desconcierto


También se encuentra en: Sinónimos.

desconcierto

(Derivado de concertar < lat. concertare, combatir, debatir.)
1. s. m. Desorden o confusión en una actividad o en las ideas los últimos acontecimientos me han sumido en el más absoluto desconcierto. desorientación
2. Falta de coordinación entre los elementos de una cosa o de un conjunto. desavenencia, desorden
3. Falta de método o de proporción en las acciones o las palabras se expresó con mucho desconcierto. descomedimiento
4. ECONOMÍA, POLÍTICA Mala administración política o económica.

desconcierto

 
m. Descomposición de las partes de una máquina o de un cuerpo.
fig.Desorden, desavenencia.
Falta de modo y medida en dichos y hechos.
Falta de gobierno y economía.
Flujo de vientre.

desconcierto

(deskon'θjeɾto)
sustantivo masculino
1. estado de perplejidad por algo sorpresivo Su canto produjo desconcierto.
2. confusión o falta de orden La pelea me produjo desconcierto.
Sinónimos

desconcierto

sustantivo masculino
1 desarreglo*, desorden, desajuste, desorganización, desbarajuste*, caos, turbación.
Por ejemplo: en la sala había gran desconcierto.
Traducciones

desconcierto

discomfiture, disorder

desconcierto

Verwirrung

desconcierto

zmatek

desconcierto

forvirring

desconcierto

förvirring

desconcierto

SM
1. (= desorden) → disorder
2. (= desorientación) → uncertainty, confusion
la inesperada medida ha creado un clima de desconciertothe unexpected measure has created a climate of uncertainty o confusion
el cambio de táctica provocó desconcierto en el rivalhis opponent was disconcerted by the change of tactics

desconcierto

m. uncertainty, confusion.
Ejemplos ?
Subrayémoslo: Indianos nativos de Paraguay, de Corrientes y de Santa Fe fueron los exploradores de Uruguay. Los primeros pacificadores que recorrieron nuestras Sierras y Llanuras, sembrando desconcierto entre los indígenas poseedores.
Haciendo a un lado mi desconcierto, sacié mi sed con esa agua turbia que me produjo repulsión al ver que dentro de ella pululaban animalillos asquerosos, pero como no había más líquido que ese… Lo que nada pude hacer fue con el apetito descomunal que me atormentaba; ni una hierba había comestible.
Atena ::Yo fui, yo le aparte de una alegría que ya no tenia remedio, yo que sumí en el desconcierto sus ojos y le volví contra el rebaño, las bestias del botín que todavía no se habían repartido y que tus boyeros guardaban mezcladas.
¿Cómo negar, sin embargo, los inmensos rezagos que por instantes, parecen cerrarnos el horizonte?, no falta quien en estas circunstancias, se hundan en la desesperanza, el cinismo o el temor, no falta tampoco quien busque sacar ventaja personal del desconcierto, pero a la inmensa mayoría de los mexicanos nos vincula hoy un deseo y una convicción; el deseo de abrir y ver claro el horizonte de la nación, la convicción de que lo alcanzaremos sólo si lo concebimos como una obra conjunta.
¿Dónde está el resonar, que en los cuentos se bosquejan, cuando por primera vez, dos que se aman se besan? Nada, nada ha sentido, ni emociones ni dicha plena; solo una sensación de desconcierto, ante expectativas deshechas.
Después de marcharse el guardia, permaneció el asesor colegiado unos minutos como aturdido y sólo al cabo de ese tiempo, tal era el desconcierto que le produjo la inesperada alegría, recobró la capacidad de ver y sentir.
En principio nos vimos envueltos en la locura, el desconcierto y la desesperación, mientras asistíamos como autómatas a actos de carácter público o privado.
Y esto atribuimos los del arte a su buena devoción, porque sus fuerzas no eran bastantes para sufrir el primer desconcierto del verdugo.
Partido así el espíritu en amores contradictorios e intranquilos; alarmado a cada instante el concepto literario por un evangelio nuevo; desprestigiadas y desnudas todas las imágenes que antes se reverenciaban; desconocidas aún las imágenes futuras, no parece posible, en este desconcierto de la mente...
inco meses hace que no me llega la camisa al cuerpo siguiendo las evoluciones de la gente que lleva la batuta en el actual desconcierto político.
Bien pronto la resistencia fue inútil; de un lado éramos un puñado de hombres consternados por la pérdida del jefe, y del otro, un millar de enemigos que aprovechaban nuestro natural desconcierto para batimos encarnizadamente.
De pronto las cosas se complican en 1994, desde el primer día de ese año suceden cosas que nunca habían acontecido en la historia moderna de México, se empiezan a complicar también las cuestiones de carácter económico y financiero, y súbitamente aquellos sueños, aquellas expectativas que se había venido forjando la generalidad de la gente se vienen abajo, y eso ha sido muy traumático y, como dices, Pedro, no hay una causa simple o sencilla, y la gente está muy desconcertada. Bueno, el desconcierto no debe ser, sin embargo, causa de desánimo.