descarnar

(redireccionado de descarnados)
Búsquedas relacionadas con descarnados: taras

descarnar

1. v. tr. y prnl. Quitar la carne de un hueso o de la piel.
2. Quitar parte de una cosa o desmoronarla.
3. Quitar la parte blanda que cubre una cosa dura.
4. v. tr. Debilitar o enflaquecer una persona la enfermedad le descarnó el cuerpo. demacrar
5. Quitar los restos de carne de una piel para curtirla.
6. v. tr. y prnl. Alejar a una persona de los asuntos terrenales las charlas con el párroco lograron descarnarlo; se descarnó para abrazar la vida religiosa.
7. descarnarse uno por otro Gastar la riqueza propia en beneficio ajeno se descarnó por él, para que acabase sus estudios.

descarnar

 
tr.-prnl. Quitar [al hueso o la piel] la carne.
Quitar parte [de una cosa], desmoronarla.

descarnar


Participio Pasado: descarnado
Gerundio: descarnando

Presente Indicativo
yo descarno
tú descarnas
Ud./él/ella descarna
nosotros, -as descarnamos
vosotros, -as descarnáis
Uds./ellos/ellas descarnan
Imperfecto
yo descarnaba
tú descarnabas
Ud./él/ella descarnaba
nosotros, -as descarnábamos
vosotros, -as descarnabais
Uds./ellos/ellas descarnaban
Futuro
yo descarnaré
tú descarnarás
Ud./él/ella descarnará
nosotros, -as descarnaremos
vosotros, -as descarnaréis
Uds./ellos/ellas descarnarán
Pretérito
yo descarné
tú descarnaste
Ud./él/ella descarnó
nosotros, -as descarnamos
vosotros, -as descarnasteis
Uds./ellos/ellas descarnaron
Condicional
yo descarnaría
tú descarnarías
Ud./él/ella descarnaría
nosotros, -as descarnaríamos
vosotros, -as descarnaríais
Uds./ellos/ellas descarnarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo descarnara
tú descarnaras
Ud./él/ella descarnara
nosotros, -as descarnáramos
vosotros, -as descarnarais
Uds./ellos/ellas descarnaran
yo descarnase
tú descarnases
Ud./él/ella descarnase
nosotros, -as descarnásemos
vosotros, -as descarnaseis
Uds./ellos/ellas descarnasen
Presente de Subjuntivo
yo descarne
tú descarnes
Ud./él/ella descarne
nosotros, -as descarnemos
vosotros, -as descarnéis
Uds./ellos/ellas descarnen
Futuro de Subjuntivo
yo descarnare
tú descarnares
Ud./él/ella descarnare
nosotros, -as descarnáremos
vosotros, -as descarnareis
Uds./ellos/ellas descarnaren
Imperativo
descarna (tú)
descarne (Ud./él/ella)
descarnad (vosotros, -as)
descarnen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había descarnado
tú habías descarnado
Ud./él/ella había descarnado
nosotros, -as habíamos descarnado
vosotros, -as habíais descarnado
Uds./ellos/ellas habían descarnado
Futuro Perfecto
yo habré descarnado
tú habrás descarnado
Ud./él/ella habrá descarnado
nosotros, -as habremos descarnado
vosotros, -as habréis descarnado
Uds./ellos/ellas habrán descarnado
Pretérito Perfecto
yo he descarnado
tú has descarnado
Ud./él/ella ha descarnado
nosotros, -as hemos descarnado
vosotros, -as habéis descarnado
Uds./ellos/ellas han descarnado
Condicional Anterior
yo habría descarnado
tú habrías descarnado
Ud./él/ella habría descarnado
nosotros, -as habríamos descarnado
vosotros, -as habríais descarnado
Uds./ellos/ellas habrían descarnado
Pretérito Anterior
yo hube descarnado
tú hubiste descarnado
Ud./él/ella hubo descarnado
nosotros, -as hubimos descarnado
vosotros, -as hubísteis descarnado
Uds./ellos/ellas hubieron descarnado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya descarnado
tú hayas descarnado
Ud./él/ella haya descarnado
nosotros, -as hayamos descarnado
vosotros, -as hayáis descarnado
Uds./ellos/ellas hayan descarnado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera descarnado
tú hubieras descarnado
Ud./él/ella hubiera descarnado
nosotros, -as hubiéramos descarnado
vosotros, -as hubierais descarnado
Uds./ellos/ellas hubieran descarnado
Presente Continuo
yo estoy descarnando
tú estás descarnando
Ud./él/ella está descarnando
nosotros, -as estamos descarnando
vosotros, -as estáis descarnando
Uds./ellos/ellas están descarnando
Pretérito Continuo
yo estuve descarnando
tú estuviste descarnando
Ud./él/ella estuvo descarnando
nosotros, -as estuvimos descarnando
vosotros, -as estuvisteis descarnando
Uds./ellos/ellas estuvieron descarnando
Imperfecto Continuo
yo estaba descarnando
tú estabas descarnando
Ud./él/ella estaba descarnando
nosotros, -as estábamos descarnando
vosotros, -as estabais descarnando
Uds./ellos/ellas estaban descarnando
Futuro Continuo
yo estaré descarnando
tú estarás descarnando
Ud./él/ella estará descarnando
nosotros, -as estaremos descarnando
vosotros, -as estaréis descarnando
Uds./ellos/ellas estarán descarnando
Condicional Continuo
yo estaría descarnando
tú estarías descarnando
Ud./él/ella estaría descarnando
nosotros, -as estaríamos descarnando
vosotros, -as estaríais descarnando
Uds./ellos/ellas estarían descarnando
Traducciones

