así desde lejos para un futuro gran cuerpo político del que el mundo no ofrece ejemplo.
Así, la fraternidad era como un anhelo místico de una hermandad que encerraba en el fondo, el deseo de ser cada quien el dirigente y con mucha demagogia, promover el triunfo de la concordia y el perdón amoroso a los señores feudales. Los ojos misericordiosos de los ricos burgueses se conmovían mirando a los vencidos y a los miserables, pero desde lejos.
Jamas convenía el f erdidoso en que su gallo hubiera sido ven- cido en buena ley, ó en que era chusco y cobardón. Los corredores de gallos (dice otro escritor) tienen signos convencionales para entenderse desde lejos.
En ese momento asomó por la puerta el barbero Iván Yákovlevich, pero con tanto temor como un gato al que acaban de atizar por robar tocino. – Lo primero que debes decirme es si traes las manos limpias –le interpeló ya desde lejos Kovaliov.
Había también unas mujeres mirando desde lejos, entre ellas, María Magdalena, María la madre de Santiago el menor y de Joset, y Salomé, 41.