descreído


También se encuentra en: Sinónimos.

descreído, a

adj./ s. Que ha perdido la fe. incrédulo

descreído, -da

 
adj.-s. Incrédulo, falto de fe; sin creencia, porque ha dejado de tenerla.
Sinónimos

descreído

, descreída
Traducciones

descreído

miscredente

descreído

/a
A. ADJ
1. (= incrédulo) → unbelieving
2. (= ateo) → godless
B. SM/Funbeliever
Ejemplos ?
A menudo un libertino es un hombre que malgasta su fortuna, generalmente heredada, en vino, mujeres y diversión, incurriendo en deudas por su prodigalidad; ideológicamente es descreído o nihilista, y no cree en los milagros.
Pero su mirada chocará con el país actual, descreído, lejos de las antiguas ideologías y donde todos -incluso sus viejos colegas- han cambiado.
La señorita Berenice: maestra de la escuela de Ortiz. El señor Cartaya: viejo cascarrabias, gruñón y descreído. Masón del 33º grado.
Había en aquel tiempo en Umagata —pueblo ahora abandonado, a poca distancia del Santuario de Las Peñas, situado en la misma quebrada—, un gobernador de mal corazón y descreído.
Gilman va más allá y afirma que la existencia de cada personaje está en función del diálogo y no son las acciones, sino las palabras, las que tienen verdadero significado; la postura vital de Rojas no es de moralista ni de satírico, sino de irónico descreído.
Rodrigo de Valdepeñas añadió a la segunda edición una composición nueva "que lo tenía entre otros mis papeles", una espeluznante narración en verso dialogado sobre la muerte de un caballero descreído titulada "Caso memorable y espantoso que aconteció en hecho de verdad para aviso y escarmiento de los obstinados que no quieren o difieren convertirse".
Sin embargo, el tercer y último tomo sembró la polémica desde el momento en que vio la luz, y Gibbon fue denostado como un «pagano» y un «descreído»; a nadie se le olvidó tampoco que había sido anglicano, luego católico, de nuevo protestante, y finalmente agnóstico, y se mofaban sugiriendo que sólo le faltaba hacerse mahometano.
Fue al liceo en París y luego a la Sorbona, donde siguió cursos pero nunca se graduó. Educado en la fe católica, su amigo Lamennais lo convirtió en descreído, librepensador y anticlerical militante.
El primer álbum de ésta incluía líneas sobre "leer el Gospel por uno mismo", y en el segundo Murdoch canta "el dolor de ser un descreído sin esperanzas".
Soñaba mucho, y no daba forma poética, sino científica, a sus sueños. Descreído y hasta unas miajas enemigo personal del que nos mandó amar a nuestros enemigos, se forjaba en su fantasía planes de sustituir a la Providencia por el conocimiento.
Extrañas influencias que dieron como resultado que al entrar por primera vez a los veintiún años, corbateado de blanco y con el busto moldeado por un frac de Poole al salón donde hice mi primera conquista aristocrática, cuatro almas: la de un artista enamorado de lo griego, y que sentía con acritud la vulgaridad de la vida moderna; la de un filósofo descreído de todo por el abuso de estudio; la de un gozador cansado de los placeres vulgares, que iba a perseguir sensaciones más profundas y más finas, y la de un analista que las discriminaba para sentirlas con más ardor, animaron mi corazón, que latía bajo la resplandeciente pechera, coquetamente abotonada con una perla negra.
Pero ni por esas. El ladrón sería algún descreído o esprit fort, de esos que pululan en este siglo del gas y del vapor, pensará el lector.