descarnar

A. VT
1. [+ hueso] → to remove the flesh from; [+ piel] → to scrape the flesh from
2. (= desgastar) → to eat away, corrode, wear down
B. (descarnarse) VPRto lose flesh, get thin
Ejemplos ?
Una fuente importante —aunque parcial— para el conocimiento de esta época y sus personajes son las memorias de algunos escritores contemporáneos, muchos de ellos bohemios o descarnados detractores como Rafael Cansinos Assens (La novela de un literato o su novela autobiográfica Bohemia).
Se encuentra en los márgenes de caminos, taludes descarnados, baldíos y terrenos removidos algo húmedos y nitrificados, indiferente edáfica; a una altitud de 0-1700(2100) metros en el NW de la cuenca mediterránea –E de la Península Ibérica, SE de Francia, NW de Italia, Córcega y Baleares–, dudosa en el Gran Atlas.
Al oir estas palabras, pronunciadas con esa enérgica entereza que sólo pone el cielo en boca de los mártires, Daniel, ciego de furor, se arrojó sobre la hermosa hebrea y derribándola en tierra y asiéndola por los cabellos, la arrastró, como poseído de un espíritu infernal, hasta el pie de la cruz, que parecía abrir sus descarnados brazos para recibirla, exclamando al dirigirse a los que los rodeaban: —Ahí os la entrego; haced vosotros justicia de esa infame, que ha vendido su honra, su religión y a sus hermanos.
Pero era en las horas de sol, en aquel mar de cristal azul, viendo allá bajo, a través de fantástica transparencia, las rocas amarillas con sus hierbajos puntiagudos como ramos de coral verde, las conchas de color rosa, las estrellas de nácar, las flores luminosas de pétalos carnosos estremeciéndose al ser rozados por el vientre de plata de los peces; y ahora estaba en un mar de tinta, perdido en la oscuridad, agobiado por sus ropas, teniendo bajo sus pies ¡quién sabe cuántos barcos destrozados, cuántos cadáveres descarnados por los peces feroces!
Cuando los huesos sientan el calor de nuestro líquido vital, se convertirán en un hombre y en una mujer que pronto tendrán una abundante descendencia. Por esto, hermanitos queridos, manitos, decidamos quién de nosotros irá a los oscuros parajes de los descarnados.
Al oír estas palabras, pronunciadas con esa enérgica entereza que sólo pone el cielo en boca de los mártires, Daniel, ciego de furor, se arrojó sobre la hermosa hebrea y derribándola en tierra y asiéndola por los cabellos, la arrastró, como poseído de un espíritu infernal, hasta el pie de la cruz, que parecía abrir sus descarnados brazos para recibirla, exclamando al dirigirse a los que los rodeaban: -Ahí os la entrego; haced vosotros justicia de esa infame, que ha vendido su honra, su religión y a sus hermanos.
Como los polluelos que, percibiendo de improviso el rápido descenso del gavilán, corren lanzando pitíos desesperados a buscar un refugio bajo las plumas erizadas de la madre, aquellos grupos de mujeres con las cabelleras destrenzadas, que gimoteaban fustigadas por el terror, aparecieron en breve bajo los brazos descarnados de la cabria, empujándose y estrechándose sobre la húmeda plataforma.
Tantas veces había escuchado de labios de su patrón y de todos los demás que trabajaban en el taller donde hacía ya más de cinco años se desempeñaba como aprendiz, aquellos comentarios burlones, maliciosos, descarnados y bestiales, que Adolfo se inquietaba al oirlos.
Así le ocasionaron la muerte entre los tormentos de una lenta agonía, devorando su carne y sus entrañas hasta dejar los descarnados huesos, quedando un esquelelo de repugnante blancura pegado al árbol.
Es triste oír de una péndola El compasado caer Como se oyera el rüido De los descarnados pies De la muerte, que viniera Nuestra existencia a romper; Oír su golpe acerado Repetido una, dos, tres, Mil veces, igual, continuo Como la primera vez.
Lo primero que me chocó en aquella que denominaré mujer fue su elevadísima talla y la anchura de sus descarnados hombros; luego, la redondez y fijeza de sus marchitos ojos de búho, la enormidad de su saliente nariz y la gran mella central de su dentadura, que convertía su boca en una especie de oscuro agujero, y, por último, su traje de mozuela del Avapiés, el pañolito nuevo de algodón que llevaba a la cabeza, atado debajo de la barba, y un diminuto abanico abierto que tenía en la mano, y con el cual se cubría, afectando pudor, el centro del talle.
El hambre, la miseria, espectros repugnantes que siguen nuestros pasos prontos a lanzarse cual asqueroso reptil sobre el incauto e imprevisor viajero de la vida, para extrujarlo entre sus descarnados y mugrientos brazos y no soltarlo jamás...