descarte

(redireccionado de descartes)
También se encuentra en: Sinónimos.

descarte

1. s. m. JUEGOS Acción de descartarse en el juego.
2. JUEGOS Las cartas que se desechan en algunos juegos.
3. Excusa para no hacer una cosa con disimulo les dio un descarte para no asistir a la boda.

descarte

 
m. Conjunto de cartas que se desechan en varios juegos de naipes o que quedan sin repartir.
fig.Excusa, escape o salida.
cinemat. Conjunto de planos o partes de plano sobrantes después del montaje de un filme.

descarte

(des'kaɾte)
sustantivo masculino
1. juegos desprendimiento de las cartas inútiles para el juego Jugaremos esta mano sin descarte.
2. juegos las cartas que se desechan en algunos juegos En el chinchón se puede recoger el descarte de otro jugador.
Sinónimos
Traducciones

descarte

scarto

descarte

verwerfen

descarte

descartar

descarte

تجاهل

descarte

kassere

descarte

SM
1. (= rechazo) → rejection
2. (= excusa) → excuse
3. (Naipes) → discard
Ejemplos ?
Augusto Comte mejora a Descartes, ensancha a Condillac, fija el rumbo a Claude Bernard y sirve de correctivo anticipado a los Bergson nacidos y por nacer.
Pero Follenvie sólo pensaba en sus descartes, ajeno a cuanto le decían y sin contestar a las preguntas, limitándose a repetir: —Al juego, al juego, señores.
Porque como Descartes no ha sido más que un ente ficticio, una invención de la historia, pues... ¡ni existió... ni pensó! –Y ¿quién dijo eso?
Así aparecería más claro el vínculo entre racionalismo e ilustración propiamente dicha, opinamos nosotros, que en la propia patria de Descartes, donde los enciclopedistas auspiciaron una abierta, o apenas encubierta ruptura, con el dogma religioso.
Sócrates, Platón, Diágoras, Anaxágoras, Virgilio, Galileo, Descartes, y otra porción de sabios que intentaron hacer de algún modo la felicidad de sus compatriotas, iniciándolos en las luces y conocimientos útiles y descubriendo sus errores, fueron víctimas del furor con que se persigue la verdad.
Sin duda, la ocupación americana de Tampico está próxima… Un poco más tarde, dos torpederos se dirigen hacia el sur. 24 Abril La lancha del Descartes, que partió hacia el puerto esta mañana, regresó a eso de las 11:00 h.
Así es como se ha visto una filosofía de Platón, una de Zenón, una de Descartes, otra de Bacon, otra de Locke, otra de Kant, otra de Hegel, filosofía del Renacimiento, filosofía del siglo 18, filosofía del siglo 19.
Pero esa otra vaciedad de Descartes, ¿la crees tan incontrovertible? –¡Y tanto...! –Pues bien, ¿o dijo eso Descartes? –¡Sí! –Y no era verdad.
Verdad es que la misma historia de la Filosofía nos ofrece ejemplos de grandes pensadores muy activos, muy metidos en el mundanal trasiego, como, verbigracia, Platón, con sus idas y venidas a Sicilia, sin contar otras idas y venidas, y su discípulo y rival Aristóteles, que no fue peripatético solo en su escuela de Atenas, sino recorriendo mucha tierra y viendo y haciendo muchas cosas. De los modernos, se pueden citar, entre los muy activos, a Descartes y a Leibniz, por más ilustres.
Añadiré para la ilustración de este pasaje una corta exhortación a los filósofos que niegan el infierno redondamente en sus escritos: Señores nosotros no pasamos nuestra vida con Cicerón, Atico, Catón, Marco Aurelio, Epicteto, el canciller del Hospital, La Mothe le Veyer, Des Ivetaux, René Descartes, Newton, Locke, ni con el respetable Bayle, que era tan superior a la fortuna; ni con el virtuosísimo incrédulo Espinosa, que no teniendo nada, volvió a los niños del gran pensionado de Wit una pensión de trescientos florines que le daba el gran de Wit, cuyo corazón se comieron los Holandeses, aunque no había nada que ganar en comérselo.
Puede ser que haya todavía algunos cartesianos en Francia; y esto consiste unicamente en que el sistema de Descartes es un tejido de imaginaciones erroneas y ridículas.
Grandes filósofos, desde Heráclito y Platón hasta Descartes, Spinoza, Leibnitz, Kant, Fichte, Schelling y Hegel, sin hablar de los filósofos hindúes, han escrito montones de volúmenes y han creado sistemas tan ingeniosos como sublimes, en los cuales dijeron de paso muchas bellas y grandes cosas y descubrieron verdades inmortales, pero han dejado ese misterio, objeto principal de sus investigaciones trascendentes, tan insondable como lo había sido antes de ellos.