descuidarse

descuidarse

(deskwi'ðaɾse)
verbo pronominal
dejar de poner atención en algo Se descuidó y le robaron el reloj.
Traducciones

descuidarse

to drop one's guard
Ejemplos ?
La prevención y corrección de la hipoxia hipóxica es sin duda de gran importancia y básico para la supervivencia del piloto, pero de ninguna manera debe descuidarse la presencia y acción de otros factores capaces de causar otro tipo de hipoxia, tales como el alcohol, la fatiga, el tabaco, la automedicación, el miedo, el estrés y la ansiedad o alteraciones emocionales.
La principal crítica del psicoanalista Freud va referida al hecho de que un individuo deba descuidarse a si mismo en el momento en que se une a un grupo colectivo, ya que todos deben de ser iguales y poseer lo mismo.
Los masones deben conducirse como conviene a un hombre prudente y moral, y no ocuparse de los asuntos de la logia con la familia, con los vecinos, con los amigos; y no perder de vista, en ningún caso, que el honor propio y el de la cofradía están unidos; por razones que no podemos exponer aquí, no deben descuidarse los propios intereses, permaneciendo ausente de su casa después de las horas de la logia; evítense igualmente la embriaguez y las malas costumbres, para que no se vean abandonadas las propias familias, ni privadas de aquello que tienen derecho a esperar de los masones, y para que éstos no se vean imposibilitados para el trabajo.
Una vez fuera Boon utiliza una cabina telefónica, y anota un número en el empañado vidrio de la cabina; Sin embargo, al descuidarse por un instante, Nathan borra el número no sin antes memorizarlo, a fin de extorsionarlo para que lo lleve consigo.
Descánsese pronto para no descuidarse confiado y en todos casos disponga del sincero afecto con que logro repetirme su amigo y atento servidor.
La descripción de los programas de sostenibilidad y de los programas de negocios como compatibles entre sí describe un escenario en el que 'todos ganan'. Por lo tanto, la existencia de escenarios con ventajas e inconvenientes puede descuidarse.
La teoría cuántica antigua tuvo algunas limitaciones: La teoría cuántica antigua no proporciona medios para calcular las intensidades de las líneas espectrales. No es capaz de explicar el efecto Zeeman anómalo (es decir, donde el espín del electrón no puede descuidarse).
Tampoco despreciar o dejar completamente de lado los aspectos inconscientes, ya que ellos constituyen el 90% del comportamiento de cada persona, la memoria profunda, el control y buen funcionamiento de las funciones orgánicas, la intuición, los automatismos … Calidad de vida — Este aspecto involucra el bienestar físico, mental, psicológico, y emocional, además de los necesarios y convenientes relacionamientos sociales con la familia, con amigos, y con compañeros de estudio y de trabajo. Tampoco debe descuidarse la salud, la educación, el poder de compra (liquidez), y otras cuestiones de la vida en sociedad.
Dice el Corán:”Hasta que la muerte llegue a alguno de vosotros, entonces nuestros mensajeros angelicales recogen su alma sin descuidarse en nada” (Sura:61) y también: “Diles: el ángel de la muerte, que os custodia, se incautará de vosotros.” Y “Los ángeles encargados de la muerte saludan respetuosamente a los temerosos” (Sura 16:32).
Extraordinariamente buen mozo desde niño, Marlon no asumió bien el efecto que su atractivo masculino causaba en la gente, y algunos testimonios no confirmados apuntan a que optó desde edad temprana por castigarse físicamente y descuidarse como respuesta a su apariencia; aunque también la explotó para conseguir papeles, del mismo modo mantuvo muchas amantes ocasionales y fue el padre de al menos 11 hijos.
Como secuela inevitable de esta situación, el Perú quedó desarmado, al descuidarse el equipamiento del Ejército y la Marina, situación que aprovecharía Chile para llevar adelante su política expansionista, lo que desataría una sangrienta guerra entre ambas naciones (la Guerra del Pacífico).
También cultivó el entremés, con piezas como El boticario tahúr, El capitán Gorreta, Las dueñas del Retiro, Los locos, Los porfiados, La castañera, Descuidarse en el rascar (sobre el conocido asunto del pleito del mochuelo y que no parece suyo), La hidalga, El maulero, Las perdices, Los registros, La tía y Sainete de las manos negras.