descarnado

(redireccionado de descarnada)
También se encuentra en: Sinónimos.

descarnado, a

1. adj. Que no tiene carne tenía el brazo descarnado por las llagas.
2. Se refiere a la descripción o al asunto que es crudo y desagradable y se expone sin paliativos es una película descarnada pero muy buena. desgarrador
3. Que está muy delgado tienes un aspecto descarnado y famélico ¿no habrás enfermado? escuálido, esquelético
4. Que se muestra sin adornos ni rodeos.

descarnado, -da

 
adj. fig.Díc. del asunto crudo o desagradable expuesto sin paliativos, y también de la expresión de condición semejante.
Sinónimos

descarnado

, descarnada
Traducciones

descarnado

cadaverous

descarnado

spolpato

descarnado

ADJ
1. [cara, persona] → gaunt
2. [estilo, descripción] → straightforward

descarnado-a

a. without skin, fleshless; very thin.
Ejemplos ?
Bajó los ojos, y sus cabellos se erizaron de horror; el suelo de la capilla lo formaban anchas y oscuras losas sepulcrales. Por un momento creyó que una mano fría y descarnada lo sujetaba en aquel punto con una fuerza invencible.
Anunciaron la comida y bajamos a sentarnos a la mesa en los mismos sitios que la víspera. Apenas acabábamos de empezar cuando Uriah Heep asomó su cabeza roja y su mano descarnada por la puerta.
El tío Carmelo era un hombrecillo de unos cincuenta y tantos años, de faz descarnada y cínica -la faz que presentan las calaveras, que es sabido que, a su modo, ríen siempre-.
No decía nada; movía su café y bebía un traguito; después se acariciaba la barbilla con su mano descarnada, miraba al fuego, lanzaba una ojeada a la habitación, me hacía una mueca que quería ser una sonrisa, se retorcía de nuevo en su deferencia servil, movía y bebía el café de nuevo, y me dejaba que fuera yo quien reanudase la conversación.
En vano la vida entera Contra tu verdad conspira, Desdeñosa calavera, Que todo en tu faz, severa Se desvanece o expira; En esa cerviz curada Al soplo de la tormenta, Por el tiempo descarnada, Cuya vida inanimada Ni el tiempo ni el sol calienta; Y en tu mirada indecisa Y en tu irónica sonrisa, Y en esa hendida y entera, Seca y solitaria hilera De tu dentadura lisa.
-Alfredo sintió que le circulaba el frío que produce la proximidad de una masa de hielo. -El monje le tendió la mano amarilla como la cera, descarnada como la de un esqueleto, contenía un papel a manera de carta.
Abriose una tumba; un cadáver, mejor dicho, una amada sombra recibió a aquel en sus brazos. La mano descarnada del clérigo-fantasma bendijo su unión en nombre del cielo.
Alrededor de la osamenta descarnada y negruzca, me parecía a mí que divisaba un nimbo, una luz, algo como esa atmósfera en que pintan a las Concepciones de Murillo...
Cada puerta ojival, cóncava y hueca, Entre su red de góticas labores, Una osamenta descarnada y seca Dibuja entre fantásticos colores.
El viejo, con los ojos húmedos y brillantes, vio alejarse ese rebaño miserable y luego tomando entre sus manos la descarnada cabeza del caballo acaricióle las escasas crines, murmurando a media voz: -Adiós amigo, nada tienes que envidiarnos.
Si leo un buen libro, una obra histórica, pongamos por caso, siempre me imagino al protagonista en el momento de subir al ómnibus de la muerte, y me pregunto cuáles de sus acciones sacaría la Descarnada de la caja de ahorros, qué viático le dieron para su viaje al país de la Eternidad.
Aquella niña hermosa que escondía Los dedos de marfil torneados, puros, Entre los rizos que en la sien mecía En confusión, como la sombra obscuros, Sus ojos de azabache, que espiaban Los ojos del mancebo irreverente, A cuyo fuego criminal brotaban Las rosas del pudor sobre su frente, Aquella niña bulliciosa, inquieta, La sien ceñida de crespón y flores, Que por ajeno parecer sujeta, A los pies del altar soñaba amores: Tú la veías seca y descarnada, Sin cuanto bello en la hermosura hechiza, Calva la frente, huera la mirada, Los labios de coral vueltos ceniza.