desdeñosamente


Búsquedas relacionadas con desdeñosamente: traductor
Traducciones

desdeñosamente

ADV (= con desprecio) → scornfully, disdainfully
Ejemplos ?
Nuestro avance no se estaciona a contemplar las toscas paredes que oprimen a nuestros hermanos; el espíritu indomable de ellos ha quebrantado los cerrojos y cruzado los cuerpos de guardia; ha dicho desdeñosamente a los centinelas: ¡PASO!
-Ya sabes -repitió el Camarones con voz iracunda-, o me dices lo que te pregunto o salgo ahora mismito de estampía y no vuelves a ver mío ni er pelito de la ropa. Rosario miró desdeñosamente a José, y...
Y al ver que Joseíto se encogía de hombros desdeñosamente, continuó: -Y el dicir esto no es por esa chirigota que te dijieron y que, gracias a Dios, no se ha formalizao, sino por lo negro que estarás ya de no poer alevantarte pa querer a tu morena.
Tenía un gran sello negro, con el monograma de D, muy visible, y el sobre escrito y dirigido al mismo ministro revelaba una letra menuda y femenina. Había sido arrojada sin cuidado alguno, y hasta desdeñosamente, parecía, en una de las divisiones superiores del tarjetero.
Le ofrecieron para su empresa las mejores armas de la ciudad; pero el vagabundo sonrió desdeñosamente, limitándose a pedir algunos días para prepararse.
El doctor, acostumbrado a las rivalidades del Clavija, -Bueno -dijo, encogiéndose desdeñosamente de hombros-, si ustedes ven que la cosa es grave, me lo dicen e iré a verle; pero si ustedes creen que con lavarle la herida con sublimado al uno por mil, por ejemplo, y poniéndole, bien tintura de yodo o bien yodoformo con algodones, también fenicados, puede curarle el Clavija, en ese caso no habrá necesidad de que yo vaya ni de dar parte al Juzgado.
Pero estos orgullosos y frívolos declamadores van por todas partes armados de sus funestas paradojas, socavando los cimientos de la fe, debilitando la virtud y sonriendo desdeñosamente al escuchar las antiguas palabras de patria y religión; consagran su talento y su filosofía a destruir y a envilecer todo lo que hay de más sagrado en los hombres.
No debía ignorar Norberto a quién se refería el recado, porque no preguntó, y se limitó a encogerse de hombros, silabeando desdeñosamente: -Bueno; dila que estoy muy ocupao ahora, ¿entiendes?
-exclamó el Ventolina, uno de los enamorados de Rosarito, que había escuchado el diálogo del de Osuna con la Jureles. -Eso mu pronto sa de ver -dijo el forastero, encogiéndose de hombros desdeñosamente.
-¡Bah! ¡Comer! -articuló desdeñosamente Cárdenas-. Va a oír, que esto fue otra cosita... Y no se maraville, y ya sabe que el amor no depende del sujeto que lo inspira; y no me salga con que si era una hembra así y asá, porque esos son retruécanos, vaciedades...
-Pos vamos a ver si me dices cuántos son los guasones que viéen tos los días a rondarte en tu aguaero. -Y qué sé yo -repúsole Dolores, encogiéndose desdeñosamente de hombros-.
Era morena y pálida; sus cabellos ondulados y rizados, negros como la noche, se recogían ligeramente hacia las sienes a la moda griega, y en su cara de un tono mate brillaban unos ojos oscuros y dulces, cargados de una indefinible expresión de tristeza voluptuosa y de tedio apasionado; su boca, desdeñosamente arqueada en las comisuras, protestaba por medio del fuego vivo de su púrpura encendida contra la blancura tranquila de la máscara; su cuello presentaba esas bellas líneas puras que ya no se encuentran sino en las estatuas.